Fanfic Es
Fanfics en español

The Dead of Winter por Pink Angel Feathers

[Comentarios - 35]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

Esta historia no me pertence, los personajes pertencen sus  respectivos autores y el credito de este fic es de ForeverFalling86, pueden encontrarla en FanFiction

Hitsugaya se sentó mirando los papeles en sus manos como si pudiera quemarlos a través de la fuerza de voluntad. Porque, no sólo estaba siendo enviado lejos por diez meses, sino que estaba siendo forzado a hacerse pasar por un niño de trece años. Él tenía ciento veintiún años y ¿esperaban que él vagara en alguna escuela, dejando a Matsumoto a cargo de su división?

El pequeño taicho pellizco el puente de su nariz mientras ponía el contenido del sobre en su escritorio. No había forma posible de que pudiera dejar a Matsumoto sola por diez meses, o a cargo de la división. Eso sólo podía conducir al desastre, y con su suerte, regresaría para encontrar todos los edificios ardiendo hasta sus cimientos. Gente loca. Él trabajaba con gente loca.

La había atrapado encendiendo fuego en su oficina una vez, cuando ella estaba tratando de eliminar el papeleo que él le había asignado. Se había ido por diez minutos y sus cortinas ya habían sido convertidas en cenizas, su sofá había sido quemado y la habitación olió a humor por semanas. ¿Y ellos esperaban que él la dejara sola por diez meses?

Vagamente se preguntó cuántos intervalos de diez minutos había en diez meses… Estaba condenado.

El pequeño taicho gruñó cuando una vez más recogió los papeles y rebuscó entre ellos hasta que encontró una pequeña carta. Su nombre estaba impreso en ella en un verde chillón que francamente lastimó sus ojos. Rápidamente abrió el sobre y lo lanzó a un lado para reponer sus ojos de tener que mirar más el color escandaloso.

Querido Sr. Hitsugaya,

Nos complace informarle que tiene un lugar en la Escuela de Hogwarts de Magia y Hechicería. Encontrará una lista adjunta de todos los libros y equipo necesarios. El periodo comienza el 1 de Septiembre. Esperamos su lechuza no más tarde del 31 de Julio.

Atentamente,

Minerva McGonagall

Subdirectora

¿Ellos querían que les respondiera a través de una lechuza?

Y la gente decía que usar mariposas del infierno era extraño. Al menos no hacia ruido o un desastre. Pensó que la idea de usar mariposas era mucho más práctico… aunque accidentalmente había congelado algunas. Probablemente esa era la razón por la que recibió su misión a través de una carta, eso y que el Soutaicho probablemente no tenía ganas de lidiar con el frío. Pero aun así, ¿por lechuza? ¿Dónde exactamente iba a conseguir una lechuza?

Suspiró, finalmente preocuparse por eso más tarde. Encontró la lista que había sido descrita en la carta y rápidamente la escaneó. Necesitaría uniformes, varios libros de texto, pergaminos y plumas.

No pudo evitar fruncir el ceño ante eso. Prefería más escribir con un pincel, aunque tal vez pueda salirse con la suya. También necesitaba un telescopio, balanzas, varios instrumentos que probablemente podía conseguir de la doceava división, y una varita.

Toshiro se detuvo por un momento. ¿Querían que consiguiera una varita? Por lo que había entendido mientras leía la información que recibió, los magos usaban sus varitas para pelear. ¿Así que, por diez meses esperaban que él reemplazara a Hyorinmaru con un palo?

El mero pensamiento hizo que su estómago se hundiera.

Hyorinmaru era más que una katana; él era un valioso amigo y la fuente de su estabilidad. Sin importar lo que pasara siempre podía contar con el consuelo del hecho de que Hyorinmaru estaba con él. Pero… órdenes eran órdenes. Hitsugaya suspiró cuando se dio cuenta de que tendría que ir hacia Londres en pocos días para recoger sus suministros. Esperando que la lechuza ya hubiese sido enviada notificando a la escuela de su asistencia.

Miró hacia arriba cuando escuchó una maldición en voz baja desde afuera de su puerta. Se sentó y se quedó mirando, esperando a que la puerta finalmente se abriera.

Matsumoto había tratado de tomarse un poco de tiempo viendo al oficial después de que desprevenidamente el oficial se había deslizado en el suelo congelado del pasillo. La temperatura caía repentinamente de vez en cuando pero sobre todo se había vuelto ligeramente más cálido en toda la oficina. Fue entonces que ella decidió que era seguro ir y ver a su taicho. El único problema era que la puerta parecía haberse congelado. Ella miró la puerta, maldiciendo en voz baja esperando que su taicho no la escuchara mientras se preguntaba cómo lograría abrirla.

Eventualmente decidió usar un débil hado para fundir el hielo. Cuando finalmente abrió la puerta, entró a la vista de Hitsugaya mirándola con un ceño en su adorable rostro.

Matsumoto sonrió ampliamente. "¡Taicho, no se preocupe yo cuidaré de la división mientras se va! ¡No tiene de qué preocuparse!"

El pequeño adolescente de cabello nevado miró a su sonriente subordinada y no pudo evitar pensar que había algo siniestro en la forma que ella dijo que ella 'cuidaría' de su división.

"Matsumoto, yo no confiaría en ti para 'cuidar' una de mis plantas durante diez meses por ti misma, por no hablar de mi división."

La mujer sólo se echó a reír en voz alta mientras se dejaba caer en el sofá. "¡Oh, taicho eres tan divertido!"

"Hablo en serio. En realidad me estoy preguntando si debería pedir a Kuchiki-taicho que te cheque de vez en cuando."

La rubia se quejó ante eso. "¿Ese inflexible? ¡Pero taicho, él es tan malo! ¿Por qué no Ukitake-taicho?"

"Ambos sabemos que él no te detendrá de incendiar la oficina en el momento en que batees tus pestañas. El hombre es demasiado suave contigo. Sobre todo por ese asunto. Él es demasiado fácil para que lo puedas romper."

También estaba el hecho de que no estaba seguro si el enfermizo capitán podría manejar la tensión que venía con estar a cargo de ella.

Matsumoto dio un resoplido. "Apuesto a que puedo deshacerme de Kuchiki fácilmente si pongo mi mente en ello."

"Por qué no pones tu mente en hacer algo útil. Como oh, no sé... el papeleo, en lugar de enemistarte con Kuchiki-taicho." Espetó Hitsugaya.

"Pero taichoooo," ella se quejó en respuesta. "Trabajar es tan aburrido."

"¡Matsumoto!"

"Haré que el tercer oficial lo haga por mí," sonrió ella.

"¡No harás tal cosa! ¡El hombre está al borde un colapso mental debido a ti!"

"¿En serio?"

"SÍ," gritó mientras la temperatura cayó varios grados.

"¡Y él sólo ha estado aquí dos semanas! Este será el tercero en este año y no estaré aquí para cuando termines con mis oficiales más rápido que con tu sake! Kuchiki-taicho se asegurara de que dejes al pobre hombre en paz y te comportes."

Matsumoto le dio un 'humph', "apuesto a que puedo asustar a Kuchiki."

"Lo dudo mucho."

Una pequeña sonrisa se extendió por la cara de la mujer, "¿Ne, taicho?"

"No."

"Pero ni siquiera—

"¡No!"

"¡Taicho apuesto que puedo deshacerme de Kuchiki antes de que regreses de tu misión! ¡Incluso haré todo el papeleo, pero si (cuando) lo asuste, te enviaré todo el papeleo!"

Toshiro miró; dudando de que Matsumoto pudiera adelantarse a los problemas. Pero ella estaba enfrentándose contra el taicho más frío, estoico, y calmado en todo el Gotei trece.

Ella no tenía ninguna oportunidad.

"Bien," finalmente accedió al ver que su victoria estaba casi asegurada. "Tomaré esa apuesta."

Matsumoto sonrió; el pequeño 'Shiro-chan' sabía que ella en realidad estaba siendo buena con él. Después de todo, ¿en realidad quién podría torturar al pequeño taicho de nieve? ¡Él era demasiado lindo! Pero ella no se detendría ante nada con Kuchiki. No se contendría.

Él no tenía ninguna oportunidad.

Notas finales:

Espero que les haya gustado y me digan sus opiniones

Usted debe login (registrarse) para comentar.