Fanfic Es
Fanfics en español

More Than No Good por Pink Angel Feathers

[Comentarios - 23]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

N/T: Nuevamente vengo con una nueva traducción, esto se vuelve una adicción. Pero bueno no puedo evitarlo, simplemente cuando me gusta tanto algo me es imposible resistirme, en fin… Esta historia pertenece a KuraiArcoiris, yo sólo recibí el privilegio para traducir esta historia… algunas aclaraciones, bueno en realidad sólo una; decidí no traducir la palabra hitman, me gusta más como suena así que la deje en su idioma original, no sé, simplemente me pareció raro poner sicario, y asesino a sueldo me pareció muy largo… Dejando eso de lado, espero que les guste la historia y me digan lo que opinan

Mientras espiaba a su futuro estudiante y al hermano del niño, Reborn podía ver por qué el noveno había escogido al más joven de los dos gemelos. Sawada Tamaki tenía un carisma y fuerza que a su hermano mayor le faltaba. Reborn dejó salir un pequeño resoplido ante la idea de tener que venir y entrenar tal caso sin esperanza. Tsuna estaba fallando en todas las materias, mientras Tamaki mantenía sus calificaciones pasables. Y Tamaki podía excusar sus calificaciones con sus excelentes habilidades en el futbol. El gemelo mayor, sin embargo, no tenía ninguna habilidad atlética y no podía saltar más que el tercer nivel del potro de madera. Tamaki siempre estaba rodeado de amigos, un verdadero cielo que atraía todo. Todos llamaban al otro gemelo Dame-Tsuna y él no tendría nada que ver con el moreno débil. Claro, si Reborn tuviera que hacerlo, probablemente tendría que poner en forma al Tsuna sin esperanzas, pero afortunadamente su trabajo era entrenar al gemelo que en realidad tenía potencial. Aunque, Reborn corrigió en su mente, el gemelo mayor podría tener algo de potencial. Después de todo, ambos llevaban la sangre de Vongola Primo. No es que eso importara de todas maneras. Reborn tenía sus órdenes, y él se adhiere a ellas sin importar el precio.


ooo

"¿Eh? ¿Qué está haciendo un bebé en nuestra casa?" preguntó Tamaki.

"Tal vez se perdió," sugirió Tsuna.

"¿Definitivamente sabes lo que parece, verdad, Dame-Tsuna?"

Tamaki se echó a reír ante su propia broma mientras Tsuna le daba a su gemelo una sonrisa débil. Nana se adelantó y sonrió a Reborn.

"¿Dónde está tu mamá, pequeño?" preguntó con dulzura. Todos los que había visitado la casa de Iemitsu entendían que sus diatribas sobre su esposa estaban lejos de ser una exageración. Ella era una de las personas vivas más dulces. Y por lo que él sabía ella no quería decir nada excepto la dulce preocupación con la pregunta, Reborn no se sintió ofendido.

"Soy Reborn, el tutor en casa."

"¡El tutor en casa!" dijo Tamaki a punto de estallar en carcajadas. "¡Wow, Dame-Tsuna, este tutor es perfecto para ti!"

"N-no-no creo que este bien reírse de él, Tamaki-san," dijo Tsuna mientras su hermano se reía fuertemente. El pequeño moreno (¿cómo podrían ser gemelos idénticos si él parecía mucho más pequeño?) miró con ojos preocupados a Reborn. O bien los años de ser intimidado habían mejorado los instintos de peligro del enclenque o el patético moreno estaba preocupado por los sentimientos de Reborn. Probablemente lo último, en cuyo caso, él no debería haberse molestado. Reborn se encargaría de cualquier insulto contra él personalmente.

"¿Así que tú eres Sawada Tamaki?" dijo Reborn, sus ojos centellando peligrosamente.

"Hai, hai. ¡Pero en quien debería concentrarse es Dame-Tsuna, él es el que necesita toda la ayuda que pueda tener, incluso de un bebé!"

Usando una centésima de su fuerza, Reborn pateó al mocoso riendo en el estómago. La risa ofensiva se detuvo inmediatamente, y su estudiante se desmayó de dolor. El mocoso no era tan fuerte como Reborn había pensado originalmente.

"¿Dónde está su habitación?" preguntó Reborn, dirigiendo la pregunta a Nana.

"Um, subiendo las escaleras. La primera puerta a la izquierda," respondió ella, poco afectada por el hecho de que un bebé había noqueado a su hijo más joven. En realidad, Reborn casi podía ver el alivio y la aprobación en sus ojos, pero las emociones parpadearon a través de sus ojos demasiado rápido. "Tsu-kun, ayuda a Reborn a llevar a Tamaki arriba."

"E-está bien," dijo Tsuna, o más bien chilló. Sus grandes ojos temerosos estaban pegados en Reborn. Cautelosamente recogió a su gemelo con mucho esfuerzo y arrastró al mocoso inconsciente por las escaleras. De alguna manera, el enclenque llevo a su gemelo todo el camino escaleras arriba y entró a la habitación del mocoso a pesar de tropezar cuatro veces en las escaleras. El enclenque estaba completamente agotado. Sin embargo, él todavía tenía que apartar sus ojos de Reborn.

"¿N-necesitas a-algo más, R-Reborn-san?"

"No," dijo. El enclenque lo confundió. El moreno se sentó allí junto a su hermano inconsciente. Los ojos marrones del enclenque irradiaban miedo, pero aun así no dejó la habitación. Espera. Él no estaba sentado junto a su hermano, más bien ligeramente en frente de él. Por lo que el enclenque se había quedado en la habitación como un amortiguador para su hermano de Reborn. Interesante. Por ahora Reborn dejaría quedarse al enclenque. Ambos deberían saber de su herencia de todos modos.

"U-ugh, ¿qué me golpeó?" murmuró Tamaki, saliendo lentamente de la inconsciencia. Sus ojos entrecerrados aterrizaron en Reborn. El hitman vagamente se dio cuenta que los ojos marrones de Tamaki eran menos claros que los del enclenque. Gruñendo, el mocoso se levantó e intentó golpear a Reborn.

"¡No te perdonaré sólo porque eres un bebé!" gritó el mocoso.

"¡No espera!" gritó el enclenque, pero fue demasiado tarde. Reborn ya había agarrado al mocoso por la corbata y golpeó al mocoso en el suelo dos veces para enfatizar.

"No tengo aberturas. Mi verdadera línea de trabajo es el asesinato," dijo Reborn. "Mi verdadero trabajo es entrenarte para ser un jefe de la mafia. Pero será difícil con un mocoso malcriado."

"¿Eh? ¡Jefe de la mafia!" gritó el enclenque.

"¿Quién es un mocoso malcriado, bebé?" exigió Tamaki en un gemido de dolor. "¿Y por qué estás escuchando a ese niño, Dame-Tsuna? Evidentemente se ha golpeado en la cabeza muchas veces."

Reborn sacó una de sus armas y golpeó a Tamaki en la cabeza con ella.

"¿Te gustaría que yo te golpeara de nuevo muchas veces?" preguntó Reborn con dulzura.

"¡Ugh! ¡Saca al bebé psicópata de mi habitación, Dame-Tsuna!"

"¡P-pero t-tiene un a-arma!"

"Obviamente es falsa. Sácalo, Dame-Tsuna, ¿o quieres que le diga a Kensuke dónde te escondes durante el almuerzo?"

"Esta no es falsa," dijo Reborn, cortando la pequeña riña. Apuntó su arma a la cabeza de Tamaki. "¿Te gustaría que te dispare para probarlo?"

"Demasiadas personas me extrañarían si me voy," dijo Tamaki con confianza. El mocoso se había apresurado a esconderse detrás de su hermano. "Aunque puedes dispararle a Dame-Tsuna. Nadie lo extrañara excepto Okaa-san, y yo seré suficiente para consolarla. Ella sólo me necesita a mí después de todo."

El enclenque no dijo nada a este comentario, aunque Reborn tenía buena vista de la expresión sombría que apareció en el rostro del gemelo mayor.

"Hm, tal vez más tarde," dijo, colocando el mango de vuelta contra su hombro. "Fui asignado por el noveno Vongola para venir a Japón y entrenar a Tamaki para ser un jefe de la mafia. El noveno jefe se está poniendo viejo y planea pasar el estatus de jefe a la décima generación."

"¿N-no h-hay alguien más, alguien e-en la m-mafia m-más c-calificado p-para ser j-jefe?" preguntó el enclenque. El temblor había disminuido para menearse nerviosamente, y no hizo un movimiento para dejar de proteger a su gemelo.

"¡Deja de jugar con él!" gritó el mocoso.

"Sí, pero el más calificado, Enrico, recibió un disparo en una riña," respondió Reborn sacando una fotografía de la ejecución del hombre. Mejor comenzar a desensibilizarlos ahora. "El joven número 2 fue ahogado." La segunda fotografía hizo que el rostro del enclenque se volviera de pálido a verde. Tamaki ni siquiera se inmutó. "El hijo favorito Federico, fue reducido a huesos."

"¡Deja de mostrarlas!" gritó el enclenque, completamente alejado de las fotografías.

"Eres un cobarde, Dame-Tsuna," dijo el mocoso. "¿Y qué, ahora se supone que soy el único heredero valido que queda? Buen intento, niño, pero no tengo ninguna conexión con la mafia."

Reborn sonrió. Sacó el árbol genealógico Vongola. "El primer jefe Vongola se retiró a Japón. Ustedes son su tátara tátara tataranietos, y así en la línea Vongola y candidatos legítimos a jefe."

"Eso es bastante elaborado para un niño," dijo el mocoso, entrecerrando los ojos al papel con interés pero sin acercarse en lo más mínimo. "Pero todavía no te creo. Si estuvieras diciendo la verdad, entonces yo y Dame-Tsuna seriamos candidatos a jefe. Y de verdad, Dame-Tsuna no podría ser el heredero de nada como eso. Él es demasiado cobarde."

"Y tú eres un niño muy mimado," dijo Reborn, luchando con la necesidad de golpear de nuevo al mocoso. Él no debería dañar tanto a su estudiante, de lo contrario no quedaría nada para entrenar.

"¡Qué dijiste!" gruñó Tamaki, casi dando un paso hacia Reborn. Aunque se lo pensó mejor.

"R-Reborn-san, T-Tamaki-san tiene razón. N-no puedo s-ser un jefe de la mafia."

"Y no lo serás," dijo Reborn, haciendo el significado muy claro. Ningún estudiante moriría a su cuidado, y Tsuna no había sido elegido. "Estoy aquí para entrenar al niño mimado, no tú."

"Ya te dije niño," dijo Tamaki, apretando sus dientes con enojo. "¡No soy un niño mimado, y no quiero ser llamado así por un bebé!"

"¿L-l-lastimarás a Tamaki-san, Reborn-san?" preguntó el enclenque, y Reborn se dio cuenta de que el inquieto moreno no había apartado su mirada del infante.

"No más de lo necesario," dijo Reborn con sinceridad. De alguna manera dudo que el moreno creería una mentira.

"D-de acuerdo," dijo el enclenque mientras se levantaba.

"¡Hey! ¿Dónde crees que vas?" exigió Tamaki. "¡Vuelve aquí!"

"C-creo que Reborn-san q-quiere h-hablar contigo a-a solas, Tamaki-san," dijo el enclenque. Lanzó una tímida sonrisa y un comentario en voz baja sobre su hombro mientras salía de la habitación. "Estarás bien, Tamaki-san."

Reborn casi parpadeó con sorpresa. Una calma absoluta pareció llenar la habitación antes de que el gemelo mayor desapareciera por el pasillo, dejando al más joven gritando y ordenándole regresar. Dejando el momento a un lado, Reborn volvió su completa atención en su estudiante. Hora de enseñar al mocoso algo de respeto.


ooo

"Oh, Tsu-kun, ¿Tamaki despertó de su repentina siesta?" preguntó Nana.

"¿S-siesta? U-um, ¿s-si?" dijo Tsuna débilmente. Sólo su madre pensaría que un bebé noqueando a su gemelo era que su gemelo realmente estaba tomando una "siesta repentina." Tsuna trató de devolverle la sonrisa que ella le dio mientras regresaba a su cocina, pero su corazón no lo hizo. De verdad, ser pasado por alto para ser un jefe de la mafia no debería molestarlo. De todas maneras Tsuna no quería estar involucrado en la mafia, pero... pero... Tsuna suspiró.

"Tsu-kun, ven aquí. Necesito algo de ayuda de mi mejor ayudante," dijo Nana. La sonrisa de Tsuna se volvió más real cuando se acercó a ayudar a su madre.

ooo


Cualquier celo que Tsuna pudiera tener había muerto rápidamente la primera vez que su gemelo salió corriendo en nada más que un par de boxers. Tsuna trató fuertemente de no hacer cualquier alusión al tema, pero Tamaki aun así se ofendió y como es habitual envió a Mochida-sempai para enseñar una lección de humildad a Tsuna y recordarle su lugar. Como siempre, la escuela entera pareció perdonar a Tamaki su ofensa social, pero se burlaron de Tsuna sin fin cuando fue encontrado colgado de la valla del techo de la escuela usando sólo sus boxers. Y también como siempre, Tsuna simplemente se encogió de hombros ante sus burlas y se dirigió a casa temprano. O al menos trató.

"¿A dónde vas, jovencito?"

"R-Reborn-san," dijo Tsuna sobresaltado. El bebé hitman o tutor o lo que sea que era, había aparecido repentinamente de la nada en un disfraz de anciano. "¿Q-qué e-estás h-haciendo aquí?"

"Observando a mi estudiante," dijo Reborn. Los ojos negros recorrieron la forma de Tsuna. "¿Dónde vas?"

"A casa," dijo Tsuna, tratando de moverse alrededor del extraño niño.

"El día escolar aún no ha terminado. Los niños buenos y las niñas buenas deben quedarse en la escuela."

"¿N-no deberías e-estar en la e-escuela entonces?"

"Soy un hitman de la mafia. No necesito ir a la escuela."

Sin saber cómo responder a tal declaración (especialmente cuando parte de él sabía que era verdad) Tsuna no dijo nada y trató de nuevo de moverse alrededor del niño. Reborn no se había movido pero Tsuna no parecía capaz de pasarlo.

"Un jefe de la mafia no puede ser reprimido por un miembro inútil de la familia," dijo Reborn. Apuntó un arma a la cabeza de Tsuna. Habiendo visto los efectos de las balas en el cañón, sabiamente Tsuna se quedó quieto. Si Reborn disparaba, el mejor escenario involucraba a Tsuna muriendo. "Vuelve a la escuela o te dispararé."

"N-no d-dispares, p-por favor R-Reborn-san," dijo Tsuna frenéticamente, "p-pero n-no puedo v-volver a-a la escuela. Y-y n-no importaría si lo h-hiciera de todas maneras."

"¿Por qué no?"

"¿Eh?" Tsuna fue sorprendido por la pregunta. Nadie le había preguntado por qué antes. Sólo le habían dicho que volviera a la escuela y se esforzara en aprender algo. "U-um, y-yo... n-no e-entiendo n-nada."

"Entonces busca un tutor," dijo Reborn rotundamente. "Nunca entenderás nada si no lo intentas con tu Última Voluntad."

Las dos últimas palabras congelaron a Tsuna en su lugar. Él había escuchado toda la explicación de las balas que habían sido disparadas a su hermano. Entendió la amenaza implícita en esas palabras. Había cosas que simplemente no eran una buena idea de hacer dos veces en un día, y estar vestido sólo en tu ropa interior era una de ellas.

"¡HIEEEE! ¡Lo h-hare R-Reborn-san! ¡Sólo no dispares!" gritó Tsuna medio corriendo, medio tropezando lejos del tutor demoniaco. Estaba muy contento de que el niño no fuera su tutor.


ooo

Inquieto, Tsuna se quedó mirando la pizarra, esperando contra toda esperanza que las figuras garabateadas en ella finalmente tuvieran sentido para que él no tuviera que hacer lo que Reborn le pidió (léase ordenó). No. Todavía no tenían más sentido que los garabatos. Con un suspiro, se levantó y caminó hacia la única persona que él pensó poder (y que gran PODER) ser su tutor.

"¿Qué estás haciendo aquí?"

"U-um—e-estaba—n-necesito—"

"Escúpelo, Sawada. Tengo mejores cosas que hacer."

"¡Por favor se mi tutor!" dijo con mucha prisa. La chica lo miró.

"¿Quieres que sea tu tutor?"

"P-por favor, K-Kurokawa-san. D-de lo contrario p-podría morir."

"¿Morir? No exageres," dijo Kurokawa, "¿Y por qué debo usar mi precioso tiempo libre para darte clases?"

"¿H-huh? B-bueno... ¿T-te p-pagaré?"

"Hm, bien. No es que tenga algo mejor que hacer desde que tu hermano sale con mi mejor amiga. El idiota no deja a Kyoko fuera de su vista últimamente."

"U-um, lo siento..."

"¿Por qué te estás disculpando? No es tu culpa. Siéntate. Mejor que termine con esto ahora. Las sesiones de tutoría serán por una hora después de la escuela, y tienes que hacer la tarea que yo te asigne, no los profesores. De todas maneras ese Nezo ni siquiera sabe lo que está haciendo la mitad del tiempo. Consigue una libreta y vamos a ver exactamente lo mal que estás."

Tsuna obedeció, sentándose en el escritorio junto al de ella y sacó una libreta. Esperando que esto, mantuviera a Reborn lejos de su espalda por ahora. El moreno estaba convencido de que esas lecciones no harían una diferencia. No es que alguien había intentado ayudarlo antes.


ooo

Cuando el mocoso finalmente colapso en su cama y cayó dormido, Reborn reventó su burbuja y abrió sus ojos. El mocoso se había colmado la paciencia de Reborn hoy. Se había reusado a defender a su novia de las insinuaciones del capitán de kendo, usando la excusa de que el capitán sólo estaba entreteniéndose. A primera vista, uno pensaría que el capitán y el niño mimado eran amigos, pero Reborn sabía que el mocoso le temía al capitán y atendía al niño mayor sin resistencia. Reborn había sido forzado a usar la bala de Última Voluntad sin estar seguro del resultado. El mocoso había sobrepasado al capitán, pero no porque lamentara dejar que el mayor tocara a la niña Sasagawa, sino porque lamentaría dejar que el otro niño le diera órdenes. A Reborn no le gustaban los cobardes, y menos los cobardes, hipócritas y orgullosos. Dios estaba castigando a Reborn por todas sus fechorías al darle este estudiante. No importa, Reborn azotaría al cobarde hasta sacarlo del mocoso. Pero primero, el hitman iba a entretenerse con él.

Reborn saltó desde su hamaca y se dirigió a la habitación de al lado. Afortunadamente para su estudiante, Reborn conocía sus límites. Si el niño hitman se entretenía con su estudiante, su estudiante dejaría de respirar para siempre. La tentación sería demasiado fuerte. En su lugar, Reborn haría esto con el hermano de su estudiante. En ese momento, el patético moreno era el menos molesto de los dos.

Cuando abrió la puerta, Reborn estaba sorprendido por encontrar la luz todavía encendida. El mocoso se había ido a la cama a altas horas de la madrugada debido a aprovecharse de su nueva posición con el capitán de kendo y disfrutar lo que sea que pudiera con los centavos del capitán. Sí, Reborn pensó en sus manos sosteniendo una de sus tantas armas, que él mocoso necesitaría entrenar más duro. Uno no motiva a los subordinados con sólo miedo. De vuelta al niño en frente de él. Reborn sonrió cuando notó que el enclenque se había dormido sobre su escritorio, con papeles esparcidos en cada dirección. Con una "suave" patada, el niño despertó.

"Tamaki, no hay monstruos viviendo en la cama esta noche. Tengo que terminar esto o Kurokawa Reborn me comerá," murmuró medio despierto de donde yacía ahora derramado en la cama. Manteniendo el apellido en su mente, Reborn blandió su pistola en la dirección general del moreno. Los ojos marrón parpadearon cuando miraron el cañón antes de reconocerlo por completo. El enclenque inmediatamente retrocedió, cayendo de la cama y golpeándose la cabeza en el proceso. "¡HIIE! ¿Q-qué e-estás h-haciendo a-aquí, Reborn?"

"Yo podría hacerte la misma pregunta."

"¡Cómo! ¡Esta es mi habitación!" gritó el enclenque con pánico confundido. Reborn fingió ignorarlo y en su lugar miró los papeles. El trabajo era apenas superior al nivel elemental, pero si Reborn tenía que adivinar, el trabajo sólo era poco más el nivel actual del enclenque. Aparentemente, el enclenque tenía un buen ojo, al menos cuando se trataba de elegir tutores. Este parecía tener experiencia o buen sentido común.

"Veo que encontraste un tutor," dijo Reborn. "Me alegro de que no serás una carga para la famiglia."

"¿H-huh? ¿F-famiglia? ¿E-eso no s-significa mafia?" preguntó Tsuna. "P-pensé que y-yo no iba a t-tener n-nada que v-ver con la mafia."

"Tú no serás el jefe," explicó Reborn, "pero como el hermano del jefe siempre serás parte de la famiglia por extensión."

"P-pero n-no quiero ser p-parte de la m-mafia."

"No tienes elección," dijo Reborn. Leon se arrastró hacia su mano y se convirtió en un arma. "Ahora vuelve a estudiar. Has respondido mal la 1, 3, 7-12, 16, 19, 21-26, 32, 34-37, 41, 45, 48-52, y 56. Corrígelas."

"¡E-eh! ¿P-pero c-cómo puedes d-decirlo t-tan rápido?"

"Porque soy el hitman número uno de la mafia."

El enclenque se estremeció, obviamente creyéndole a Reborn y se apresuró a corregir las preguntas. Reborn sonrió. Sin duda se desviaría de su camino para revisar a este.


ooo

"Definitivamente lo hiciste mejor de lo que pensaba," dijo Hana, mirando las respuestas. "Sólo tienes siete mal."

"¿D-de verdad?" preguntó Sawada, clara sorpresa en su rostro. El niño no tenía absoluta confianza en sí mismo. Desafortunadamente, si ella iba a ser su tutor, ella tendría que trabajar en eso. "S-supongo que d-debo agradecer a R-Reborn e-entonces..."

"¿Reborn? ¿Quién es?" preguntó Hana, sacando una nueva hoja de preguntas. Eran un poco más difíciles, y ella tendría que revisarlas con él antes de que se fuera, pero deberían ser realizables.

"El t-tutor de T-Tamaki-san."

"¿Tutor? Si tu hermano ya tiene un tutor, ¿por qué no puede este Reborn enseñarles a ambos?"

"U-um... él e-es un tutor e-especial que está aquí s-sólo por T-Tamaki-san."

"De verdad," dijo ella, sonando lo más desinteresada que sea posible. Así que ese mocoso era mimado en casa tanto como lo era en la escuela. "De cualquier manera, no te adelantes, esos problemas eran de tres niveles por debajo del nuestro. Aquí están las nuevas hojas para matemáticas, historia, japonés, y ciencia. Inglés es un tema en el que nos tomaremos nuestro tiempo para abordar mañana, por lo que necesitas regresarme esas hojas el día después de mañana. ¿Entiendes, Sawada?"

"H-hai," dijo rígidamente cuando tomó las hojas. La miró con temor, obviamente dándose cuenta de que había dos veces más que antes.

"Antes de que comiences con esas, necesitamos ver exactamente dónde te equivocaste con esas."

"E-está bien," dijo Sawada, inclinándose para mirar las preguntas con ella. Mientras pasaban las preguntas, Hana considero al niño que ella había pensado era sólo un mono como el resto de los niños en su clase. Ahora que estaba mirando se dio cuenta de que el niño no era tanto un perdedor como ella había pensado. Ese hermano estúpido suyo junto con sus compañeros de clase e incluso los maestros habían menospreciado al niño y trataron de convencerlo de que debería rendirse y dejar de intentar ser algo más que un "inútil", pero él no era un caso perdido o débil ni estúpido como a todos les gustaba asumir que era. Aquí, ella estaba dándole la más mínima oportunidad de mostrarle que se equivocaba, y él se sentó junto a ella fijando sus ojos asustados y ligeramente abrumados en la hoja de preguntas. Su atención no había dudado de su explicación, ni una vez. Así que incluso si él era demasiado rápido para espantarse de sus demandas y pensar en la respuesta, ella siguió mirándolo y esperando cada vez con más certeza para el momento en que los hechos hicieran click y él vería la manera de resolver el problema. Este nuevo "trabajo" iba a ser más interesante de lo que había pensado.

Usted debe login (registrarse) para comentar.