Fanfic Es
Fanfics en español

Un Pasado Sin Recuerdos por sakura150

[Comentarios - 394]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Este es mi primer fanfic. al menos el que hago publico. es sobre mi pareja favorita de anime.

Los llevare a una trama llena de drama donde coloco a ambos personajes en una situacion un poco fuera de lo comun,  Forzandolos a tomar decisiones que los llebaran por caminos separados.

espero que les agrade.....

lean...

Nota: la mayoria de los  personajes son propiedad de clam. pero la historia es de mi total autoria ;) 

Notas:

Hola hola.

aqui esta  el primer capitulo de un fanfic que promete ser algo largo, les advierto desde ya que no es muy probable que actualice cada 15 dias espero no durar tanto.

lean  y disfruten....

**Sakura**

Lentamente empiezo a abrir mis ojos -¿dónde estoy? -miro a mi alrededor,

es una gran habitación color caramelo, tiene grandes ventanas pero están cerradas con grandes cortinas, aunque se nota que es de día la habitación esta oscura. Lentamente me levanto de la cama en la que estoy acostada, tomo una bata de toalla que está cerca, camino hacia la puerta de salida. Giro la perilla y abro la puerta para toparme con un largo pasillo desierto -¿Dónde estoy? –susurro. Salgo de la habitación y empiezo a caminar por el pasillo me encuentro con una gran escalera que da acceso al primer nivel y bajo por ellas a lo que parece ser una sala, la decoración que he visto al momento es clásica china, cuadros, tapices, muebles y demás. Caminó hacia una puerta para entrar a un gran comedor, en el hay una pequeña niña sentada desayunando.

- ¿Mamá? - grita la niña al verme y se levanta para abrasarme, se siente cálido y una alegría inexplicable brota de mí, observo más detenidamente a la niña y noto que se parece un poco a mí, solo que sus ojos son de un color ámbar, ¿ámbar? no sé porque esos ojos me producen una sensación extraña- ¿Vas a desayunar conmigo esta mañana mamá? - me pregunta con alegría en sus ojos, yo no... No puedo responder.

- Señorita por favor tiene que terminar su desayuno o su padre se molestara - dice una señora que entra por otra puerta a el comedor- ¡mi señora! -dice sorprendida al verme -no savia que se había levantado ¿se le ofrece algo? ¿En que la puedo ayudar? solo dígame -dice la mujer.

- Ella desayunara conmigo hoy ¿Verdad mama? -le responde la niña. 
-La verdad no puedo creer que con siete meses de embarazo haya podido completar toda una colección en tan poco tiempo-  escucho a dos mujeres que se acercan hablando.

- Sí, es increíble- volteo a verlas, estas se sorprenden al verme.

- ¡Sakura! -dice una de ellas, es una hermosa mujer como de mi edad con cabello largo y negro y ojos ámbar - ¿Estas levantada? ¿Qué haces aquí abajo? -pregunta la misma mujer intrigada y sorprendida, mientras que la otra de cabello castaño y los mismos ojos ámbar solo esta callada viéndome detenidamente. Antes de poder decir media palabra escucho unos pasos que se acercan.

-Buenos días -dice un hombre al entrar, mi corazón dio un palpito al verlo, muy guapo de cabello castaño, alto, vestía un pantalón azul marino con una camisa blanca, no traía corbata, un saco y maletín en sus manos.

-Buenos días Papá, mira quien desayunara con nosotros hoy -dice la niña provocando que el levantara la mirada para verme, en sus ojos pude ver... sus ojos, sus ojos color ámbar, provocaron que mi corazón se acelerara más de lo normal.

-´Tiene los mismos ojos que la niña´ -pensé para mí. El solo miro a las otras dos mujeres para luego seguir caminando hacia el comedor, trate de seguirlo con la vista pero sentí como mi cabeza daba vueltas coloque una mano sobre mi frente, cerré los ojos, sentí como caía al suelo.

- ¡Sakura! –Escuche los gritos.

-¡Mama! ¿Qué te pasa? -fue lo último que escuche.


**Syaoran**


-Hoy definitivamente no es mi día de suerte- digo recostándome en el sillón de mi escritorio, escucho como alguien toca la puerta- adelante - digo sentándome erguido.

-Buenas tardes -dice una vos masculina, al cruzar la puerta me percato que es Eriol, para lo que vuelvo y me recuesto en mi silla.

-Eres tu Eriol, pensé que era otra persona -digo cerrando un poco los ojos.

- ¿Tan mal estas? -me pregunta.

- He tenido un mal día, ¿no se nota? -le respondo mirándolo a los ojos, el solo pone una sonrisa en sus rostro.

- ¿Y qué es lo que te pasa hoy? -pregunta con esa maquiavélica sonrisa que no soporto. Eriol es uno de mis mejores amigos de la infancia, con uno de los pocos que puedo ser yo mismo, pero le encanta fastidiarme de vez en cuando - ¿no me digas que el ver a Sakura esta mañana te puso así? - hay esta, sabía que esa sonrisa no era buena.

- Así que ya Meilling le contó a Tomoyo, Quien a su vez ya te conto a ti - le digo volviendo a cerrar los ojos.

-Así es, ya sabes cómo es Tomoyo cuando se trata de Sakura, y bien, dime ¿Qué fue lo que paso? -pregunta sentándose en una de las butacas que están frente a mi escritorio. Respiro profundamente antes de empezar a narrar lo sucedido esta mañana.

  
****Flash Back****


Me levanto como todos los días, me doy una ducha, al salir empiezo a buscar mi ropa -¿dónde está mi corbata? -me pregunto- sé que la deje aquí -me digo a mi mismo al no encontrarla donde la deje anoche-, Demonios -replico mientras continuo vistiendo al terminar de acomodarme la camisa tomo la chaqueta en las manos y mi maletín que están en uno de los sillones de la habitación y me dispongo a salir- se me hará tarde para la reunión de hoy - susurro mientras miro mi reloj, paso por el frente de la habitación de Sakura, la puerta está abierta y me detengo un momento, un sentimiento de melancolía se apodera de mí, quiero entrar pero no puedo- No, además se me hará tarde -digo mientras sacudo mi cabeza para sacar esos pensamientos de ella, bajo las escaleras como siempre-. Buenos días -digo al entrar al comedor.

- Buenos días Papá, mira quien desayunara con nosotros hoy -escucho la voz más angelical  que pueda existir, levanto la mirada para ver a quien se refiere y a quien veo es... Sakura. grita mi mente al verla parada junto a nuestra hija. Noto en su mirada un haz de confusión por lo que no digo nada veo a Meilling y a mi hermana ambas atónitas mirándola, solo me dirijo a sentarme en la mesa para desayunar, veo de reojo como simplemente comienza a desplomarse.

- ¡Sakura! - escuche gritar a Meilling.

-¡Mama!  ¿Qué te pasa? - escuche la preocupación de mi pequeña a lo que volteo y veo a Sakura tendida en inconsciente en el piso a Meilling tratando de despertarla y mi hermana tratando de calmar a la niña.

-¿Qué le paso? - pregunto mientras me acerco a ellas.

-No lo sé solo se desmayó de repente -escucho que me responde Meilling. Tomo a Sakura en mis brazos para dirigirme a su habitación, al llegar a ella la coloco suavemente en la cama, una vez en ella me quedo viéndola.

-Es tan hermosa - susurro.

-¿Papa que es lo que le pasa a mi mama?- escucho como la pequeña me pregunta entre llanto estaba parada en la puerta de la habitación con una mirada triste.

-Tranquila tu mamá va a estar bien, te lo prometo - escucho como Meilling le dice mientras la abrasa.

-¿Dónde está Hiro? -le pregunto a mi hermana, para luego ver que la joven entra por la puerta.

-Lo lamento señor estaba buscando unas sábanas para cambiar la cama de la señora - me dice al notar que no estoy nada contento.

-Su trabajo es cuidar de mi esposa, no de salir a buscar no sé qué cosa, en, no sé qué parte de la casa, Su trabajo es estar con ella en todo momento, si necesitas algo para eso hay más empleados en esta casa, o ¿Qué cree que hubiera pasado si se desmaya mientras bajaba las escaleras? -pregunto furioso, ´pero ¿Por qué estoy tan furioso? si hace casi un año que ni siquiera veía a Sakura a pesar de que vivía en esta casa, de que dormía a unas cuantas puertas de mi recamara´.

-Syaoran, cálmate, no pasó nada, malo no tienes porqué molestarte -La vos de Meilling me saco de mis pensamientos para darme cuenta de que Hiro está nerviosa, solo aprieta contra ella las sabanas que trae en las manos.

-¿Qué es lo que sucede aquí? -pregunta Zumi al vernos a todos entre la habitación y el pasillo.
- Mi mamá se desmayó en el comedor y mi papá la trajo de vuelta a su habitación - le dice la pequeña mientras se despega de Meilling para correr a los brazos de Zumi.
- ¿Tu madre qué? -pregunta incrédula, para luego verme a la cara con la misma expresión. Yo solo volteo la vista a la cama donde esta Sakura aun inconsciente.

-Ya me tengo que ir o llegare tarde a la oficina -dije regresando la vista al frente para luego salir y dejar a todas esas mujeres atrás.


****End Flash Back****


-Ya veo - escucho a Eriol susurrar.

- Por si fuera poco mi auto no quiso funcionar esta mañana, llegue tarde a la reunión con el señor Namoco, y para completar quiere que rehaga tono el proyecto desde otro punto de vista -replico molesto - definitivamente no he tenido un buen día hoy- digo mientras me levantando del cómodo sillón y camino hacia un mini bar que está al lado del libero que tengo en la oficina que cubre casi toda una pared- Te juro que ya no entiendo a ese viejo- digo mientras me sirvo un poco de wiski en un vaso.

- Algo me dice que lo volverás a entender -miro a Eriol después de decirme estas palabras tiene esa sonrisa macabra otra vez.

-¿De qué hablas Eriol? - le pregunto mientras me sirvo otro trago.

- De nada, solo tengo un presentimiento - vuelve a sonreírme con esa sonrisa que me causa escalofríos.

- ¿Qué demonios es lo que se le está cruzando por la mente a este? -pienso mientras dejo la botella en su lugar - y dime ¿Cómo va el embarazo? - le pregunto mientras regreso a mi sillón.

-Todo va de maravilla, menos cuando se le dan esos estúpidos antojos, que hacen que tenga que cruzar la ciudad a media noche para complacerla -me dice con una cara de molestia y yo rio a carcajadas.

- Veo que ahora te tocaron a ti, es lo que ganas por burlaste de mi hace años -le digo divertido al ver la cara que pone.

-Ni te creas, Tomoyo es mucho más enredada que Sakura en muchos aspectos -me dice  molesto-. Claro, el solo hecho de tomar la decisión de mudarse a China solo por el accidente de su mejor amiga, deja mucho que decir - estas palabras por parte de Eriol me sacan de balance.

- El solo recordar esa fatídica noche... -susurro pero Eriol alcanzo a escucharme.

-Lo siento amigo no quería que te pusieras así - me dice al ver lo que provoco en mi esos recuerdos.

-Disculpe señor -dice mi secretaria al entrar a la oficina.

-Adelante Nodoki -le digo haciéndole señas a que pase.

-El señor Namoco le dejo estos papeles antes de irse para que los revise -dice dejando caer en mi escritorio una pila de documentos.

- Vaya, creo que mejor me retiro y te dejo trabajar -dice Eriol poniéndose de pie- nos veremos más tarde, buenas tardes Nodoki - se despide para luego salir de mi oficina dejando solo con mi secretaria y la rumba de papeles, yo solo suspiro en mi asiento viendo los papeles.

- ¿Le sucede algo malo señor? -levanto la mirada para toparme con unos ojos azules.

-No, no pasa nada Nodoki, ya puedes retirarte -le digo, pero algo me dice que no me cree del todo.

- Si necesita algo más puede decirme -dice para luego darse vuelta para salir de la oficina. Una vez que me vi solo respiro profundo y cierro un momento los ojos, para luego empezar a revisar la pila de documentos que dejo Nodoki en mi escritorio.


****Tomoyo****


Estoy dándoles los toques finales a uno de los vestidos que confeccione para mi última colección, dentro de una semana más será el desfile, suspiro emocionada.

- No puedo creer que si pude hacer todos los diseños a tiempo -digo al tiempo que mi teléfono comenzó a sonar- Buen día Daidouji al habla -respondo sin ver quién llama.

-¡Tomoyo! no vas a creer lo que paso esta mañana -me dice la vos al teléfono. -Meilling ¿Eres tú? -pregunto extrañada-¿qué paso? ¿Sucedió algo con...?.

- ¡Sakura despertó! -escucho que me empieza contar lo que sucedió en la mañana.

- No puedo creer, enseguida iré para allá -cuelgo el teléfono para luego marcarle a Eriol. Después de haberle hablado, llamo mi Rica, ella ha sido mi asistente desde hace años, cuando decidí quedarme a vivir en China ella no dudo en venir conmigo.

- ¿Qué se le ofrece? –pregunta llegar a donde estoy.

- Rica saldré a un momento, por favor te encargas de todo mientras no estoy -le digo mientras me levanto de mi silla y recojo mi bolso.

- No se preocupe Señora, yo me encargare de todo- me dice con una sonrisa.

- Rica, por favor te he dicho que me llames por mi nombre, después de todo aunque trabajes para mi somos amigas desde la infancia, no lo olvides -ella asiente con la cabeza y me sonríe.

- Lo siento señora, digo Tomoyo -me dice mientras comienzo a caminar hacia la puerta.

-Descuida, a y por favor llama a la recepción para que preparen mi auto en lo que bajo -le digo antes de salir.

-Por supuesto -apenas la escucho. Al llegar a la recepción mis guarda espaldas me estaban esperando el auto ya estaba en la puerta.

-Que eficiente es Rica, no sé qué haría sin ella -susurro mientras me subo al auto.

-Adónde vamos señorita Daidouji –el chofer.

- A la residencia Li por favor, lo más rápido que pueda -le digo para que el auto empiece a moverse, el camino desde mi trabajo a la casa de Sakura es de unos 15 minutos, pero hoy me parecieron unos 30, no sé, si es por mis hormonas o porque estoy desesperada por llegar.

-Ya llegamos señora Daidouji -escucho que dice el chofer mientras el carro se detiene a esperar que abran las puertas de la residencia. Unas ves el carro se detuvo delante de la puerta de la casa, la puerta del auto se abre, dando me paso a salir de él.
-¡Tomoyo! ya llegaste -escucho a Meilling que sale a recibirme.

-Meilling ¿Dónde está Sakura? ¿Está bien? -le pregunto alterada- ¿dónde está? -la miro con desesperación.

- Está en su recamara - inmediatamente entramos a la casa y subimos las escaleras.

- ¿Ya llamaste a su doctor? -pregunto.

- Sí, él ya estuvo aquí y la reviso, dijo que se encontraba bien que quizás fue el esfuerzo que hiso para bajar las escaleras lo que hizo que de desmayara-escuche su respuesta pero igual no entendía.

-¿A dónde van ustedes? -escuche la vos más irritante del mundo, esa mujer causaba en mí una furia. Tan solo sentir que estaba cerca me daba nauseas.

-Yo estoy aquí para ver a mi amiga, así que quítate de mi camino -le dije para seguir caminando.

- No puede entrar aquí de esa manera esta no es su casa -la escucho cacarear.

- Zumi, ya cállate, no tienes el derecho de tratar a Tomoyo de esa manera -
escucho como Meilling la pone en su lugar, mientras yo llego a la puerta de la habitación de Sakura.

- Hiro, soy yo Tomoyo, ábreme la puerta -digo al sentir que el llavín está cerrado con llave. Después de unos segundos veo como la puerta se abre delante de mí.

-Buenos días señora -me dice Hiro tras la puerta.

- No la dejes entrar -dice la estúpida de Zumi poniendo mi humor al tope.

- Podrías serrar la boca si se me da la gana puedo hacer que te saquen de esta casa a patadas y no solo eso...

-¡Tomoyo! –su voz me detiene en frio.

- ¡Sakura! -digo al verla sentada en la cama sorprendida de verme- Sakura, amiga ¿Estás bien? -le pregunto abriéndome paso para llegar a donde esta ella, encontrándome con una Sakura que se lanzó en mis brazos en busca de un abraso.

-Muy bien ahora ustedes dos salgan de aquí, dejen a Tomoyo con Sakura - escucho como Meilling saca tal la estúpida de Zumi y a Hiro de la  habitación.

-Tomoyo -escucho a Sakura sollozar.

- Amiga ¿Qué? ¿Qué te pasa? ¿Estás bien? -le pregunto rompiendo el abrazo que nos estábamos dando para sentarla en la cama.

-To-Tomoyo...yo -siento como le cuesta hablar.

- Clámate Sakura por favor, cálmate amiga -vuelvo a abrazarla intentando calmarla.

- Yo... Tomoyo, podrías.... podrías decirme donde estoy -estas palabras me dejan helada.

- ¿Será posible? no, no puede... -pienso tratando de asimilar lo que escuche.

- Por favor Tomoyo ¿tú sabes dónde están mi padre y mi hermano? -me pregunta con sus ojos llenos de lágrimas, como una presa que está a punto de desbordarse.
- ¿Hablas enserio Sakura? -le pregunto para ver cómo me mira con esos ojos llenos de confusión- ¿no recuerdas donde están tu padre y tu hermano?- miro como niega con la cabeza en forma de respuestas.

- No recuerdo nada, no sé dónde estoy, no sé quiénes son estas personas, Tomoyo por favor tu eres a la única persona que reconozco, por favor ayúdame -estas palabras por alguna razón rasgan mi corazón, ¿será verdad lo que me dice? y si lo es ¡por que ahora! ¿Por qué no con el accidente?- Tomoyo - la miro a los ojos para darme cuenta de que estoy viendo los mismos ojos verdes que hace más de un año no veía,  esa tristeza reflejada en ellos me mataba, si era verdad lo que decía debía hacer algo.

- Vamos Sakura te llevare al hospital para que te revisen -digo mientras me levanto de la cama sosteniéndola de las manos.

- ¿Pero? -dice intentando reprochar.

- Pero nada Sakura, tu iras conmigo, quiero saber en este instante por que no recuerdas nada. ¿Confías en mí cierto?  -vi como sus ojos se abrieron sorprendidos para luego asentir con la cabeza y dejarse llevar por mí.
Veo a la odiosa de Zumi al pie de la escalera con los brazos cruzados.

- ¿A dónde piensas que vas con ella? ella no saldrá de la casa, no lo permitiré. -me dice con un tono autoritario.

- ¿Así? y dime ¿Quién me lo impedirá? ¿Tu? ¿Con que autoridad? - veo como se enfurece, es divertido verla de esa manera, ella sabe que tengo razón y que aunque  quiera detenerme no puede hacerlo y aunque pudiera, yo buscaría la manera. Salgo de la casa y la subo al carro- Todo estará bien -susurro mientras ella se acurruca en mi regazo.


****Eriol****


Después de un largo día de trabajo es bueno llegar a casa a descansar, me anuncio al entrar a la sala.

-Buenas noches señor, le preparo algo para cenar -me dice el ama de llaves.

- Buenas tardes Nido ¿Tomoyo no ha llegado? -le pregunto al no verla llegar a saludarme como siempre.

- La Señora no está en casa señor –responde.

- Ya veo, de seguro se le hiso tarde en el estudio con los diseños - pienso en vos alta, cuando escucho como alguien toca la puerta como desesperado.

-¿Quién podrá ser? –se pregunta Nio en voz alta.

- No te preocupes yo abrirle -le digo caminando a la puerta.

- ¿Dónde está Sakura? -es lo primero que escucho en cuanto abro la puerta.

- ¿Syaoran? ¿De qué hablas? -le pregunto a un furioso Syaoran frente a mí, no parece ser el mismo que vi esta mañana en la oficina.

-Sabes de que hablo, no te hagas el inocente -me dice alterado.

- Con permiso, los dejare solos - dice Nio que aún estaba en la sala.

-Syaoran primero cálmate y explícate ¿Qué es lo que sucede? -veo como se le sube la sangre a la cabeza.

- ¿Cómo quieres que me calme cuando tu esposa saca de la casa a la mía sin decirle a nadie a donde la lleva? ¿Y si le ocurre algo? ¿Dónde está Sakura?  Eriol no la escondas no veo razón para esconderla -me dice mi amigo ya furioso.

-Ya te dije que te clames, no sé de qué hablas y Tomoyo siquiera está en la casa, y a todo esto ¿Puedes explicarte? -trato de entender lo que le pasa pero no lo logro.

- Tu esposa, saco me mi casa a ´Mi´ esposa y se la llevó a algún lado sin decirle a nadie -me dijo mientras me tomaba por el cuello de la camisa como queriendo golpearme-. Ahora dime en este preciso instante donde demonios esta Tomoyo -me dice aun sosteniéndome.

- Aquí estoy –escucho la dulce vos del amor de mi vida, justo a tiempo.

- ¿Qué haces Syaoran? -ambos voltéanos a verla.

- Tomoyo ¿dónde está Sakura? ¿Porque la sacaste de la casa sin decirle a nadie a donde la llevarías? -veo como se le acerca por lo que me adelanto colocándome en el medio de él y Tomoyo de frente a Syaoran.

- ¿Yo? solo hice lo que tu debiste haber hecho esta mañana -escucho como le responde molesta.

- ¿Lo que debí haber hecho?  ¿Acaso crees que le haces bien al sacarla bruscamente de la casa por encima de todos mis sirvientes? -veo el enojo de Syaoran en sus ojos si no estuviera entre el medio de él y Tomoyo no quiero imaginarme que le hubiera hecho.

- Ja- escucho como ríe Tomoyo- ¨Tus sirvientes¨ no quedas decir Zumi -veo cómo cambia sus expresión.

- ¿De que estas hablado? -le pregunta.

- Sabes perfectamente de que estoy hablando, Syaoran Li, ella es la única que se opuso a que yo sacara a Sakura de la casa, sinceramente no puedo creer como no puedes ver cuáles son las intenciones de esa mosquita muerta -veo como se le suben los colores al rostro otra vez a mi amigo y me mira furioso.

- Será mejor que tú mismo le preguntes a tu querida esposa ¿Dónde está la mía? -me dice para luego darse la vuelta, veo como aprieta su puño, está claramente fuera de sí.

-Cariño ¿Dónde dejaste a Sakura? -me volteo y le pregunto ella me mira con melancolía al escuchar ese nombre.

- La... la deje en su casa antes de venir -dice con un tono triste, para luego salir de la sala.

- ¿La escuchaste? -le pregunto ya molesto a él que dice ser mi amigo de la infancia, solo recibo una mirada de su parte para luego salir por la puerta sin decir nada.

Me dirigí mi recamara para encontrarme con Tomoyo sentada en la cama mirando a la nada.

- ¿Estás bien amor? ¿Qué es lo que sucede? -dije sentarme a su lado.

-Si. Sakura, ella perdió la memoria -dice para luego aferrarse a mí en un abrazo.

-¿Qué? ¿Cómo que perdió la memoria? -pregunto incrédulo, una vez que se calma, me empieza a contar como saco a Sakura de la casa para llévala al Hospital.
-Una vez en el hospital hable con unos de los doctores amigo de mi padre, le pedí que me ayudara con Sakura, le conté sobre el accidente y de cómo cambio su vida después de eso, él inmediatamente pidió hacerle unos estudios, y luego hablo con ella a solas en una habitación -dice sollozando, mientras la abraso más fuerte- luego de todo eso el me llama y me pide hablar en privado. 

****Flash Back****


-Me temo que su prima tiene un raro caso de amnesia  -me sorprendo al escuchar estas palabras.

- ¿No entiendo doctor? ¿Cómo es eso posible? -le pregunto incrédula.

- Existen diferentes tipos de amnesia -me explica- algunos son provocados tras algún golpe fuerte en la cabeza, otros, tras emociones fuertes como estar presente en accidentes o ser víctimas de robo, violación entre otras cosas. Estos como para crear una especie de escudo para no recordar esos malos momentos -lo interrumpo.

- ¿Esos es lo que le pasa a Sakura? -pregunto con interés pero él niega con la cabeza.

- No creo que sea solo eso, según usted me dice y el expediente médico lo corrobora, el accidente que sufrió fue hace más de un año -dice a lo que asentí con la cabeza-. Estuve hablando con ella y lo curioso es que ella no recuerda nada previo a hace unos... -mira las notas que tenía escritas- unos 10  años atrás quizás más.

- ¿Qué? ¿Escuche 10 años o más?-no puedo creer lo que mis oídos escuchan- ¿Está seguro doctor? 10 años es mucho tiempo como para olvida lo de la noche a la mañana -le pregunto aun incrédula.

- Me temo que sí,  ella no recuerda haber estado comprometida, no recuerda estar casada y mucho menos el hecho de que tuvo hijos -esas palabras hacen que mi corazón se parta en mil pedazos ¿Cómo será posible que una persona olvidada casi la mitad de su vida sin razón aparente?-. Pero lo curioso es que - miro al doctor con la esperanza de que tenga la solución- ella dice que esa niña provoco en ella una alegría inmensa al tenerla en sus brazos.

- ¿Se refiere a su hija? - veo como el asiente con la cabeza.

- Cuando hable con ella me dijo que no reconoció a nadie en la casa pero que al ver a la pequeña sintió una alegría inmensa y confort al tenerla cerca, pero que no entendía por qué ella le llamaba mamá -una pequeña felicidad me invade.

- ¿Eso quiere decir que existe la posibilidad de que ella se recuerde con el tiempo? –preguntó esperanzada.

- No quiero ilusionarte, pero, como te dije antes hay algo interesante en este caso que me gustaría seguir estudiando, eso, si conseguimos el consentimiento de sus esposo, claro está -mis esperanza bajaron al piso al escuchar esto, no creo que Syaoran acepte. El ni siquiera la había visto en casi un año aun viviendo en la misma casa, no creo que acepte, no lo creo.


****End Flash Back****

-No te preocupes –dice Eriol mientras la toma del mentón para verla a los ojos - lo convenceremos, cueste lo que cueste, convencernos a Syaoran de que la deje ir con ese doctor.
- Gracias - escucho en susurro mientras.
- Descuida todo saldrá bien, te lo prometo. 

Notas finales:

bueno, espero con este primer capitulo haber llamado su atencion.

les reitero que mi tiempo para actualizar no es mucho, pero hare todo lo posible para hacerlo cada semana.

ni yo puedo esperar para el siguiente capitulo.

Comente.....!

Usted debe login (registrarse) para comentar.