Fanfic Es
Fanfics en español

Un Pasado Sin Recuerdos por sakura150

[Comentarios - 387]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

Hola.

Disculpen la demora es que han pasado muchas cosas.

no escribire mucho para que puedan leer.


***Syaoran ****


-¡Demonios!  ¿Qué es lo que me pasa? –Gritaba enojado mientras golpeaba el volante de mi auto, estaba estacionado frente a la casa, pero por alguna extraña razón no quería salir del auto. Tomoyo y Eriol tienen algo de razón. Por  casi un año no veía a Sakura, incluso llegue a pensar que la había olvidado que ya no la amaba, pero con solo saber que no estaba en la casa y que no sabía dónde la habían llevado mira como me puse, casi golpeo a mi mejor amigo de la vida y ganas no me faltaron de agredir a Tomoyo también- ¡Acaso me estoy volviendo loco ella está embarazada! y yo hablándole de esa manera ¿Qué me pasa? –me sujeto la cabeza con las manos, estoy algo frustrado, aun no asimilo lo que pasa, cierro los ojos un momento. Cuando escucho que alguien toca el cristal de la puerta del copiloto, me volteo a ver quién es, quito el seguro y veo como Zumi desliza en el asiento.

- ¿Te sucede algo? tienes media hora aquí parado y no entras a la casa -la escucho pero no le respondo.

- ¿Es cierto que ya Sakura está en casa? -le pregunto sin verla a la cara, aun así siento como se enoja.

- Yo estoy preocupada por ti y tu lo único que atinas es a preguntar por ella, pues para que quedes tranquilo ¡Sí!, esa mujercita la trajo poco después de que salieras como un rayo a buscarla, por lo menos dime que la pusiste en su lugar, ella no puede estar entrando a una casa que no es suya para hacer lo que le plazca -la escucho refunfuñar pero no le prestó atención.

- ¿Y la niña? ¿Ya se durmió? -hiso silencio antes de contestarme.

-Después de que esa mujercita trajera a tu esposa, ella se encerró junto a Hiro en su recamara y no he podido sacarla de ahí -miro hacia la casa justo a la ventana de la habitación de Sakura, veo que tiene la luces encendidas pero las cortinas están cerradas- será mejor que entres y la saque de ahí, ya que mañana tiene que levantarse temprano para ir a la escuela -la escucho hablar pero no puedo despegar mi vista de la ventana, los recuerdos invaden mi mente.

****Flash Back******


-Al fin en casa -suspiro estacionándome en la entrada, apago el motor y abro la puerta, al salir miro hacia la ventana de mi cuarto, mi corazón se acelera al verla en la ventana con una hermosa sonrisa.

- ¡Papi! -una pequeña mini Sakura que sale de la casa corriendo en dirección a mí- Ya llegaste, te estábamos esperando para cenar -me dice mientras la levanto.

- ¿En serio?  Y ¿Quiénes más me esperaban para la cena? -le pregunto con una sonrisa.

-Pues claro que mi mamá y mi hermano ¿Acaso los olvidaste? -me pregunta frunciendo el ceño molesta, justo como su madre. A lo que yo solo me rio.

-Claro que no me olvido de ellos –le respondo mientras entramos en la casa.

*****End Flash Back*******

-Syaoran te estoy hablando -la voz de Zumi me saca de mis recuerdos, miro nuevamente la ventana.

-Entremos a casa -digo abriendo la puerta para salir del auto. La escuche refunfuñar pero no le preste atención y entre a la casa, solo pude dirigirme a mi recamara, estaba tan cansado mentalmente que solo me tire en la cama mirando al techo  hasta que el sueño me venció.


***Sakura***


- ´Ayer fue un día muy extraño´ -pienso mientras me siento en la cama, miro a mi alrededor-. Esta habitación -susurro.

 -Mamá - escucho una dulce voz miro a mi lado en la cama y hay esta, la pequeña más hermosa que he visto en mi vida, veo como se estruja los ojos- ¿ya es de día? -no puedo evitar sonreír.

-Sí, ya es hora de despertar -aun no entiendo por qué esta niña produce esta sensación en mí.

-Buenos días mi señora, buenos días señorita -dice Hiro al entrar a la habitación.

-Buenos días Hiro –responde la pequeña.

-La señorita Zumi está preguntando por usted señorita, creo que será mejor que salga para que se prepare para la escuela -le dice  Hiro, a lo que la niña obedece sin protestar.

- Mamá ¿Desayunaras conmigo hoy verdad? –pregunta mirándome antes de salir de la habitación, a lo que solo asentí con una sonrisa, para verla salir alegre.

- Si piensa desayunar abajo será mejor que se prepare -dice Hiro acercándose a mí- ¿Quiere que la ayude a levantarse? -dice extendiéndome la mano.

-No, estoy bien por el momento, Gracias  le digo poniéndome de pie y caminando hacia el baño.


Al entrar al comedor no había nadie en él, empecé a contemplar el lugar los cuadros, el tapis, la hermosa lámpara colgante que daba justo al centro de la mesa, me acerco a la ventana que está en el fondo, y veo un hermoso patio, con flores de diversos colores también puedo ver al fondo un árbol de cerezo.

- Buenos días- escucho una voz masculina, me volteo a ver de quien se trata, era... era el mismo hombre de ayer, hoy lucía un pantalón negro, una camisa morada, sin corbata, su cabello castaño estaba alborotado, vi como colocaba su maletín y chaqueta en una silla para acercarse a mí- dije, buenos días Sakura -mi corazón latió rápidamente al ver como su mirada se cruzaba con la mía, se acercó aún más, no podía decir media palabra, no sabía que decir.

-´¿Por qué se acercaba tanto a mí?  ¿Porque tiene esta confianza con migo? ¿Qué es lo que piensa hacer?´ -pensaba mientras sentí su respiración chocar con la mía, sentía como la cara me ardía.

-Buenos días Papá -esta voz lo distrae de lo que pretendía hacer.

-Buenos días Nadeishco -se acerca a ella, un momento.

-´¿Nadeshico? estoy escuchando bien, esta niña se llama Nadeishco´ -pienso mientras miro como la levanta.

- Buenos días mamá -dice al verme.

-Parece que a tu madre le comió la lengua un ratón, ya que no ha dicho nada en todo el rato que tengo aquí -la niña abre los ojos sorprendida.

- ¿En serio? ¿Te comió la lengua un ratón? ¿Pero... cuando? -se escuchan las carcajadas de él.

- Sí que eres ingenua amor, solo es un decir, nadie le comió la lengua -ella respira calmada mientras el solo se divierte con su expresión. 
-Aquí está su desayuno señora -me dice una señora cuando estamos sentamos a la mesa.  

-Gra-gracias –es un rico desayuno, un huevo frito, tostadas, jamón, un poco de puré de papas y un vaso de jugo de naranja.

- Se ve delicioso ¿verdad mamá? -me dice la pequeña con una sonrisa.

- Ya come tu desayuno o llegaras tarde a la escuela -le dice esta joven, que me mira de una extraña manera.

- Si,  Zumi - veo como la niña solo obedece sin protestar y empieza a desayunar, levanto la mirada para encontrarme con este hombre de ojos ámbar, él estaba muy concentrado leyendo el periódico y apenas había probado su desayuno, cuando se detuvo a verme.

- ¿Por qué no comes? ¿A casos no tienes hambre? -preguntan mirándome a los ojos.

- Papá ¿Verdad que mamá me puede llevar hoy a la escuela? –él deja de mirarme para ver a la pequeña.

- ¡No! -respondió Zumi de la nada- digo, no creo que sea buena idea que ella te lleve dada las condiciones en la que se encuentra. Solo lo digo por su bien –su nerviosismo se puede sentir, pero se quedó callada cuando noto los ambarinos ojos de el sobre ella.

-Para mí no sería molestia en acompañarla -dije sin pensar, a lo que él me mira.

-¡Si! Mi mami ira con migo a la escuela - dice la niña contenta llena de felicidad mientras yo no puedo desviar mis ojos de los ojos ámbar de este hombre.

-´¿Qué es lo que me pasa?´ -pienso. 
-Iré por mis cosas -dice la niña parándose de la mesa para salir corriendo, lentamente me pongo de pie y camino tras ella.

 

-No puedo creer que dejaras que ella la lleve a la escuela -escucho la voz de Zumi que sale detrás de una puerta.

- Ya Basta, no es momentos de que discutas -él le responde y por su tono parece agotado, más que enojado.

- Syaoran, y si no lo hago ahora ¿Cuándo será? ¿Cuándo es el momento indicado para hablar contigo? nunca tienes tiempo para mí, siempre estás en la oficina y yo como una estúpida solo haciéndome cargo de Nadeishco como si fuese su madre -me tapo la boca con las manos para no producir ningún ruido por la sorpresa de lo que escucho.

-Si no quieres hacerte cargo de Nadeishco ¿Por qué lo haces entonces? -le pregunta siento como su tono ahora si esta algo molesto.

-Mamá ¿Ya nos vamos? -la pequeña me sorprende, antes de responder solo la tomo de las manos y salimos caminando rápido de la cala.

- ´¿Me habrán visto?´ - pienso mientras un joven nos abre la puerta del auto que esta estacionado justo enfrente.

-Buenos días Jhon- escucho que le dice al joven.

-Buenos días señorita, muy buenos días mi señora es un gusto verla fuera de la casa -dice dirigiéndose a mí.

-Verdad que si Jhon -dice la niña desde dentro del carro- Vamos mamá o se me hará tarde para la escuela. 


***Syaoran***


-¿Que tanto habrá escuchado Sakura de mi discusión con Zumi? -pienso mientras me reclino en mi sillón de la oficina- Dios, olvidaba lo hermosa que es, y pensar que casi la beso esta mañana -escucho como se cierra la puerta de la oficina.

- ¿Que casi besas a quién? -veo a Eriol que se acerca a mí.

-Demonios ¿Es que ya no tocas para entrar? - le pregunto molesto.

- No desde que casi me rompes la cara y ofendes al amor de mi vida solo por hacer lo correcto. Rio a carcajadas.

- ¿Lo correcto?

- Si, lo correcto, y no me cambies el tema ¿Casis besas a quien esta mañana? -lo miro, tiene una mirada seria, de esas de las que no puedes zafarte fácilmente.

-Eriol, quería disculparme por lo de ayer, es que… - intento seguir pero me interrumpe.

- Deja la disculpa para otro momento, si no me quieres decir está bien no te obligare, pero quiero pedirte un favor del cual no aceptare un no por respuesta y tal vez podría perdonar lo de anoche -lo miro intrigado capto mi atención.

- ¿Qué es lo que quieres? -le pregunto con la misma seriedad con la que él me está hablando.

- Necesito que des tu consentimiento para que a Sakura la vea un doctor amigo de la familia Daidouji -sabía que no sería nada bueno.

- ¿Y para qué? ¿Con que fin ver a otro doctor? ya estoy harto de doctores, terapeutas, siquiatras ¿Por qué no mejor haces que tu esposa se regrese a Japón o mejor a Paris y acabamos con mi suplicio? -digo enojado.

-¿Tu suplicio? ¿Tu suplicio? ¿Crees que eres el único que ha sufrido con todo esto? te recuerdo que gracias a ese accidente no me pude casar con Tomoyo como lo teníamos planeado -me dice subiendo la voz.

- ¿Qué quieres decime con eso?

- Justo lo que escuchaste Syaoran Li-  escucho a Tomoyo que entra a mi oficina cerrando la puerta detrás de ella.

-Te dije que te quedaras afuera querida - le dice Eriol, ella solo se le acerca y se pone a su lado.

- Tú no eres el único que ha sufrido todo este tiempo -me mira fijamente- lo mejor que puedes hacer es dejar que Sakura vea a este doctor, estoy segura de que él, la ayudara en estos momentos -insiste con el tema del doctor.

- ¿En estos momentos? en estos momentos lo único que ella necesita es estar tranquila, no que le llenes la cabeza con ideas locas.
- ¿cómo va a estar tranquila cuando ni siquiera sale de una habitación? -dice mientras se acerca a mi escritorio.

- Eso fue decisión de ella, yo no la obligo a que se quede encerada -veo como el rostro de Tomoyo cambia de color.

- Dime ¿Cuándo fue la última vez que entraste a esa habitación solo para saludarla antes de venir al trabajo? o ¿Después de llegar a casa?

- ¿Acaso insinúas que todo es mi culpa? - la reto con la mirada.

- No me hagas responderte esa pregunta Syaoran Li, Sakura te necesita ahora más que antes, no le niegues la ayuda -sigue insistiendo con eso.

- No voy a aceptar que otro doctor le dé falsas esperanza, si no ha salido del trance en el que ella misma se encerró es porque no quiere hacerlo y yo no la obligare, por mí que haga lo que quiera -los ojos de Tomoyo se abren sorprendida por mis palabras.

- ¿De que estas hablando? ¿Acaso?... ¿Ya no la amas? ¿Ya no te importa lo que pase con ella? no me sorprendería después de todo tenías un año que no la veías a la cara, respóndeme algo ¿Qué sentiste al verla? me dirás que ya no sientes nada por ella, que ya esa tal Zumi saco completamente a Sakura de tu sistema. Porque si es así, No te creo Syaoran ¿Y sabes por qué?  Si no te interesara Sakura no hubieras ido a buscarla como loco a nuestra casa anoche -estas palabras provocan en mí una cólera que quema.

- ¡Ya basta! -digo golpeando mi mano contra el escritorio- lo que hago o no, no es de tu incumbencia -tanto ella como Eriol se sorprende de mi reacción, pero no puedo evitarlo estoy harto, cansado no aguanto más.

- Me importa porque se trata de mi mejor amiga y prima ¿qué le paso al Syaoran del cual mi mejor amiga se enamoró? ¿El Syaoran que me prometió cuidarla pasara lo que pasara? ¿Acaso te has vuelto un cobarde? no me digas que Zumi te lavo el cerebro,  es la única explicación a que ya no recuerdes todas esas promesas -no puedo seguir escuchando esto.

- No tienes ni la más mínima idea de lo que estás hablando -ella me mira directo a los ojos.

- Yo sé más de lo que tú te imaginas Syaoran Li -estas palabras me sorprenden ¿Será cierto? ¿Qué tanto sabe? ¿Qué es lo que sabe?

-Ya basta, será mejor que la saques de aquí, no quiero verla más en esta oficina -digo furioso a Eriol, quien se acerca a ella evitando que siga hablando la abraza y comienza a caminar hacia la puerta. Me siento en el sillón y me pierdo en mis pensamientos. 

-Disculpe señor -escucho la voz de Nodoki, al abrir mis ojos ella esta parada frente a mí.

- ¿Sucede algo Nodoki? -le pregunto al ver su rostro algo preocupada.

- Es que ... me preocupe por usted, al ver como se peleó con el señor Hiragizawa y la señora esta mañana, nunca los había visto discutir de esa manera -la miro a los ojos.

- Nodoki, no te preocupes, no fue nada, y… ¿Qué haces aquí a estas horas? - digo volteando mirando mi reloj eran las 6:30 pm. Después miro hacia el mini-bar

- No le recomiendo que tome -estas palabras llaman mi atención provocando que la vea a la cara nuevamente- sé que es un atrevimiento de mi parte pero, ¿Me gustaría que me acompañara a un lugar esta noche? ¿Eso si no tiene ningún compromiso? -me mira como deseando que le dijera que sí ¿Debería hacerlo? Nodoki ha sido mi secretaria durante años, incluso a Sakura le agradaba bastante, no conozco ninguna mujer que confié en la secretaria de su esposo...


***Flash Back***


- ¿Bien Syaoran que te pareció esa joven? –Pregunta después de que la chica saliera de la oficina.

- No estoy seguro, pero según su expediente tiene mucha experiencia ¿Y a ti que tal te pareció? -le pregunto mirándola a los ojos.

- Algo me dice que no es una buena opción -me extraña esta respuesta.

-¿Por qué? está bien preparada -le digo indagando la razón de su comentario.

- Fácil, te puedo decir con tan solo verla cual es la razón de porque no dura mucho en los trabajos -rio de su respuesta, la verdad es que ya no es la misma ingenua de antes.

- Y dime otra vez ¿Por qué tú no puedes se mi secretaria? -le pregunto con una sonrisa.

-Por supuesto que no  puedo ser tu secretaria Syaoran, no puedo tener todas las responsabilidades de ser tu esposa, la casa y ¿También quieres que trabaje para ti? El tiempo no me daría para todo eso, además ¿Y si tenemos hijos? por qué quieres que tengamos hijos o ¿No? -yo solo puedo reír al mirarla, mientras escucho como tocan la puerta- pase -dice Sakura.

- Bu- buenas tardes -saluda una joven al entrar.

- Buenas tardes, disculpa ¿Tu nombre es? –Pregunta ubicando se a mi lado.

- Nodoki Minu - dice la joven algo tímida.

- señorita Minu, puede tomar asiento por favor -le digo señalándole una de las butacas que están delante de mi escritorio.

- Gracias.

- Bien señorita Minu yo soy Li, Syaoran y ella es mi esposa Sakura -le digo señalándole a Sakura quien sigue parada a mi lado- según su hoja de vida, trabajo 5 años como secretaria de una comercial ¿Cierto? -pregunto mientras la observo.

-Sí, trabaje como cajera un año y medio, luego me ascendieron a secretaria del gerente y estuve trabajando en ese puesto hasta que renuncie hace 6 meses -dice mientras observo su hoja de vida.

- y… ¿Por qué renuncio? -escucho como Sakura le pregunta. No había preguntado nada a ninguna de las otras jóvenes que entreviste, ¿Por qué a esta sí? observo la reacción de la joven a esta pregunta.

- Es... es que, puedo decir que por razones personales -dice como evitando la respuesta real a la pregunta.

- Dime algo ¿Qué piensas de las relaciones amorosas entre los compañeros de trabajo? -sigue preguntando mientras da unos pasos alejándose de mi bordeando el escritorio.

- Yo... yo... la verdad no creo que sea buena idea tener una relación amorosa entre compañeros, se... señora –responde mirando a Sakura a los ojos.

- ¿Te gustan los niños? -le vuelve a preguntar sentándose en la otra butaca al lado de la joven.

-¿Eh? sí, me gustan los niños, Es... ¿Ustedes tiene hijos? -pregunta curiosas.

- No, aun no, pero la verdad si nos gustaría tenerlos ¿Verdad Syaoran? -veo como sus mejillas se ponen rosadas, provocando que mi corazón lata más fuerte.

-sí, - es lo único que puedo decir ante la sensación que produce esa mirada suya.

- Y tú ¿Tiñes hijos? -le pregunta Sakura a la joven.

- No, -responde inmediatamente.

- y dime Nodoki ¿Puedo llamarte así? -abro mis ojos sorprendido ¿por qué llamarla por su nombre ni siquiera la conoce? veo como ella solo asiente con su cabeza en son de respuesta- ¿Dónde vives? - escucho la pregunta extrañado - en siu sai wan -responde la joven.

- y eso ¿dónde queda? es que aún no conozco bien la  ciudad -dice con una sonrisa.

- Queda al sur de aquí por la autopista a unos 20 minutos -dice la joven.

- Ya veo, y… ¿Si digo que tu horario de trabajo es de 8:00am hasta las 5:00pm tendrías algún problema para llegar puntual? -esa pregunta me impacta mucho, ¿Está negociando con ella?

- No, no tendría problemas -dice algo confundida al igual que yo- si mi querido esposo se queda hasta tarde, que en ocasiones suele hacerlo por la cantidad de papeleo que tiene, no tienes que quedarte, solo si él no me llama para decirme ¿Te molestaría hacerlo tú? -tanto la joven como yo nos quedamos con la boca abierta al escuchar estas palabras.

- Cariño -miro a Sakura con una mirada de ¿Qué haces? ella solo me regresa una de sus hermosas sonrisa.

- A ver, ¿Minu sabes tomar mensajes, manejar una centrar telefónica, como archivar y clasificar documentos, manejar una computadora? -le pregunto mientras veo como asiente la cabeza en son de respuesta en cada tarea que menciono- ¿sabes cómo tomar notas en reuniones, tomar dictado? -y me sigue respondiendo que sí.

- y si en un caso hipotético  -me interrumpe Sakura- yo llamo por teléfono para que Syaoran investiga por que mi tarjeta de crédito no pasa en la tienda y él está en una reunión importante ¿qué harías?

- Pues, realmente no creo prudente interrumpir una reunión importante si es porque su tarjeta no pase en la tienda -dice mientras ve a Sakura quien se refleja una sonrisa ligera- y si, él está en una reunión de suma importancia y yo o alguien llama para decir que estoy en el hospital o que algo malo me paso ¿Qué harías? -veo como el rostro de la chica cambia ligeramente a uno se asombró y luego extrañado justo como el mío.

- Pues... creo que lo correcto sería que entrara lo más discretamente posible a la oficina para pasarle una nota al señor -veo como la misma ligera sonrisa brota del rostro de Sakura.

- Bien, creo que por el momento no tengo más preguntas ¿tú tienes alguna otra Syaoran? -dice para mirarme con esa sonrisa pícara, que me deja sin ánimos de seguir.

-No, creo que no tengo más preguntas por ahora, te puedes retirar, seguiré evaluando a mas candidatas, cualquier cosa estarás recibiendo una llamada nuestras -le digo mientras se levanta de la silla, veo como se despide y camina hacia la puerta, Sakura no deja de sonreír como si fuera un niño que encontró su juguete.

- y ¿qué le parece esta joven señor Li? -me pregunta con la misma sonrisa.

- Pues tiene experiencia como secretaria, y está estudiando leyes - digo mientras mis ojos se concentran en el expediente de la joven.

- Bueno yo pienso que ella es la joven perfecta para el puesto de tu secretaria -siento un escalofrío que recorre mi cuerpo, es que Sakura está justo detrás de mi sillón y hablándome al oído.

- De treinta y dos chicas que hemos visto es la única a la que no me dejaste entrevistar. Y ahora ¿Crees que es la que está mejor calificada? -le pregunto volteando la cara para quedar justo frente a la de ella mirándonos justo a los ojos- ¿Por qué? -le pregunto sin moverme, veo como ella se endereza y con una sonrisa.

-Sencillo, ella es la única que no te comió con la vista.


*******End Flash Back********


-Señor, ¿está bien?- escucho la voz de Nodoki sacándome de mis recuerdos.

- Si,  es... estoy bien –respondo sin mirarla- ¿y a dónde quieres que te acompañe? -pregunto mirándola con gentileza.

-Entonces recoja sus cosas ya es tarde y tenemos que irnos -me dice con una sonrisa en su rostro. 
- ¿Trajiste tu auto? -le pregunto mientras estamos en el ascensor.

- No Señor -me responde con la mirada al suelo.

- Entonces iremos en mi auto -al salir del ascensor nos dirigimos a mi estacionamiento- y bien ¿A dónde vamos? -le pregunto una vez estamos en el auto.

-Al sur por la autopista principal, yo lo guiare -dice sonriendo a lo que yo solo en siendo el auto y salgo de la torre de las Corporaciones Li, ninguno de los dos dice nada en el camino-. En la próxima salida -me dice al fin después de unos veinte minutos después de que entramos a la autopista, tomo la rampa que me indico, sigo corriendo unos diez minutos más- es dos calles más adelante a la izquierda -obedezco a lo que me indica- ahora a la derecha en la esquina -hago lo que me indico otra vez- es aquí -dice señalando una antigua iglesia, me detengo frente a ella, apago el motor y luego miro a Nodoki.

- ¿Qué es lo que hacemos aquí? -le pregunto, y ella solo se ríe.

- Ya vera -me dice mientras abre la puerta del auto para salir, yo hago lo mismo.

- Nodoki, podrías decirme ya ¿Para qué me trajiste aquí? -le pregunto a lo que ella solo vuelve a reír, invitándome a entrar en la vieja iglesia. 

 

Notas finales:

Espero  valiera la espera.

reitero las disculpas por la demora, es que en este tiempo he estado ocupada con el trabajo, problemas con el internet, la paguina no queria acceptar mi clave (yo la escribia mal. jeje), mi abuela fallecio, por eso  no habia podido actualizar.

en fin ya estoy aqui y nada me detendra (claro a menos que algo me ocurra a mi. jejej Dios me libre)

pero bueno 

espero comentario y mas lectores

 

xoxox 

Usted debe login (registrarse) para comentar.