Fanfic Es
Fanfics en español

Segadores (Saga Primera) por Tsunami Akira

[Comentarios - 146]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

Hola a todos. ¡Lamento mucho la tardanza! Pero regrese a la Universidad y eso acarrea responsabilidades y compromisos y demás cosas. 

En fin, el capitulo me salió un poco largo, creo que es el más largo que he escrito por lo que sise corta en mitad de sus lecturas, lo continuare en los COMENTARIOS FINALES. 

Por favor, espero que me digan sus opiniones con respecto a este capitulo: si lo hice muy largo, muy pesado, si la historia va lenta, lo que sea, lo apreciaría mucho. 

Hasta la proxima y feliz lectura. 

“No sé muy bien como comenzar con este tipo de cosas pero, creo que comenzare con lo básico. Mi nombre es Joshua Before, primogénito de mis padres: Josue Before y su esposa, mi madre: Cáterin Before. Mi padre me ha dicho que sería buena idea que escribiera un diario, una especie de recordatorio que me ayude a recordar tanto los buenos momentos como los malos, de esa forma, en un futuro, cuando herede la corona de mi padre, podre leer éste mismo diario y comprobar por mí mismo, cuanto he crecido desde éste preciso momento. Como dije, no sé muy bien conque tipo de información debería llenar las siguientes paginas… Tengo nueve años y un hermanito de cinco cuyo nombre es: Jaime, llamado así por el difunto hermano de mi padre, el cual murió de niño de una extraña enfermedad que tardó en ser diagnosticada. En un principio mi padre me dijo que deseaba llamarme: Jaime, en honor a su hermano fallecido pero, al final se decidió por Joshua, nombre de su padre, mi abuelo.”

            “Ha pasado una semana desde que escribí el último pasaje y, fuera de lo contado anteriormente, no tengo gran información sobre mí que merezca estar en estas páginas. Tengo buena salud física, mi madre y abuela dicen que soy un niño atractivo que tendrá facilidad para conseguir esposa en algún futuro, mi hermanito y yo somos muy unidos, jugamos casi todo el tiempo, el maestro de armas me entrena seguido en combate cuerpo a cuerpo, con diferentes tipos de armas blancas y armas a larga distancia. Me gusta, lo encuentro refrescante y entretenido. ¿Qué más podría poner en estas hojas en blanco? ¡Ya sé! Como muchos hombres y mujeres en este reino, el color de mi piel es un poco oscura, no somos negros, para nada, pero tampoco somos blancos… Es muy extraño, ya lo sé pero, no sé me ocurre una mejor forma de explicarlo, lo siento.”

            “¡Vaya! Ahora sí que me tarde en escribir nuevamente en este diario, han pasados dos meses desde la última escritura. Seguramente estás pensando: , ¿cierto?, ¿es eso lo que estás pensando? ¡Qué bueno, porque es la verdad! Mi padre dijo que la otra semana me llevara al reino de Dragma para que conozca a la familia real de ese lugar. ¡Estoy súper emocionado! Nunca antes había salido del reino de Before y mi padre siempre habla maravillas del reino de Dragma, al parecer, nuestras familias han sido grandes amigas desde tiempos anteriores a mis abuelos y, por si no fuera poco, ¡pasaremos por el Bosque Verde!, mi madre dice que es un lugar increíblemente bello, lleno de vida que, en ese lugar, se podía sentir, ver, escuchar, oler y hasta probar la paz y calma que reina en ese pintoresco lugar. Mi madre dice que muchas de sus citas con mi padre, en su época de príncipe, fueron precisamente en el Bosque Verde. ¡Muero de ganas de conocer ese lugar, así como el reino de Dragma! ¡Oh! Antes de que lo olvide, tengo algo muy importante que comentar. Exactamente en una semana, el día que iremos a Dragma, será mi décimo cumpleaños y, según mi padre, el hijo único del rey de Dragma, cuyo nombre es: Wilfred, al igual que yo, cumplirá diez años, ya que, al parecer, ambos nacimos el mismo día. ¡Es tan extraño! Ansió conocerlo, al menos así, tendré a alguien de mi edad con quien platicar y con quien poner en practica mis lecciones de espada y combate cuerpo a cuerpo. Bueno diario, te dejo, volveré a tus páginas cuando tenga algo importante que anotar. Hasta pronto.” 

            “¡Te juro! ¡Te juro por lo más sagrado de este mundo que no era mi intención olvidarte, querido diario! Veraz… Es que a penas regrese al reino de Before. ¡Vaya! Desde la última vez que escribí en tus blancas páginas ha pasado de todo… Sin embargo, todo en este castillo sigue en su lugar; mi habitación en el último piso de una de las torres, todos los muebles limpios y bien sacudidos, salvo tú. Cuando abrí el cajón del mueble te encontré en la misma posición en la que te deje hace un año. Solo que ahora, estabas lleno de polvo por la falta de uso. Tengo tantas, pero tantas cosas que contarte que, francamente, no sé por dónde comenzar. Empezare por el principio, ¿recuerdas cuando te escribí sobre mi décimo cumpleaños y que mis padres me llevarían a mí y a mí hermano a conocer a la familia real del reino de Dragma? ¿Si? Bueno, lo hicieron. Ese día salimos temprano con una escolta de más de cien caballeros a caballo, todos armados de pies a cabeza con una larga comitiva de carruajes llenos de agua y bebida para todos. Tardamos unos días en llegar a Dragma, días que podrían ser solo dos de haber ido en menor grupo pero, como en el camino llamado: Paso Largo, llamado así porque es un largo sendero que pasaba justo en medio de dos altas murallas de roca. Lugar famoso por los bandidos que se apostan en lo alto de ambas paredes de roca para asaltar a los que pasan por en medio usando ballestas u arcos y flechas. Afortunadamente, nada grave nos sucedió.”

            “Conocí el tan aclamado Bosque Verde, a ese lugar llegamos en tan solo unas horas de viaje tras salir de Before y era, como mi madre me lo había dicho, el lugar más hermoso que jamás allá visto antes. Los árboles eran tan hermosos, altos y con brillantes hojas verdes; había varios caminos que daban con diferentes salidas y un bello lago de agua cristalina justo en mitad del bosque, parada famosa para los distintos animales que allí habitaban. Algunos árboles y arbustos daban frutos que, tras lavarlos apropiadamente, eran una gran fuente de alimento. Nosotros y la comitiva decidimos acampar por un día en tan majestuoso y pacifico lugar.”

            “Uno de los caballeros de mi padre me llevo a caballo a conocer el bosque más internamente. Bajo las ramas de los árboles, el sol a penas si podía llegar, por lo que el viaje fue cómodo y refrescante. Nos topamos con diferentes animales: desde ciervos, hasta familias de conejos y zorros. Afortunadamente, salimos del reino con suministros suficientes para varias semanas, gracias a ello, no había necesidad de cazar para alimentarnos. Hubiera sido una verdadera lástima matar a esas familias de conejos y ciervos para comer su carne. Sé que la cacería es necesaria para que el hombre coma y sobreviva pero, en ese bosque, todo deseo malicioso o codicioso, por alguna razón, se volvía verdaderamente insoportable de concebir. ¿Cómo explicarlo? El Bosque Verde estaba cargado con una energía tan llena de vida que, la sola idea de arrebatar una vida, fuese de animal o no, se tratase de supervivencia o no, se volvía odiosa e inconcebible. En resumen, en ese bosque, la sola idea de matar era repugnante.”

            “Después de que el caballero me llevo a una cueva que descendía quien sabe cuántos metros bajo tierra, regresamos con la comitiva. Dormimos cómodamente esa noche y luego, a la mañana siguiente, partimos a Dragma. Los días siguientes pasaron sin novedades: seguíamos, nos deteníamos a descansar, a comer, a estirar las piernas  y a entrenar un poco con la espada para no oxidarnos, como solía decir mi maestro de armas, hasta que un buen día, vislumbramos a la distancia las altas murallas que resguardaban celosamente el reino de Dragma. Aun puedo escuchar el sonido que hizo el cuerno en la entrada para dar aviso de nuestra llegada.”

            “El blasón de Dragma era una muralla blanca sobre un fondo negro mientras que el blasón de Before era una espada ancha vertical con una corona sobre la punta. Entramos y, tras ser recibidos por miradas curiosas de gente, finalmente llegamos al castillo de la familia real de Dragma. Fuera del castillo, la familia real nos esperaba. Al bajar del carruaje fui recibido por una decena de mujeres que eran las sirvientas y, separados lo suficiente para dejarnos pasar, del otro lado los mayordomos, al igual que las mujeres, nos dieron la bienvenida y, al final de esa fila de hombres y mujeres, la familia real nos esperaba.”

            “No podía haber gente más diferente y, aun así, nuestras familias eran amigas de siglos atrás. El rey de Dragma, al igual que su hijo único, ambos eran de piel blanca, con ojos azules y un hermoso y lacio cabello rubio; la esposa del rey era una joven y esbelta mujer, muy atractiva y con bello y largo cabello castaño, ondulado hasta la espalda media. Los reyes se saludaron con un abrazo amistoso y las reinas con un sencillo beso en las mejillas. Los príncipes, es decir, yo y el príncipe Wilfred, nos observamos, nos estudiamos mutuamente. Supuestamente, ambos nacimos el mismo día, por lo que los dos teníamos diez años de edad. Él era de mi misma altura, solo que blanco, rubio y con ojos azules, mientras que yo era de piel un poco oscura, acaramelada, tal vez. Mi cabello era negro y mis ojos marrones. Sin embargo, había algo más a mi favor. Yo era más robusto. Pese a compartir la misma altura, yo demostraba tener un poco más de músculos mientras que él, era un poco flaco y hasta se veía debilucho.”  

            “Nos dimos la mano, tratando de parecer más maduros de lo que en realidad éramos. Mi hermanito Jaime era un poco tímido con los extraños, por lo que tardo un poco en acoplarse al nuevo reino. En fin, podría pasar horas y horas escribiendo en tus blancas paginas, querido diario, pero la verdad es que no todo lo que vivimos el último año fue de vital importancia y, si aun así me molesto en escribir todas mis aventuras, temo que todas tus hojas se llenen prematuramente, por lo que únicamente escribiré lo esencial de éste último año que estuve fuera.”

            “El príncipe Wilfred y yo, tras unos días de conversaciones amistosas, nos dimos cuenta que teníamos tanto en común; no solo compartíamos la misma edad, la misma altura y el mismo día de nacimiento, sino que también el mismo sentido del humor y hasta pasatiempos similares. Mi hermanito y yo éramos muy parecidos físicamente pero, completamente opuestos. A Jaime le gustaban las artes, los libros, la cultura, los juegos intelectuales y a mí, las batallas, los entrenamientos físicos y los juegos que requerían fortaleza física. El príncipe Wilfred, era tan diferente a mí, al menos físicamente e, inclusive, su acento y forma de hablar no eran los mismos que los míos pero, aun así, compartíamos mismos gustos para casi todo. Me atreveré  a decir que el príncipe de Dragma era más hermano mío que mi propio hermano de sangre.”

            “Pasamos unas semanas en el reino de Dragma y, para ese entonces, yo me había enamorado del reino y no quería dejar a mi nuevo mejor amigo y compañero de aventuras, así como mi rival en los entrenamientos con espadas y en las carreras de caballo. Jaime también se había interesado en la cultura de Dragma, en sus juegos, en su música, en los diseños de las casas y del castillo, cosas que yo, por supuesto, no tenía en consideración. En fin, cuando llegó el momento de partir, le pedí a mis padres si podía quedarme en Dragma una temporada, sabía que la respuesta de mis progenitores podría ser negativa, por lo que tuve la astucia de preguntar durante la cena, cuando todos estábamos reunidos en el gran comedor, degustando nuestros alimentos. Como sospeche, la respuesta de mis padres fue negativa, afortunadamente, los reyes de Dragma se aliaron conmigo y les dijeron a mis padres que ellos me cuidarían y se harían responsables de mí. Ante eso, mis padres no pudieron decir nada y tuvieron que aceptar. Wilfred y yo tuvimos que reprimir una risa de victoria.”

            “El tiempo siguió su marcha, mis padres se fueron junto con mi hermanito, Jaime y yo me quede como huésped de honor en el reino de Dragma y así, muchas, muchas cosas pasaron. Como la educación era de vital importancia para todo príncipe, yo y Wilfred tomábamos clases juntos, luego entrenábamos juntos, cabalgábamos juntos, jugábamos juntos, comíamos juntos y hacíamos muchas otras cosas juntos. Éramos verdaderamente inseparables. El año había terminado más rápido de lo que había imaginado.”

            “Sin embargo, antes de regresar al reino de Before, la familia real asistió a un evento que ocurre una vez al año en Dragma. La llamaban: La Selección. Un torneo donde podían participar todos los hombres menos de sesenta años y mayores de los doce. Yo quede impresionado con ese torneo, ya que era tan diferente a como hacíamos las cosas en Before. Déjenme explicarles, La Selección se llevaba a cabo con el propósito de elegir a los Caballeros Reales, estos serían los hombres más fuertes y hábiles de todos, ya que su misión sería proteger el castillo real, a la familia real y los alrededores de donde vivían; los segundos eran los Soldados o Caballeros Montados, como les conocía dentro de Dragma, estos serían los más números en ser elegidos ya que eran la fuerza militar de Dragma, los soldados que salían fuera del reino a la guerra, por supuesto, debían ser hombres fuertes pero, por encima de todo, resistentes. Finalmente, los últimos hombres en ser elegidos en, La Selección, eran los Caballeros Internos, estos eran los hombres que patrullaban a caballo el interior del reino para asegurar el orden.”

            “La Selección era un evento muy raro, al menos para mí, ya que en el reino de Before, el titulo de caballero, junto con las responsabilidades que implica, se hereda de padre a hijo y ahí, ese titulo debe ganarse en una competencia de fuerza, habilidad, velocidad y resistencia. En otras palabras, no importaba que tan humilde sea la persona, si era lo bastante bueno podía llegar a ser caballero. Aunque claro, dependiendo de en cual de las tres categorías caigas, es la cantidad de poder y autoridad que el hombre ejercerá. Los Caballeros Reales, por tratar directamente con la realeza del reino, eran los que más autoridad ejercían; los Caballeros Montados eran respetados y temidos pero, no ejercían ningún tipo de autoridad, ya que estos siempre debían obedecer a los generales u a otros hombres de posición igual de alta en la milicia. Los Caballeros Internos solo ejercían una poca autoridad a los civiles pero, no podían obligarlos a hacer cosas que estos mismos no quisieran.”

            “Una vez terminada La Selección de ese año, la cual dura una semana, más de cien hombres son seleccionados según las habilidades que hayan mostrado y colocados en una de las tres categorías de caballeros que ya mencione con anterioridad. Por supuesto, el puesto de Caballero Real era el más difícil de conseguir, ya que no bastaba con ser fuerte y habilidoso en combate, sino que también debías ser leal y devoto a la familia real, sin lo anterior, no importaba que tan bueno haya sido el hombre en las competencias físicas, jamás conseguiría el puesto. Para obtenerlo, había que pasar otras pruebas diferentes, solo que nunca se me ocurrió preguntar cuales eran esas pruebas, por lo que no lo sé.”

            “Me despedí de mi mejor amigo, Wilfred, al que ahora llamaba simplemente: Wil, mientras que el me llamaba, Josh. Como en la primera vez que nos saludamos hace un año atrás, en la actualidad nos despedimos de la misma manera: nos dimos la mano como dos hombres que se despedían para reencontrarse en un futuro no muy lejano.”

            “El viaje de regreso a Before fue un poco más rápido que el que hice con mi familia para llegar a Dragma. Una vez en mi hogar, una gran fiesta de bienvenida me recibió del otro lado de las puertas de la muralla y, una vez en el castillo de mis padres, una segunda fiesta me esperaba, solo que esta era de cumpleaños. Había cumplido once años desde mi estadía en Before, Wil y yo festejamos juntos nuestro cumpleaños, ya que ambos nacimos el mismo día. Mi madre me abrazó como nunca antes había hecho, se alegraba tanto de verme que, sin querer, comenzó a llorar de felicidad y, según ella, crecí unos cuantos centímetros más y supuestamente, gane un poco más de musculosos. En pocas palabras, fue un día feliz.”

            “Mi hermano, Jaime, había un crecido un poco pero, aun se le notaba esa clásica fragilidad emocional y física con la que lo recordaba. No había cambiado mucho. En fin, hasta llego por hoy. La fiesta fue divertida, comí los deliciosos platillos que las sirvientas preparan y, cuando me alistaba para dormir, casualmente revise el mueble y aquí tengo encontré, perdón por haber tardado tanto en escribir. Hasta pronto y hasta que tenga nuevas cosas interesantes que contar.”

            “¡Cuatro años! ¿Puedes creerlo? ¡Cuatro, malditos, años han pasado desde la última escritura! Lamento no haber escrito nada en todo este tiempo es que sinceramente, no había nada que valiera la pena contar, por lo que pensé sería mejor dejar pasar el tiempo y llenarte nuevamente con emocionantes y excitantes historias de mis aventuras y no solo con las cosas mundanas y aburridas de todos los días. Pues bien, comencemos… Después de la última escritura que fue hace cuatro años, han sucedido todo tipo de cosas diferentes, primero que nada, deje de ser aquel pequeño niño que se emocionaba por cualquier cosa y ahora, aunque solo tenga quince años, ya soy todo un hombre. Tengo que afeitarme cada semana para evitar que la barba y el bigote inunden mi rostro. Me he vuelto especialmente alto y fornido, ahora puedo sostener una batalla contra los hombres maduros de mi padre y hasta he logrado vencer a unos cuantos. Ya soy capaz de montar un gran caballo de carreras sin el menor temor y manteniendo al animal dominado en todo momento y, por si no fuera poco, ahora soy capaz de salir del reino de Before cuando quiera.”

            “¿Qué más? ¿Qué más? ¡Oh, si! Un año después de mi regreso al reino de Before, Wil, el hijo único de los reyes de Dragma, paso una temporada en mi reino, tal y como yo lo hice en el suyo. Al igual que yo, él también ha crecido en todo este tiempo, ya no es aquel niño delgado, casi flacucho al que tomaba por un debilucho. Se había vuelto un hombre atractivo con una larga melena rubia, una magnifica piel blanca y un cuerpo casi tan musculoso como el mío, aunque claro, yo siempre he resultado ser más musculoso que él en todo momento. Como en antaño, lo hacíamos todo juntos y, por más mal que suene lo que voy a escribir, una parte de mí hubiese deseado que Wil fuese mi hermano de sangre, no el rechoncho de mi hermano, Jaime. ¿Jaime? ¿Qué puedo decir de él? No mucho, la verdad. A diferencia de mí y de Wil, el tiempo no lo favoreció mucho. Había dejado de ser aquel niño pequeñito y delgaducho, eso si, pero no cambió para mejor. Ahora era un chico un tanto gordinflón, torpe y debilucho que se la pasaba estudiando y estudiando, encerrado en la oscuridad de la biblioteca del castillo. Siempre que lo veía estaba comiendo algo y lo que comía no era especialmente nutritivo. Jaime se llevaba cualquier alimento grasoso a la boca y cualquier postre dulce que encontrase. Cuando no devoraba un enorme libro repleto de polvo, devoraba una tarta de chocolate o varios platos de costillas de cerdo. En otras palabras, él y yo éramos tan opuestos que, sinceramente, me sorprende que ambos hayamos salido de la misma mujer. Aunque, según Wil, eso tenía algo de divertido. Según él, Jaime sería mi versión de pequeño si yo fuera más gordo y torpe y, a su vez, Jaime sería como yo en algunos años si decidía dejar la comida y los libros.”

            “La sola idea, más que divertirme, me parecía aterradora. ¿Ser igual a Jaime? ¡Que horror! Sé que es duro pero, honestamente, la gente con sobrepeso…, no lo sé…, me da un poco de asco. Cuando veo aun gordo, no puedo evitar ver con repugnancia su enorme y grasienta barriga, sus horrorosos cachetes enormes, sus dedos como salchichas…, sin mencionar que sudan mucho y que luego, apestan a muerte. Cada vez que me cruzo con Jaime por casualidad, ya que en los últimos años, después de mi llegada de Before, había comenzado a desentenderme de mi pequeño hermano y más ahora que comenzaba a ponerse gordo. Pero en fin, cada vez que me cruzaba con él por casualidad y le veía la barriga saltona, sus cachetes grasosos, sus ropas apretadas que marcaban con repugnancia su figura y el sudor que le cubría el rostro, inmediatamente me iba a entrenar con la espada o con los otros hombres. En otras palabras, la sola imagen de mi hermano me hacía querer hacer más y más ejercicio, solo para no parecerme a él, ya que, desafortunadamente, Wil tenía razón en lo que me había dicho. Jaime y yo éramos muy parecidos físicamente, tanto que cada vez que lo veo así de gordo, es como si me viera a mí mismo, lo que me empujaba a hacer el doble de ejercicios.”

            “Sigamos adelante. Dejando de lado la repugnante bola de grasa en la que se convertía mí hermano cada día que pasaba, la relación que tenía con Wil se hacía cada vez más cercana, tanto así que un día, hace un año, cuando celebramos juntos nuestro catorceavo cumpleaños, ambos nos percatamos de una cosa que, hasta el momento habíamos ignorado. Descubrimos el encanto y la belleza de las mujeres.”

            “Antes de descubrir nuestro interés por el sexo femenino, ambos nos la pasábamos jugando con otros chicos de nuestra edad, entrenábamos y cabalgábamos juntos en un grupito de amigos cuyo único interés era el ejercicio y pasarla bien en nuestra compañía. Como era de esperarse de mi rival, Wil y yo éramos los mejores en combate cuerpo a cuerpo y en las carreras de caballos, luego, tras nuestro catorceavo cumpleaños, Wil y yo nos inventamos una nueva forma de competir entre nosotros. ¿Qué cual era esa nueva competencia? Muy fácil, ambos competíamos en ver quien de los dos conquistaba más mujeres.”

            “Nuestro gusto por el sexo femenino comenzó, como muchas cosas nuestras, al mismo tiempo. Ambos estábamos celebrando en el reino de Before cuando de pronto, nuestras miradas se posaron, casi al mismo tiempo, en una chica noble que se encontraba entre la multitud, muy bella, usaba un esplendido vestido escotado que resaltaba la blancura de su generoso busto. El rostro de la chica, la cual se llamaba Britany, era muy lindo y bondadoso, quizás demasiado lindo para el cuerpo tan erótico que tenía.”

            “Debido a la educación que nos impartieron nuestros padres, más específicamente nuestras madres, nos acercamos respetuosos a la linda joven que, para nuestra sorpresa, nos llevaba un año de diferencia. Así es, ella tenía dieciséis años y nosotros solo quince, aunque, pese a la pequeña diferencia de edad, ambos nos veíamos demasiado maduros para la edad que teníamos.”

            “Me avergüenza un poco admitirlo pero en esa primera competencia, Wil me venció. Britany sentía atracción hacía los hombres de piel blanca y ojos azules y, de ser posible y si tuviera mucha, mucha suerte, de cabellera rubia, por lo que cuando Wil se le acercó para cortejarla, ésta no opuso mucha resistencia. Sonreía cada vez que mi amigo le hablaba, ella lo veía con ojos brillantes y se reía de todos los malos chistes que decía. Cuando Wil la invito a bailar, Britany inmediatamente dijo que si, es más, creo que Wil ni siquiera terminó de articular la pregunta cuando la chica dijo emocionadamente: < ¡Si, si quiero!>. Fue una completa derrota. Ella apenas si me veía y me hablaba, toda su atención estaba en Wil. Aunque suene infantil, esa vez me enoje, ambos compartíamos el cumpleaños y ahora, mi mejor amigo bailaba con una atractiva chica mientras yo me quedaba atrás mirándolo divertirse. Solo para no quedarme atrás, saque a bailar a otra chica, era bonita y graciosa, no tanto como Britany pero, como decían algunos de mis amigos, algo era algo, aunque fuera poca cosa. Poco de algo era mejor que mucho de nada.”

            “A partir de ese día, él y yo incluimos a las mujeres en nuestras competencias diarias. A cuantas chicas podíamos conquistar en un solo día o en algunas semanas, con nuestra pandilla de amigos como testigos. Obviamente, como herederos al trono, muy pocas mujeres nos rechazaban, casi todos nos aceptaban por igual, lo que hacía la competencia un poco aburrida y sin mucho chiste. Por lo que a los quince años, cambiamos un poco la dinámica de nuestras conquistas. La competencia ya no se trataba sobre conquistar los corazones de las chicas, sino conquistar sus cuerpos. Así es, nuestras nuevas competencias eran ahora sexuales. Competíamos para ver a cuantas chicas podíamos llevarnos a la cama y cuanto durábamos en pleno acto sexual. Aunque cueste creerlo, las mujeres de Before y de Dragma, se respetan mucho a sí mismas, por lo que aun cuando éramos jóvenes, fuertes, atractivos y herederos de nuestros respectivos reinos, las mujeres se resistían a dormir con nosotros.”

            “¡Con orgullo escribo que en nuestra primera competencia sexual de ver quien lo hacía primero, yo gane! Wil pudo haber conquistado el corazón de una chica antes que yo, pero yo conquiste el cuerpo de otra más rápido de lo que él lo hizo, por lo que me enorgullezco. ¿Que quien era la chica, querido diario? Nada más y nada menos que lady Verónica. Compartíamos la misma edad, era atractiva y de busto grande, con buenas caderas y sospecho que ya estaba enamorada de mí de tiempo atrás. Era la primogénita de una familia noble amiga de mis padres, a menudo nos veíamos para jugar cuando éramos pequeños y, tras mi partida de un año a Before, deje de verla hasta hace poco. Debo admitir que cuando la vi por primera vez después de varios años, la imagen de la pequeña niña plana y delgaducha, se borró para abrirle paso a una mujer de curvas peligrosas e incitantes. Ambos nos excitamos mutuamente al vernos. Le presente a mi mejor amigo, ella lo saludo con cortesía pero sin quitarme los ojos de encima, luego una conversación llevo a otra, esa otra a otra y, finalmente, yo la tocaba. Masajeaba torpemente y delicadamente sus pechos. ¡Eran tan suaves! Sus pezones se le pusieron duros y fue entonces que ella me tocó a mí. No mentiré, ambos estábamos asustados pero ansiosos por más. Ya teníamos la edad para saber todo lo relacionado al sexo pero, saber teóricamente algo y ponerlo en práctica luego, era un asunto completamente diferente. Ambos lo hicimos.”

            “Ya no podíamos soportarlo, la tome de la mano y me la lleve a mis aposentos, teniendo cuidado de no toparme con un familiar o con uno de los sirvientes personales de mis padres, llegamos. Nos desnudábamos rápidamente y torpemente mientras nos besábamos, ambos nos deseábamos mutuamente y fue así que, por primera vez, vi a una mujer desnuda. No podía recordar nada más maravilloso que su cuerpo desnudo: su bello y sonrojado rostro que respiraba nerviosamente, su larga cabellera negra, sus grandes pechos con pezones oscuros, su esbelta figura y su entrepierna que estaba cubierta por una delgada capa de vello. Me tenía hipnotizado. Ella también veía mi cuerpo desnudo y, debo reconocer que me sentía avergonzado. Ella era la primera mujer que me veía de esa forma y el nerviosismo que sentía solo volvía más grande y dolorosa mi erección. Mi pene se movía de arriba abajo y yo, no sabía que hacer ahora. Ella tomó la iniciativa.”

            “Tomó mi miembro con gentileza, sus manos eran cálidas y suaves, se acercó a mí y luego, metió su lengua en mi boca mientras frotaba mi pene de arriba abajo, cada vez más rápido. Luego de que terminó de besarme, chupo el lado derecho de mi cuello, bajó lentamente hasta llegar a uno de mis pezones, se lo metió a la boca y comenzó a lamerlo y a succionarlo. Continuó bajando hasta que llego a mi miembro, se le quedo mirando por largos segundos y luego, para mi asombro y gran excitación, lo introdujo dentro de su boca y empezó a chuparlo. No dure ni dos minutos, tuve mi primer orgasmo y ella, se bebió todo el líquido que salió de la punta de mi pene.”

            “El orgasmo fue sensacional y, aun así, no estaba satisfecho, mi pene quería más y más. Me olvide de mi vergüenza y tome la iniciativa, la tire debajo de mi sobre la cama, tome mi miembro, listo para penetrarla pero, como no encontraba el agujero de acceso, ella tuvo que ayudarme al guiar mi pene, en cuanto la tenía lista, la penetre. La calidez y la humedad de su cuerpo envolvía mi pene y para ese entonces, yo empujaba mis caderas de atrás hacia delante, me convertí en un perro en celo. Ya no pensaba con la cabeza, solo quería seguir y seguir, deseaba vaciar toda mi carga dentro de ella y así lo hubiese hecho pero cuando se lo dije entre jadeos, ella me dijo que adentro no, de lo contrario, existía la posibilidad de que la dejara embarazada. Le hice caso y tuve mi orgasmo fuera de ella, salpicando su abdomen y parte de sus pechos con mis gotas blancas…”

            “Caí encima de ella, agotado y respirando trabajosamente pero, muy satisfecho de lo que había hecho. Cuando nos calmamos, le pregunte donde había aprendido todas esas cosas que me hizo y luego me revelo que su prima de veinte años, la cual estaba prometida con un noble de alguna familia del reino, le enseñó trucos para satisfacer a los hombres. Yo no conocía a su prima pero, una vez me volviera rey de Before, me aseguraría de darle una recompensa generosa por compartir sus conocimientos con su familia.”

            “Desconozco el tiempo que  duramos en plena acción puesto que una vez terminado el acto sexual y, tras regresar al exterior del castillo, Wil ya se había ido. Unos días después me dijo que se había acostado con dos bellas chicas en un prostíbulo situado en la parte baja, pobre y vulgar del reino. Obviamente tuvo mucho cuidado al entrar al local, si alguien lo hubiese reconocido como el príncipe de Dragma, se hubiese metido en muchos problemas con sus padres. Tras perder la virginidad con esas mujeres, mi mejor amigo comenzó a frecuentar cada vez más aquellos prostíbulos. La verdad es siempre desconocí la cantidad de esos establecimientos que había en mi futuro reino, nunca antes había ido a la parte vulgar de Before, mis maestros me dijeron que esos lugares eran de mala muerte y que solo gente de dudosa reputación y moral, los frecuentaban. Yo nunca iba, por lo que a menudo Wil me molestaba diciéndome que no tenía las agallas para hacerlo con una mujer diferente a Verónica.”

            “Tanto Wil como yo concordábamos que Verónica era una chica de belleza erótica y ningún hombre quedaría insatisfecho con ella pero, en palabras de mi mejor amigo: comer siempre la misma comida, jugar siempre el mismo juego y hacerlo con la misma mujer todos los días, puede volverse monotono y aburrido. Hay que experimentar cosas nuevas y no encerrarse con una misma opción. Era lo que siempre me decía, aunque yo, nunca le hice caso. A decir verdad, la sola idea de tener sexo con una mujer que tuvo a quien sabe cuántos hombres dentro, me parecía repugnante; al menos con Vero, como yo empecé a llamarla cariñosamente, siempre sabía que yo era su primer y, por el momento, único hombre.”

            “Pese a que los dos teníamos mujeres en nuestra vida, ni él ni yo supimos lo que era el verdadero amor. Nunca creí que Wil llegase a enamorarse al menos una vez, para él, las mujeres eran solo carne que deseaba probar y unas caras bonitas que se veían bien con joyas, vestidos y luciendo lindas y calladas. No hay nada mejor que una mujer que sabe guardar silencio, que sea obediente y respetuosa y, por supuesto, lo más importante, que sea hermosa. Era una de las frases favoritas de mi mejor amigo. En cuanto a mí, yo le tenía cariño a Vero, lo hacíamos seguido y la verdad, no deseaba herir sus sentimientos al ver a otras mujeres, sin embargo, no creo que alguna vez me vaya a enamorar de ella. Era agradable, hermosa, nos entendíamos bien, es solo que… Cuando estoy con ella…, no lo sé. No siento nada. No siento esa “chispa mágica” al verla o al platicar con ella. Mi padre me había dicho que en su juventud, al momento de ver a mi madre, había sentido esa “chispa” y que, desde ese momento en adelante, sabía que nunca la dejaría ir.”

            “Mi relación con Vero concluyo, querido diario. Ha vuelto a pasar un año más y ahora, tengo dieciséis. Como escribí meses atrás, nunca sentí por ella la “chispa mágica” de la que mi padre me habló una vez y ella, al igual que yo, no la había sentido jamás. Nuestra relación que en su mayoría era sexual, se fue apagando lentamente hasta el punto que ya no nos excitábamos con nuestros cuerpos desnudos como en el pasado. En antaño, bastaba con una mirada provocativa, con un susurro en el oído, con un leve roce en nuestras intimidades y entonces, ambos nos volvíamos animales en celo, pasábamos horas en una habitación cerrada y lo hacíamos hasta satisfacer el deseo. Esos días acabaron. Vero se había enamorado de un muchacho dos años mayor que ella y un día, me dijo que ya no podía mantener esa clase de relación conmigo, ya que había encontrado a otro a quien quería. Yo me mostré de acuerdo, a fin de cuentas, desde hace unas semanas, apenas si nos veíamos y cuando nos encontrábamos, nuestra “chispa sexual” se había extinguido. Curiosamente no me sentía triste, un poco deprimido ya que no volvería a disfrutar de la compañía de Vero como antes pero, tras unos días, se me había pasado. Nunca me entere quien era el chico del cual se había enamorado.”

            “Hace unas semanas cumplí dieciocho años, oficialmente, ya soy un hombre. Deje el diario por dos años más, ya que, nuevamente explico, no ha pasado nada realmente impresionante o digno de ser escrito en estas blancas páginas desde que incluí mi ruptura con Verónica, a la cual, no he vuelto a ver ni a saber nada de ella. En fin, este donde este, espero y sea feliz con el hombre que haya escogido. Ahora, una vez escrita ésta breve introducción, pasemos a los acontecimientos importantes de mi vida. Primero que nada, sigo siendo el mejor amigo y casi hermano del príncipe e hijo único de los reyes de Dragma: Wilfred. Mi hermano menor, Jaime, ahora con catorce años de edad, sigue obsesionado con los estudios, con los libros, con su música y, por supuesto, con sus mejores amigos de toda la vida: los dulces y la comida grasosa. Es un verdadero milagro que la ropa que usa no se le rasgue cada vez que la usa.”

            “Creo que han pasado ya algunos años desde la última vez que él y yo, pese a vivir en el mismo castillo y, pese a tener la “misma sangre” dentro de nuestras venas, hemos hablado o mantenido un charla de por lo menos, diez minutos. Dicho de otra forma, no nos hablamos. A mí no me interesa a hablar de esa repugnante bola de grasa y a él no le interesa hablar conmigo. Después de todo, él y yo no tenemos nada en común y, como ya había escrito anteriormente, la gente gorda no me agrada en lo más mínimo. Para mí, los hombres deben ser delgados y en buena condición física, no bolas de grasa sudorosas, olorosas, y desagradables.”

            “Mis padres siguen teniendo una buena condición física y buena salud, me alegro por ellos, sin embargo, desde hace unas semanas atrás, después de haber cumplido la mayoría de edad, ambos me presionan para que contraiga matrimonio con alguna de las doncellas nobles del reino. No rechazo el matrimonio por lo que representa, sino porque no he encontrado a la mujer con la que desee pasar el resto de mi vida.”

            “He tenido relaciones superfluas con algunas pero, ninguna por la que valga la pena casarse y tener hijos, por lo que cada vez que mis padres sacan el tema del matrimonio, trato de evitarlo tanto como me sea posible. Por supuesto con Wil es lo mismo, solo que un poco diferente. Él simplemente no quiere casarse porque no quiere “amarrase”, como él lo llama, a una sola mujer. Quiere ser libre para hacer lo que quiera con todas las mujeres que él quiera.”

            “¡Algo fabuloso ha ocurrido, querido diario! Ha pasado un año desde la última escritura y, en todo ese tiempo, tanto Wil y yo hemos evadido el tema del matrimonio tanto como nos fuese posible pero, ahora eso ya no parece un obstáculo. Hace unos días, mi mejor amigo y yo nos reunimos en el Bosque Verde para hablar sobre este asunto que nuestros padres tanto nos insisten: encontrar una mujer que se quede con nosotros toda la vida y que sea la madre de nuestros hijos. Sucedió mientras escuchaba a Wil quejarse por la insistencia de sus padres, luego de que él y yo camináramos por los senderos del bosque discutiendo que hacer, de repente, a lo lejos, ambos vislumbramos un bulto tirado en el suelo más adelante, corrimos hacía ese algo y, una vez cerca, reconocimos que se trataba de una mujer cuyo rostro estaba cubierto por un velo viejo, raído y grisáceo. Al apartarlo con gentileza, los dos nos petrificamos donde estábamos. ¡Aquella era la mujer más hermosa, sensual y divina que hayamos conocido en nuestros diecinueve años de vida! Literalmente hablando, los dos nos quedamos sonrojados, contemplando a esa belleza como con miedo a tocarla por temor a provocarle el menor daño. Su piel era de una blancura encantadora, tenía largos bucles rojos y brillantes y una tés que se veía suave, delicada y cálida.”

            “Ella comenzó a hacer ruidos, denotando que estaba a punto de despertar y, en cuanto lo hizo, nos mostró los más bellos, grandes y expresivos ojos esmeraldas que jamás hemos visto en el pasado. Al principio se mostró un poco asustada por vernos, la pobre debió haber creído que éramos delincuentes u hombres de intenciones dudosas. Nos presentamos como era debido y, pese a revelarle que éramos los herederos de nuestros respectivos reinos, aquella belleza majestuosa no se mostró del todo sorprendida. Solo se limitó a sonreírnos con educación y amabilidad, gesto simple y sencillo que terminó por conquistar nuestros corazones. Ella se presentó, su nombre era: Helena.”

            “Conversamos entre los tres por varias horas, aunque, para Wil y para mí, esas horas más bien parecieron unos insignificantes minutos. Las dulces palabras de Helena, acompañada por una suave voz que parecía hipnotizar nuestros sentidos, nos tenía completamente aferrados a ella sin escape alguno. Cuando se hizo de noche, los tres nos dirigimos al reino de Before, ya que era el más cercano al Bosque Verde. Wil y yo estuvimos a punto de pelear con espada en mano solo por el privilegio de llevar a Helena, la hermosa, con uno de nosotros. Al final se decidió por Wil, ya que a ella le pareció el más gracioso de los dos. De regreso al reino, veía a mi mejor amigo con una furia que no me creía posible sentir por andar hablando en voz baja con Helena, aunque, tan pronto recibí una sonrisa de aquella bella mujer, la ira se convirtió en un sentimiento cálido que me revolvió el estómago e hizo latir con fuerza mi corazón.”

            “Una vez en el reino de Before, como hormigas que rodean la comida que cae al suelo, Wil y yo no nos despegábamos de Helena. Para nosotros, dejar de tener contacto directo con esa hermosa mujer, se había convertido en un cruel y desalmado castigo que no estábamos dispuestos a soportar. Finalmente, tras una larga charla que, la verdad no me hubiera molestado que se alargara la noche entera, el día entero, toda nuestra vida; Helena nos dijo que necesitaba dormir y para nosotros, aceptar un pedido suyo, era tan importante como el aire que llenaba nuestros pulmones. Sus dulces palabras eran órdenes absolutas para nosotros. Con tristeza, nos separamos de ella, deseando tan pronto la puerta se cerró a nuestras espaldas, que el sol saliera, solo para seguir contemplándola un día más.”

            “Esa noche, tras despedirnos de Helena, la hermosa, Wil y yo nos separamos con desconfianza en la mirada y sin desearnos buenas noches. Tuve un maravilloso sueño que creo es lo bastante importante como para comentarlo. Helena y yo nos casábamos. Estábamos juntos, mi familia, salvo mi hermano, ya que su fea gordura arruinaría una fiesta tan importante y, sin mencionar, el día más feliz de mi vida. Mi esposa y futura madre de mis muchos hijos, Helena, vestía un bellísimo vestido rojo que resaltaba sus grandes pechos y sus maravillosas y largas piernas. Bailábamos juntos por horas y horas, olvidándonos del mundo, de los amigos, de la familia, de las responsabilidades y de la vida misma. En esa pista de baile solo existíamos ella y yo y nadie más. Yo estaba sumamente feliz y, cuando creía que ya no podía sentir nada mejor que eso, abro los ojos y miro el techo de mi habitación de la alta torre. Regrese a la realidad junto a los primeros rayos del sol de la mañana.”

            “Sin importarme la hora y arreglándome con poco cuidado, salí corriendo de mi recamara para encontrarme con la que sería mi futura esposa. Al llegar a la habitación donde la había dejado, descubrí con desagrado que Wil llegaba, como era nuestra costumbre, al mismo tiempo que yo pero de la dirección contraria. Ambos nos enojamos y nos exigimos dejar tranquila a la pobre mujer que ya había pasado por mucho. Empezamos a discutir de manera acalorada alzando la voz, nos dijimos insultos e improperios que nunca antes nos habíamos dicho y, de no ser por Helena, en ese mismo momento, Wilfred y yo, nos hubiésemos partido la cara con los puños. Ella nos detuvo y, en cuanto vimos su sonrisa, la ira y la cólera, se esfumaron.” 

Notas finales:

CONTINUACIÓN DEL CAPITULO:

 

La princesa Ariana, hija única del rey de Dragma: Wiliam y nieta del antiguo rey: Wilfred, hizo una pausa  de la interesante lectura para tomar un respiro. Las tres largas velas que iluminaban su lectura, estaban a punto de consumirse. La doncella no sabía cuantas horas había pasado leyendo el diario del príncipe y antiguo rey de Before: Joshua pero, al juzgar por el cielo y la posición de la luna, ella diría que ya no faltaba mucho para que el sol saliese y un nuevo día comenzara.

            Se sintió un poco más aliviada a la hora de leer la descripción de la misteriosa mujer llamada: Helena, persona que, según la historia que su abuelo le contó a su padre, fue la razón principal de la guerra entre Dragma y Before y, también, la separación y el odio de los que fueron en antaño, los mejores amigos, casi hermanos inseparables. La Helena que Ariana había conocido ese mismo día, unas horas atrás, era una mujer de piel morena y, sin duda alguna, hermosa y de cuerpo erótico y sugestivo pero, de largos cabellos oscuros, sus ojos no eran verdes y, a como la describía el antiguo rey Joshua, la mirada de esa fémina era dulce e inocente, mientras que la mirada de la Helena que Ariana conoció era altiva, orgullosa, rozando en lo soberbio. No había forma de que ambas mujeres fueran la misma, ¿verdad?

            ¡No! ¡Era imposible! Primero que nada, ese diario fue escrito hace más de cincuenta años, no hay forma de que la misteriosa mujer llamada: Helena, se haya conservado joven tantos años, además, el cabello, los ojos, la mirada y la piel de la doncella que el librito describía, eran totalmente diferentes a los rasgos que la princesa advirtió en la mujer que la llevó a esos viejos aposentos. ¡No había forma a menos que…!

            ¿Será posible…? La Helena que Ariana conoció y la Helena que su abuelo y el difunto rey Joshua conocieron en su pasado, eran familiares. La princesa se lo pensó por largos minutos. No era imposible, después de todo, los rasgos físicos de la gente de Before eran: piel morena, cabellos y ojos oscuros y en las mujeres, cuerpos voluptuosos y con curvas por doquier. Si la Helena del presente y la del pasado estaban, de alguna forma, relacionadas por la sangre, eso solo quiere decir que lo que su abuelo le había dicho no estaba lejos de la verdad. El príncipe Joshua la había secuestrado y se la había quedado para él.

            La princesa sacudió con fuerza la cabeza de derecha a izquierda, tratando de alegar esos complicados y enrevesados pensamientos que no la llevarían a ninguna parte. Para empezar, se dijo a sí misma Ariana, ¿A dónde la llevaría saber esas cosas? ¿No era acaso información del pasado? ¿Secesos que ya ocurrieron mucho antes de su nacimiento y que, por lo tanto, ya no tenían solución posible? ¿De que servía indagar más a fondo? Ella había ido a ese reino para casarse con el hijo único del rey y de esa forma, terminar de una buena vez con la guerra entre ambos reinos. Esa era su única tarea, su único objetivo y la única forma que se le ocurría para ser útil.

            Pasó la mirada del pequeño diario forrado de cuero negro, al cielo oscuro de la noche.

            “Ojala mis hombres estén descansando cómodamente.” La princesa miró la perfecta redondez de la brillante luna y entonces, el astro mostró el rostro varonil de su caballero personal: Rudolph Strauss. “Ojala que tú también te encuentres bien y estés de regreso con ambas Cazadoras.”

            La princesa deseaba tanto ver el rostro en persona de su valiente y fuerte caballero personal. Desde que era más pequeña y cuando tenía miedo de algo o algo la asustaba, Rudolph siempre estuvo ahí con ella. Influyéndole valor, ofreciéndole una mano cada vez que la necesitaba y proporcionándole un hombro sobre el cual llorar cuando deseaba hacerlo. Rudolph era, además de su padre, el único hombre con el cual ella podía sentirse plenamente segura. Se sentía cómoda en su presencia, sentía que podía contarle todo, cualquier cosa y el caballero, la escucharía sin pestañar ni bostezar e, inclusive, cuando Ariana dejo de ser una chiquilla que solo pensaba en jugar y divertirse y en su lugar, comenzó a notar el atractivo físico de los hombres, muchas veces la princesa soñaba con despertar una mañana y encontrar a Rudolph acostado a su lado, ambos desnudos y abrazados con el cuerpo muy juntos. Negándose mutuamente a soltarse. Su caballero fue el único hombre con el que había tenido esas fantasías, esos sueños y esos anhelos. Se entristecía cuando recordaba que su lugar no era yacer junto a Rudolph, sino despertar junto a un hombre que no conocía y que nunca antes había visto.

            “¡Yo soy la princesa Ariana, hija única de mi padre y debo hacer lo que pueda por el bienestar y la paz de mi reino…! ¡No! De ambos reinos. Si con este matrimonio la gente deja de matarse, en todos todo el mundo gana, además, no es como si dejara de ver a Rudolph, él se quedara a mi lado como mi guardia personal… Si… Él se quedara, como mi guardián… Únicamente, como mi guardián y nada más… Desde un principió, las cosas tuvieron que terminar así…”

            La princesa Ariana volvió a recordar los momentos que pasó junto a Rudolph y luego, la ceremonia imaginaria de su boda con un perfecto desconocido, luego para pasar a la noche y una vez que estuviera sola con su futuro esposo, él le pediría que ella cumpliera con sus labores como esposa. Le pediría que se desnudara, que se metiera a la cama, que abriera las piernas y que se preparara para recibirlo dentro… La sola idea la espantaba, la aterraba y le daba asco. No quería tener a un extraño dentro de ella. Había solo un hombre al que deseaba tener dentro, un solo hombre cuyas caricias la harían sentirse como una verdadera mujer y no como una vulgar mujerzuela. Un solo hombre que la haría sentirse amada por lo que ella era y no por lo que representaba.

            “Rudolph, ven pronto. Necesito verte, necesito un poco de tú valor.”

            Ya que la luna ni el cielo respondían a sus suplicas, la princesa bajo la mirada y vio el pequeño diario negro descansando sobre el mueble frente a ella. El miedo y los nervios de lo que pudiera ocurrir mañana, no la dejaban dormir y tampoco deseaba bajar y buscar a sus hombres. Tras el largo y peligroso día que tuvieron en el Bosque Negro y después de haber estado a punto de morir a manos de Brujas y a manos de Trolls, su comitiva merecía comer y descansar.

            Ariana tomó nuevamente el pequeño diario y busco la página donde se había quedado, una vez localizada se percató que ya no faltaba mucho para concluir con la historia del príncipe y antiguo rey de Before, Joshua. Las tres largas velas, al igual que el pequeño diario, estaban a punto de concluirse y la princesa de Dragma se percataría que en las últimas paginas de ese cuaderno, la historia daría un giró completo que no se esperaba.

            Mientras Yura luchaba contra Kru-ul en el Bosque Negro, mientras Summer y Rudolph caminaban hacía el reino de Before y mientras la princesa Ariana leía el pequeño diario dejado atrás por el anterior rey Joshua, Helena, la hermosa mujer de piel morena, pechos grandes y cuerpo curvilíneo, jadeaba y jadeaba de placer. En la habitación de los reyes, en la alcoba más grande y adornada de todo el castillo, sobre una cama donde podían dormir más de diez personas, la bella sirvienta cabalgaba con energía a uno de los caballeros que habían acompañado a la princesa Ariana. El hombre gemía extasiado, totalmente dominado por el placer que le hacía sentir el seductor y erótico cuerpo de Helena.

            El hombre masajeaba los grandes pechos de la mujer mientras ésta embestía con fuerza su miembro completamente erecto, el caballero se enderezó y se llevo uno de los pezones duros de la fémina a la boca y comenzó a succionarlo y a lamerlo mientras la sirvienta apretaba con más fuerza la cabeza del hombre hacía su busto, deseando que no se detuviera. El placer que el hombre sentía lo tenía tan cegado que no se percato que tirados en el suelo, como si de muñecos sin voluntad se tratasen, tres de sus compañeros yacían mortalmente delgados, con la piel arrugada y pegada a los huesos del cuerpo, con los ojos abiertos y con una expresión de satisfacción en sus muertas caras. Uno de ellos era el caballero que Rudolph había escogido para que  escoltara a la princesa Ariana a Before, el caballero Striker, yacía sin vida boca abajo con los ojos abiertos y con su piel pegada a sus huesos.

            Los gemidos continuaron hasta que, finalmente, el hombre eyaculo, solo que lo que salió de su interior no era el típico semen blanco de los hombres, sino una buena cantidad de sangre que llenó el interior de la hermosa mujer, acto seguido, mientras sonreía por haber quedado satisfecho, el caballero cayó hacía atrás con los ojos abiertos y dando sus últimos respiros. Helena se levantó y, una vez que el pene dejó de estar dentro de ella, la sangre salió sin que nada se lo impidiera. La fémina caminó por encima del cadáver mientras estiraba sus brazos por encima de su cabeza.

            — ¡Ah! ¡Quien lo diría! Los hombres del reino de Dragma tienen un sabor un tanto diferente a los hombres de este reino…

            Helena caminó de manera inconsciente al lado de un espejo y el reflejo, en lugar de mostrar a una bella mujer de piel morena, solo mostró a una criatura esquelética, con la piel grisácea, sin cabello y con dos huecos en lugar de ojos. Una criatura deforme y aterradora.

            Caminó hasta llegar a la ventana de la habitación y contempló la brillante luna mientras los vestigios de sangre que eyaculo el hombre, salían de su interior para ir a estrellarse contra el suelo.

            — ¿Qué debería hacer? ¿Me detengo por ahora y guardo a los otros para el desayuno de mañana o me los como a todos de una vez?

            Antes de que pudiera tomar una decisión, un cuervo negro volaba directo a la habitación donde Helena se encontraba, al momento de advertir al pequeño pajarraco, la mujer se hizo a un lado y le permitió al ave entrar. El cuervo aterrizó en el suelo, por lo que la fémina debía bajar la mirada para verlo.

            — ¿Y bien?—dijo ésta—. ¿Cómo han salido las cosas?

            De pronto, el cuervo comenzó a brillar y frente a Helena, el feo pájaro negro se convirtió en una figura humana, de baja estatura y cubierta por una amplia túnica negra.

            — ¡Muy, muy mal!—exclamó la Bruja—. La Cazadora logró vencer a Kru-ul, aunque en el proceso se quedo sin energía y cayó al suelo, fatigada.

            Helena, completamente desnuda y sin un atisbo de vergüenza, tomó asiento en una silla cercana, cruzó una pierna sobre la otra y miró con repugnancia a la criatura que tenía en frente.

            —Si la Cazadora logró matar a esa Bruja y luego cayó fatigada, espero que al menos hayas logrado matarla, ¿lo hiciste?—el silenció de la Bruja fue la respuesta que necesitaba—. No, no lo hiciste. ¡Pero que inútil eres! ¡No pudiste ni siquiera matar a una humana que no podía ni moverse! ¿Cómo te eligió Kru-ul para que formaras parte de su pequeño aquelarre?

            — ¡No fue mi culpa!—protestó la pequeña Bruja—. Pensaba en matarla, quería hacerlo pero…

            — ¿Pero que…?

            —Pero entonces sentí otra presencia que se acercaba. Permanecí oculta un rato para cerciorarme que no era mi imaginación y fue entonces que lo vi, un humano, otro Cazador. Huí antes de que notara mi presencia.

            Helena entrecerró los ojos, apuñalando a la incompetente Bruja que tenía delante.

            — ¿”Otro”?—repitió la mujer—. ¡Pues cuantos Cazadores acompañaban a la pequeña e inútil princesa!

            —Dos—contestó la Bruja al instante—. Una de largo cabellos verde hasta las piernas y otra de cabello corto castaño por encima de los hombros. Éramos cuatro Brujas en total en el bosque. La Cazadora de cabello corto eliminó a una al principio y al final a Kru-ul, yo elimine a la Cazadora de cabello verde, mi familiar se encargo de matarla a golpes. En cuanto a la última Bruja, creo que uno de los humanos se escapó de su embrujo y la mató con la guardia baja…

            —Por lo que solo quedas tú…—concluyó la mujer de cuerpo seductor—. Y ahora, un tercer Cazador se une a la causa—Helena suspiró y dijo—: ¿Qué debería hacer ahora? Si ese Cazador viene al reino sería una verdadera molestia. Los combates no son lo mío…

            Una repentina serie de golpecitos a la puerta, distraen a la bella mujer. La Bruja volvió a convertirse en un cuervo antes de que el anciano entrara a la habitación de los reyes.

            —Más vale que sea importante, Apestoso—espetó la señora.

            —Lo es, mi señora, lo es. Dos nuevos acompañantes de la princesa Ariana han llegado al reino.

            — ¿Ah, si? ¿Quiénes son?

            —Una joven de largo cabello verde y un hombre con armadura…

—    ¿Qué han hecho con ellos?

—Lo que usted ordeno, los hemos llevado al calabozo que esta debajo del castillo. Comparten celdas con los otros hombres de la princesa…

            —Perfecto. Has hecho un buen trabajo, Apestoso, ya te puedes ir—el anciano hizo una reverencia y antes de marcharse, Helena lo detiene nuevamente—. ¡Ah! Lo había olvidado, que alguien venga y limpie la basura, odio el olor a cadáveres podridos.

El anciano hizo una última reverencia y luego se marchó. En la habitación solo quedaron Helena y la Bruja convertida en cuervo.

            — ¿Con que la mataste, eh?—repitió la mujer con desden y asco en la voz—. Ahora resulta que no tenemos a dos Cazadores, sino a tres.

 

FIN DEL CAPITULO. OJALO LO HAYAN DISFRUTADO. NO OLVIDEN COMENTAR Y HASTA LA PROXIMA. :) :) :) 

Usted debe login (registrarse) para comentar.