Fanfic Es
Fanfics en español

Segadores (Saga Primera) por Tsunami Akira

[Comentarios - 172]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

¡Hola lectores! ¿Cómo han estado? Espero que bien, aquí les traigo un nuevo capitulo de la continuación de esta historia. 

 

Recuerden que si el cápitulo se corta, lo continuare en las NOTAS FINALES, sin más por el momento, Disfrutenlo y no olviden dejar sus comentarios con sus impresiones.

 

Hasta la proxima, CHAO :) :) :)

Cuando Jessenia abrió los ojos y se incorporó sobre el colchón de la cama, no pudo disimular la sorpresa de encontrase dentro de su propio cuerpo; la noche anterior, antes de acostarse, estaba casi segura de que Yura no desperdiciaría la oportunidad de controlarla mientras ésta yacía dormida. Miró sus dos manos, las cerró y luego volvió a abrirlas, tratando de convencerse que, efectivamente, ella era la que controlaba todo.

 

            —Yura, ¿estas despierta? — Preguntó Jessenia mientras mantenía los ojos fijos al frente de la cama. La habitación era sorpresivamente grande y adornada con un sencillo pero encantador mobiliario —. ¡Yura!

 

            No le respondió. Jessenia trató de levantase de la cama pero, en el momento en que intentó mover las piernas para sacarlas del colchón, la chica sintió una punzada de dolor en todo el cuerpo, acto seguido, Jessenia se dejó caer sobre las sabanas blancas y limpias de su lecho. Mientras yacía con la mirada puesta en el techo de esa recamara, la joven recordó los acontecimientos del día anterior, sin embargo, el recuerdo que más le llamaba la atención y la razón por la que deseaba hablar con Yura era precisamente por aquella memoria donde su alter ego activó un poder especial. Aquel poder le permitió derrotar a la poderosa bruja que controlaba el Bosque Negro, pero el costo fue demasiado. El cuerpo de la Cazadora se sintió, en aquellos momentos, muy pesado, como si tuviera docenas de sacos de varios kilos en cada parte de su cuerpo. No podía moverse ni un centímetro.

 

            Yura le explicó a Jessenia que la energía que se había gastado fue únicamente la energía de Yura, del alter ego, mientras que la otra mitad de la energía que el cuerpo poseía, seguía en posesión de Jessenia, por lo que si ésta usaba esa energía, el dolor del cuerpo se reduciría y la joven sería capaz de moverse, luego, tras darle esa breve explicación, Yura desapareció dentro de su mente, dejando que Jessenia resolviera el problema y que fuera ella la que tolerara el dolor muscular que aquel poder desencadenó. Tras varios intentos fallidos, la chica logró canalizar el suficiente poder espiritual para mover su cuerpo y reducir el dolor a algo tolerable.

 

            Aquella experiencia le sirvió a Jessenia para ayudarla a encontrar la respuesta que, hasta el momento, se esforzó por evitar. ¡Necesitaba entrenamiento! Ahora lo tenía más claro que nunca, saltarse los Entrenamientos Básicos que el Gremio ofrecía a todos los aspirantes a Cazadores no fue solo una mala idea, sino que también fue una grandísima estupidez. En más de una ocasión, Jessenia estuvo al borde de la muerte debido a su falta de experiencia: el enfrentamiento contra Valeria fue llevado a cabo bajo la manipulación de Yura; al igual que la Primera Prueba del Gremio, ella se enfrentó a las tres bestias y las asesinó con suma facilidad; es verdad que la joven superó por cuenta propia la Segunda Prueba, no obstante, eso fue no suficiente para ella. Aún le faltaba muchísima experiencia y ese trabajo fue lo que le abrió los ojos. ¡No podía seguir dependiendo de la fuerza de Yura, ya que Jessenia no sabía en que momento ella se quedaría de manera permanente dentro de su cuerpo! La joven también lo sentía, conforme su alter ego aparecía, su presencia se fortalecía, no pasaría mucho tiempo hasta que consiga la fuerza necesaria para quedarse con el cuerpo y cuando eso ocurra, ¿qué sucederá con Jessenia? ¡Necesitaba la fuerza y los conocimientos, no solo para protegerse a sí misma, sino también para protegerse de Yura!

 

            Mientras la Cazadora se decidía, unos golpecitos tocaron la puerta de su habitación.

 

            —Adelante. — La puerta se abrió y Alex, el compañero de Summer, apareció del otro lado del umbral.

 

            —Levántate y vístete, es hora de marcharnos.

 

            — ¿Regresamos al Gremio? — Preguntó mientras se incorporaba sobre el colchón, evitando las muecas de dolor en el rostro —. ¿Qué pasara con el trabajo? ¿La boda? ¿El reino de…?

 

            —Se acabo — respondió —, todo se ha terminado. Nunca hubo boda real, jamás existió un pacto de alianza entre reinos y la guerra no fue más que un chiste provocado por los poderes de seducción de un súcubo. Todo este trabajo no fue más que una perdida de tiempo.

 

            — ¿Qué les sucederá a los guardias que derrotaste cuando entramos por la fuerza al reino de Before? ¿Y si aún quedas personas viviendo en el reino?

 

            —No te preocupes por eso, acabo de hablar con el rey y le explique a detalle todo lo que ha sucedido desde que ustedes partieron de este reino. Él y su hija se comprometieron a ayudar a los sobrevivientes del reino de Before. Siempre y cuando ellos acepten pacíficamente, el rey no tendrá ningún problema en ofrecerles refugió y trabajo aquí en el reino. Por nuestra parte, hemos terminado.

 

            Alexander se dio la vuelta, listo para irse cuando de pronto, Jessenia lo detuvo.

 

            — ¿Y eso es todo? — Le preguntó levantándose de de la cama. En esta ocasión, Jessenia tuvo la sensatez de dormir con su ropa de viaje puesta —. Summer y yo viajamos desde el Gremio a este reino, luego al reino de Before, nos enfrentamos a bestias en el Bosque Negro, salimos heridas y algunas personas murieron en el trayecto y ¡me estas diciendo que el súcubo simplemente huyo!, ¿saliéndose con la suya? ¡Y no haremos nada!

 

            Alex se giró para confrontarla.

 

            — ¿Y que propones que hagamos? — Cuestionó —. ¿Qué regresemos a ese reino y busquemos casa por casa, comercio por comercio, edificio por edificio y cañería por cañería? Solo éramos tres Cazadores, Jessenia y tú estabas débil tras tu batalla en ese bosque, no hubiésemos podido encontrar a ese demonio aunque lo buscáramos todo el día, solo terminaríamos por agotar nuestras energías, además, el objetivo principal de su trabajo consistía en proteger la vida de la princesa Ariana de todos los peligros, al menos hasta que se concretara la boda y ya que dicha boda no se llevara a cabo, el trabajo que ustedes aceptaron puede darse por finalizado o invalidado. Velo como quieras.

 

            — ¿Qué opina Summer de la forma en que terminó todo esto?

 

            —Al igual que a ti y al igual que a mí, no le gustó como acabaron las cosas, sin embargo, algo que ambas deben entender es que en esta clase de trabajo, salvar a todos y protegerlos de los peligros del mundo, es algo casi imposible. No importa que tan nobles sean las intenciones del Cazador, cuando acepta un trabajo sabe que ya llegó demasiado tarde. Las solicitudes que llegan a nuestro Gremio son aceptadas luego de que en los lugares de donde vinieron ya ha ocurrido una terrible desgracia. — Jessenia recordó su primer misión como Cazadora; cuando ella se enfrentó al Nigromante en aquellas grutas subterráneas, se encontró con la realidad de que antes de que ella o cualquier otro Cazador llegara, las vidas que ese Ser Oscuro tomó ya ascendían a cientos y cientos, por lo que aunque Yura lo derrotara, eso no cambiaría las terribles cosas que ya habían sucedido. Ocurrió lo mismo con Megan, aunque los Cazadores del Gremio llegaron a tiempo para salvar su vida, el daño ya estaba hecho y no había nada que nadie pudiera hacer para reparar la catástrofe —. Es una triste realidad — continuó Alex desde la puerta abierta —, pero los Cazadores somos llamados solo después de que la tragedia cayera sobre cualquier lugar. No importa que tan buena seas o que tan rápido te muevas, cuando cumples un trabajo sabes que ya has llegado demasiado tarde. Ahora levántate, partiremos en breve.

 

            Alexander se fue, cerró la puerta detrás de sí y dejo a Jessenia pensativa sobre el blando colchón de la cama; se dejo caer nuevamente con la mirada puesta en el techo de la amplia recamara.

 

            “¡Me gusta como piensa ese tipo!”

 

            — ¿Así que estabas despierta?

 

            “Más o menos. Termine muy cansada luego de la batalla del bosque”.

 

            —Me alegra que menciones esa batalla, ya que tengo algunas preguntas que quiero hacerte sobre el poder que activaste contra esa bruja.

 

            “Lo siento, pero ahora no tengo ganas de responder a ninguna de tus estupidaz preguntas. Regresare a dormir, despiértame cuando algo divertido ocurra”.

 

            — ¡Espera…!

 

            Pero ya era tarde. Jessenia pudo sentir dentro de ella que el poder de Yura, el cual era un poco diferente al de ella pese a que ambas eran, de cierta forma, la misma persona, se extinguió, dando a entender que la “otra” desapareció dentro de la mente de la primera, por lo que cualquier intento de comunicarse con Yura sería un fracaso y una perdida de tiempo.

 

            Jessenia soltó un suspiro de resignación, se levantó del blanco colchón con un gran esfuerzo, puesto que aún sentía los músculos pesados y agarrotados. Fuese cual fuese el poder que Yura activó en ese bosque, la joven reconocía que era asombroso, pues le daba al usuario una inmensa cantidad de poder, tanto físico como espiritual, lamentablemente, una vez que el tiempo de activación se agotara, el cuerpo terminaría tan cansado y lastimado, que el mismo terminaba casi paralizado, totalmente expuesto a cualquier ataque externo. Hasta el más insignificante de los animales hubiese podido matar a alguien como Yura en aquellas circunstancias.

 

            “¿Será acaso que Yura uso ese poder porque me tenía a mí con ella?” Razonó la chica, tratando de darle una explicación lógica a los movimientos de su alter ego. “Si me pongo a pensarlo con calma, aquella habilidad que Yura uso era, en efecto, asombrosa, pero con el detalle de que el cuerpo termina tan cansado que queda prácticamente inmóvil y bajó un terrible dolor muscular. Si Yura uso una técnica con semejante efecto secundario debe ser porque me tenía a mi como refuerzo. ¿Eso qué quiere decir…? ¿Que estaba realizando alguna clase de experimento con mi cuerpo? ¿Probando nuevos poderes a sabiendas de que si algo fallaba, yo estaría aquí como su seguro de vida? ¡Maldición! ¡Sea lo que sea, no dejare que esa sádica demente use mi cuerpo como se le antoje…!”

 

            Jessenia salió de la cama ignorando el dolor que padecía su cuerpo, la chica se preguntó: ¿qué haría Yura bajo esas circunstancias? La joven se respondió al instante: “Se reiría de este insignificante dolor y luego se burlaría de mí por no poder tolerarlo. Eso es lo que ella haría”. Los ánimos regresaron a la voluntad de la Cazadora luego de decidir que Yura, de estar en su situación, no solo toleraría el dolor, sino que ya estaría planeando la siguiente batalla. Fue ahí que Jessenia se dio cuenta de otro punto importante que necesitaría a futuro si deseaba superar la fuerza de su alter ego. Hacía falta más que fuerza física, más que poder espiritual y mucho más que habilidad en pelea si quería defenderse de su otra personalidad. Jessenia necesitaba un cambio en su mentalidad y en su actitud. Necesitaba encontrar su propia fuerza, su propio estilo de combate si deseaba enfrentarse no solo a Yura, sino también a bestias salvajes y a seres oscuros como las brujas y demonios. Su alter ego tenía su estilo y su mentalidad y Jessenia necesitaba encontrar el suyo. Ahora más que nunca se daba cuenta que en sus intentos pasados por ser más fuerte, la joven trataba de imitar las acciones de Yura sin éxito. Lo cual era obvio ya que Yura era Yura y Jessenia era Jessenia. Podían ser iguales por fuera pero opuestas por dentro.

 

            Jessenia pensó y reflexionó en todo lo anterior mientras veía el nuevo amanecer desde el ventanal de su habitación. Un nuevo día se levantaba esa mañana y como todos los días eran diferentes, ella también necesitaba ser diferente.

 

 

 

 

            Había pasado una hora desde que los tres Cazadores se levantaron, se asearon y disfrutaron de un excelente desayuno en compañía de la princesa Ariana la cual, según la veía Summer, parecía más madura, más segura de sí misma y con mayor presencia que el día anterior. De acuerdo con la Cazadora de larguísimos cabellos verdes, ya no daba esa impresión infantil y asustadiza, sino que se veía y se sentía como una mujer recién salida de su capullo infantil. Alexander no convivió el tiempo suficiente con la princesa como para debatir las palabras de su compañera, por la que las aceptó en silencio; Jessenia no conocía a Ariana, ya que quien llevó a cabo casi toda la misión pasada fue Yura, mientras que la personalidad original se quedó atrapada dentro de su mente viendo impotente como las cosa seguían su curso natural sin ella. El pensamiento la frustró y se enojó consigo misma.

 

            Ariana y el rey William conversaban sobre cómo podían acomodar a los sobrevivientes del reino de Before en Dragma y también charlaban sobre las mentiras que le dirían a su pueblo para explicar el súbito cambio de planes, ya que todo el reino sabía que la princesa accedió a casarse con el príncipe extranjero a cambio de la paz. Si los gobernantes de Dragma no daban una versión oficial, los rumores y chismes comenzarían a esparcirse como un virus desconocido y, de acuerdo con el rey, los chismes y rumores podían ser tan peligrosos como una espada.

 

            Al final, ni Jessenia ni Summer prestaron atención a la charla política que padre e hija mantenían; ellas eran Cazadoras, su trabajo consistía en cazar y matar seres peligrosos de la noche, como su trabajo, de cierta forma se cumplió, a las dos ya no les quedaba nada por hacer, salvo despedirse de sus empleadores y desearles la mejor suerte posible y recordarles de que si en el futuro presentaran problemas de cualquier tipo con monstruos o demonios, los llamaran de inmediato.

 

            El Rey, la Princesa y el Guardia Real, junto a sus caballeros supervivientes, despidieron a los tres Cazadores en la entrada principal. Alex se despidió de ambos monarcas con solemnidad y educación; de los guerreros con un simple saludo educado y luego se marchó. Jessenia no tuvo nada que decir, ya que tanto como Yura como Jessenia, ambas no convivieron mucho con ninguno de los otros involucrados en ese trabajo; Summer, por el contrario, le susurró algunas preguntas atrevidas a la princesa cuando tuvo la osadía de abrazarla para despedirse.

 

            —Paso algo bueno entre ustedes dos, ¿no es cierto?

 

            Summer le sonrió pícaramente a la princesa mientras esta le devolvía el gesto con sencillez al tiempo que se ruborizaba un poco.

 

            —Quien sabe, no sé de qué me puedas estar hablando — le respondió con poca inocencia.

 

            — ¡No te hagas, no te hagas! — Le susurró mientras le daba unos golpecitos juguetones con el codo derecho —. Esta mañana, mientras desayunábamos, vi claramente cómo se sonreían los dos. No era una simple sonrisa infantil y amigable, sino una mucho más profunda, madura y pasional. ¡Dime la verdad: lo hicieron anoche!

 

            En esta ocasión la princesa Ariana se ruborizó completamente y no supo cómo responder a esa pregunta, sobre todo con su padre y con Rudolph tan cerca de ella. Lo que había ocurrido la noche pasada entre la doncella y el guerrero era algo que jamás debía saberse por nadie. Por lo que la doncella respiró profundo, se tranquilizó y se obligó a perder el rubor del rostro.

 

            —Mi madre me enseñó — comenzó —, antes de que muriera por una enfermedad, que el deber de una reina es para su pueblo, ya que de cierta forma, la familia real es el corazón de toda la población, lo que volvería a todos los ciudadanos hijos de los reyes y como su futura madre, mi deber es exclusivo para la gente y para nadie más. Esas fueron las enseñanzas que ella me inculcó y creo en sus palabras, no obstante… — La princesa miró al lado y allí, a unos metros de ella, yacía Rudolph, impotente en toda su alta figura, con su cabello negro y largo peinado hacía atrás, vistiendo una reluciente armadura de platino y con su piel morena que parecía brillar con la luz solar de la mañana —, también creo que puedo buscar mi propia felicidad. Eso es todo lo que tengo que decir.

 

            —Entiendo — respondió la Cazadora con seriedad para varias —. Si es posible, les deseo a los dos mucha felicidad. Hasta pronto princesa, fue placer conocerla y trabajar para usted.

 

            Summer le extendió la mano a la princesa y ésta se la estrechó con una sonrisa en el rostro.

 

            —Igualmente, Cazadora, el placer fue mío. Ojala nuestros caminos vuelvan a cruzarse en el futuro, si es así, por favor, no olviden visitarnos, me asegurare de tener comida suficiente para ustedes.

 

            Todo lo que se tenía que decir fue dicho: Alexander, Summer y Jessenia partieron del reino de Dragma con un sencillo cargamento de provisiones a la espalda. Dado que a los Cazadores les gusta correr hacía sus trabajos y de regreso a sus ciudades de origen, estos rechazaron los caballos y los carros que el rey les ofrecía de buen grado. No los necesitaban, los caballos eran demasiado lentos para los Cazadores.

 

            Las horas de caminatas siguientes, bajo el cielo y el sol de la mañana, transcurrieron lenta, silenciosa y tranquilamente. Los tres jóvenes iban equipados con mochilas cargadas con suficientes víveres como para sobrevivir varios días, claro, siempre y cuando sepan racionar los alimentos.

 

            La formación de viaje de los Cazadores era extraña: Alexander, el compañero y mejor amigo de Summer iba al frente del grupito como una especie de líder que guiaba a sus soldados; la peliverde iba a unos metros detrás de él, callada y cabizbaja; Jessenia, por el contrario, iba al final con la vista puesta de a ratos en el suelo y luego en el cielo mañanero, planeando su siguiente movimiento.

 

            — ¿Qué es lo que te sucede? — Preguntó Alex sin apartar la vista del frente. Ambas chicas lo escucharon y levantaron la cabeza para mirarle la espalda —. Normalmente siembre andas diciendo estupideces, Summer, es extraño que hoy andes callada. ¿Ocurrió algo mientras no estaba?

 

            — ¿Cómo que estupideces? — Le espetó la peliverde —. ¿A que te refieres con eso?

 

            —A la sarta de tonterías que siempre ignoro cuando viajamos juntos — le respondió éste mecánicamente.

 

            — ¿Eh…? ¡Eso quiere decir que siempre que hablo durante nuestros viajes, ignoras todo lo que digo!

 

            —SI dijeras algo que valiera la pena escuchar, te escucharía, pero como la mayoría de las veces escupes cada idiotez, he decidido ignorarte por el bien de mi salud mental. — Alex se volvió un par de centímetros para ver por el rabillo del ojo derecho a su compañera, la cual lo miraba con ceño en el rostro y le sacaba la lengua disimuladamente —. No obstante, creo que en esta ocasión tienes algo interesante que contar, por lo que si decides platicármelo, tal vez decida escucharte.

 

            Summer se lo pensó por unos segundos antes de responderle. Los tres siguieron caminando bajo los rayos del sol por varios minutos más.

 

            —Es por algo que dije durante la misión, antes de que aparecieras — comentó la chica forzándose a sí misma a contarlo y luego inclinó la cabeza, deprimida —. Tenías razón, Alex, sobre mí, ¡soy demasiado torpe e impulsiva, hablo sin pensar en las consecuencias y parece que difícilmente soy capaz de cuidar de mí misma sin meterme en más problemas!

 

            — ¿Que sucedió? — Alex se detuvo, esperó a que Summer llegara a su lado y luego reanudaron la marcha caminando juntos. Por algunos momentos se olvidaron de la presencia de Jessenia, la cual los seguía de cerca y podía escuchar todo lo que ellos hablaban gracias al poco ruido que imperaba en los alrededores

 

            —Antes de que entráramos al Bosque Negro, les prometí a esos diez hombres que los protegería de cualquier cosa mala que amenazara sus vidas… Ya sabes cómo terminó todo.

 

            —Ya veo — dijo su compañero con la vista clavada al frente del camino —. De modo que te sientes culpable por haber fallado tú promesa… — Luego de un largo silencio, Alex continuó —. Summer, te lo he dicho muchas veces, debes tener cuidado con las palabras que salgan de tú boca, ya que una vez fuera, no hay nada que se pueda hacer para regresarlas. No nos queda más remedio que hacernos responsables por las palabras que emitimos. Quizás no lo parezca o tal vez tú no lo entiendes, pero las palabras tienen un gran poder: son capaces de causar mucho daño así como de remediarlo; son tan poderosas que pueden provocar guerras o llevar esperanza y alivio a la persona que las escucha. Sea lo que sea que digas, una vez que las palabras salgan de nuestra boca, debemos hacernos responsables de ellas, es por eso que debes tener mucho cuidado con tus promesas en el futuro. ¿Lo entiendes?

 

            A lo que Summer asintió.

 

            —Perfecto, ahora, ¿recuerdas lo que te dije en el reino de Before, no es así? — Summer lo miró confundida —. Llego la hora de que me expliques por qué te fuiste a una misión con otra persona que no soy yo.

 

            “Sabía que no lo olvidaría”. Se dijo a sí misma.

 

            —No fue nada personal, es solo que… — Summer no sabía como abordar la explicación de ahora en adelante, ya que lo que estaba a punto de revelarle a su mejor amigo era algo que los dos, hace unos años, decidieron dejar por olvidado y superado. Las memorias perdidas de Summer fueron unos de los temas que la pareja de Cazadores abordaron en otros tiempos pero, luego de discutirlo por varias horas, ambos optaron por dejar el pasado enterrado y olvidado. La joven de largo cabello verde y ojos color ámbar se mostró comprensiva y aceptó desligarse de su vida anterior al Gremio, ya que según Alex, muy pocas personas tenían la oportunidad de empezar desde cero. Olvidarse por completo de toda su vida y volver a iniciar una nueva. Summer era, en palabras de su compañero, un lienzo en blanco que podía ser dibujado con lo que sea que la chica deseara. Ella experimentó una oportunidad que casi nadie tiene: empecer desde el principio, borrar casi toda tu existencia pasada para reiniciar en un punto diferente. Ya que ambos estuvieron de acuerdo con eso, la chica no sabía como revelarse que decidió viajar con Jessenia porque ésta misma activó una memoria oculta dentro de su mente y ese mismo recuerdo fue lo que la motivo a emprender ese viaje junto con la Cazadora con doble personalidad, ya que esperaba que al viajar con ella, nuevas memorias emergieran de la oscuridad y salieran a la luz consciente de Summer.

 

            —“¿Es solo que qué…?” — Insistió el Cazador. Su compañero suspiró y le reveló todo lo anterior. El recuerdo que Summer recuperó cuando vio luchar a Jessenia o a Yura o a quien allá sido en esos momentos contra Valeria; luego le platicó de la segunda memoria que despertó dentro de su mente cuando vio luchar, con toda seguridad en esta ocasión, a Yura contra esos Cazadores de la Rama Principal y, aunque en ésta ocasión no estaba del todo segura, la peliverde estaba convencida de que volvió a tener un tercer recuerdo durante el lapso en que estuvo inconsciente, cuando Rudolph la encontró desmayada y la ayudó a caminar y a llegar al reino de Before. Le reveló a Alex sobre su batalla contra la horda de Trolls, que perdió el conocimiento cuando se convenció de que esas bestias la matarían y luego la devorarían. También le dijo que luego de que despertó, tuvo un sueño que no podía recordar y que cuando Rudolph la ayudó a ponerse de pie, la horda de Trolls ya había sido masacrada, aunque Summer no recordaba cómo había sucedido.

 

            Jessenia sabía que aquella discusión era algo privado entre esos dos Cazadores pero, por la cercanía que tenía de ellos y el silencio del lugar, la joven no pudo evitar escuchar toda la historia de Summer, la cual debió durar un par de minutos y fue lo bastante interesante como para que Jessenia dejara de lado sus pensamientos.

 

            — ¡Te enfrentaste tú sola a una horda de Trolls salvajes! — Le gritó a su compañera, a lo que Summer agachó la cabeza, apenada y sin saber que decir —. ¿Qué tan idiota puedes llegar a ser? ¡Sabes muy bien lo peligrosas que pueden ser esas malditas bestias, más cuando son liderados por una Troll femenina y muchísimo más cuando son más de cinco! ¡Tuviste mucha, MUCHA, pero muchísima suerte de que no te mataran!

 

            —Perdón… — Susurró con la cabeza gacha.

 

            — ¡Es precisamente por esas acciones que no puedo dejar que te vayas por tú cuenta, Summer, eres demasiado…!

 

            Alex interrumpió el regaño y repasó mentalmente las palabras que su compañera le dijo hasta hace unos segundos atrás.

 

            —Espera un segundo, dijiste que perdiste el conocimiento, ¿verdad? — Summer asintió. Los tres siguieron caminando bajo el cielo azul de la mañana. Alex se quedó callado por largos segundos mientras reflexionaba —. Y cuando despertaste, los Trolls ya estaban muertos y tú no podías recordar nada, ¿cierto? — Summer asintió nuevamente —. Summer, antes de que quedaras inconsciente, ¿recuerdas si esas bestias te estaban atacando?

 

            Summer asintió, otra vez.

 

            —Si, así fue. La Troll hembra me tenía contra el piso y me empezó a golpear en la cara con sus enormes puños. Yo no podía moverme, por lo que solo me quede tendida sintiendo como los huesos de mi cara se rompían poco a poco con cada puñetazo que esa bestia me daba. Realmente creí que moriría en ese bosque, fue entonces que perdí el conocimiento. Todo se volvió negro y para cuando recupere la consciencia, los Trolls ya estaban muertos y mi cuerpo ya no tenía todas las heridas, cortes y moretones que recibí durante el combate. Luego llegó Rudolph, me ayudó a levantarme ya que…

 

            —… la parte izquierda de tú cuerpo quedó paralizada. No podías mover el brazo y la pierna izquierda, y tú ojo quedó temporalmente ciego, ¿no es verdad?

 

            En esta ocasión, Summer dejo de moverse, miró a su compañero con los ojos bien abiertos sin poder dar crédito a lo que escuchaba.

 

            — ¿Cómo sabes eso? — Inquirió con suspicacia.

 

            Alex también se detuvo, lo que ocasionó que más atrás Jessenia se detuviera al ver como sus “compañeros” dejaron de moverse un par de metros más adelante. Los veía con fijeza, negándose a perderse ni un poco de su conversación.

 

            —No importa como lo sé — le respondió —, ¡lo único que importa es que te enfrentaste sola a una horda de Trolls; bestias que están clasificadas como algunas de las más peligrosas en la Bitácora Oscura! Tuviste suerte de salir con vida.

 

            — ¡No cambies el tema! — Le espetó Summer, molesta —. ¡Dime cómo sabías que mi brazo y mi pierna izquierda quedaron paralizados luego de que recupere el conocimiento y también responde cómo supiste que perdí la visibilidad del ojo izquierdo! ¡Responde, es mi cuerpo y es mi vida, tengo derecho a saber!

 

            — ¡Te recuerdo que “tú” vida me pertenece! — Le respondió —. ¿Acaso ya olvidaste lo que ocurrió en aquella misión? ¡Por culpa de tú estupidez y falta de buen juicio estuvimos a punto de morir! ¡Luego de que terminara, acabaste inconsciente por tres días, Summer y no logramos salvar la vida de esas personas y todo fue por tú culpa! ¡Que te quede claro de una buena vez, tú vida me pertenece a mí porque fui yo quien te salvo en aquella ocasión! Lo único que debes hacer es quedarte callada y hacer lo que yo te diga. Eso es todo.

 

            Summer apretó los dientes al igual que los puños por la frustración que le causaba escuchar las frías palabras de Alex. Lo que más le irritaba era saber que todo lo que decía era verdad. Summer lo arruino en grande en aquel trabajo y por culpa de su falta de buen juicio ambos estuvieron a punto de morir. De no haber sido por un extraño milagro los dos ya estarían muertos desde hace un año atrás.

 

            —Está bien — declaró Summer, cabizbaja y derrotada —, haré lo que tú digas. Tienes razón, soy demasiado estúpida y torpe, por poco hago que casi me vuelvan a matar como en aquella ocasión y una vez más me salve de milagro. Lo lamento,..

 

            Alex miró con severidad a su compañera por unos segundos antes de darse la vuelta y seguir su camino. Avanzó unos pasos antes de detenerse y decirle:

 

            —Supe lo de tú brazo, pierna y ojo izquierdo porque en aquella misión, en la que casi nos matan a ambos, paso exactamente lo mismo que te paso en este trabajo — Summer levantó la mirada y la fijó en la espalda de su compañero —, caíste inconsciente y cuando recuperaste el conocimiento unos minutos después, me dijiste lo de tú cuerpo, luego volviste a desmayarte y fue cuando tardaste tres días en despertar. Eso es todo, ahora continuemos.

 

             Summer siguió los pasos de Alex mientras Jessenia los seguía de cerca. La verdad es que no sabía que pensar de esos dos Cazadores, no los conocía de nada, lo poco que aprendió de la peliverde es que era una chica un tanto infantil, extrovertida, alegre y algo despistada, torpe como ella misma se adjudico. A decir verdad, no creyó que Summer fuera el tipo de chica que escuchaba a los demás, Jessenia pensó que ella hacía siempre lo que deseaba, un poco parecida a Yura, solo que más tranquila y sin el sadismo de la segunda, se sorprendió un poco al ver lo mucho que la Cazadora respetaba y obedecía los mandatos de Alex. Como tratando de no llevarle la contraria si es que podía.

 

            Los tres siguieron caminando por un par de minutos más antes de que Alex volviera a abrir la boca:

 

            —Olvídate de tú pasado, Summer — le dijo sin voltear a verla —. Ya hemos hablado de esto, ¿lo recuerdas? Quedamos en que no trataríamos de recuperar tus memorias.

 

            —Si, lo recuerdo — respondió con seriedad —. Fui yo la que se negó en un principio a recuperar mis recuerdos.

 

            —Así es — coincidió el Cazador con frialdad —. En aquella ocasión, cuando me hablaste sobre tu falta de memorias, me ofrecí a ayudarte a recuperarlas, pero te rehusaste y respete ese deseo. Ahora te pido que continúes igual. Muy pocas personas en este mundo tienen el privilegio de olvidarse completamente de algunos aspectos de sus vidas. Nosotros no sabemos que clase de recuerdos has olvidado, pero no creo que valga la pena recuperarlo. La persona que eres ahora no es la misma que fuiste en el pasado y eso es lo único que debe importarte. Concéntrate en el hoy para llegar a un mañana. El pasado carece de toda importancia.

 

            Si en el pasado, antes de que Summer conociera a Jessenia, Alex hubiese dicho esas mismas palabras, la Cazadora hubiese estado total y completamente de acuerdo con su amigo y no hubiese tenido problemas al seguir esas instrucciones, a fin de cuentas, Summer estaba contenta y satisfecha con la vida que llevaba como Cazadora, ¿para que amargarse la existencia con memorias de un pasado, tal vez, horrible y traumático? No valía la pena. A Summer no le importaba en lo más mínimo saber de donde venía o quien era en verdad. No estaba interesada en saber si tenía un nombre diferente, o si tenía padre, madre, hermanos o una gran familia. Nada de eso significaba algo para ella. Como no tenía recuerdos de su pasado, cualquier lazo que hubiese formado en otra época, por importante o significativo que haya sido, en la actualidad carecía de todo sentido, ya que al no recordar nada, Summer no tenía consciencia de haber perdido algo. La persona que fue en el pasado murió cuando despertó en la enfermería de aquel orfanato y cualquier persona que haya conocido, por importante que hubiese sido, dejo de importarle en cuanto conoció a Alex. Él era, ahora, su mejor y más importante amigo y la vida que llevaba en el presente era lo único que debía importarle, ya que ese presente que ella vivía todos los días, es lo que la conduciría a su futuro y a nuevas posibilidades. De ahí su negativa a recuperar su pasado, al menos, hasta que conoció a Jessenia.

 

            Tan pronto como vio a la chica luchar contra Valeria y luego contra esos otros Cazadores de la Rama Principal, algo dentro de la peliverde empezó a moverse y a indicarle que tenía memorias que lucharían de ahora en adelante por emerger. Sentía que deseaba recuperar sus recuerdos, sin importar las cosas negativas que pudiera desenterrar de esa oscuridad.

 

            Summer estaba a punto de replicar los argumentos de Alex cuando de pronto y sin que los dos se lo esperaran, Jessenia intervino:

 

            — ¡No estoy de acuerdo con lo dices! — Dijo, acercándose lentamente a la pareja de Cazadores —. Lamento si me estoy metiendo en lo que no me importa pero, esto es algo que debo decir si o si. — Jessenia se giró para ver a Summer a sus lindos  y grandes ojos ámbar —. No creo que tenga nada de malo que quieras recuperar tus recuerdos del pasado, ese pasado forma parte de tú vida, de tú existencia, de tú esencia y pienso que es un insulto, una grosería, preferir no recordar nada, ya que al hacer eso, estarías faltándole el respeto a la gente que conociste en el pasado y que aportó algo en tú desarrollo personal. Ya sea que los recuerdes o no, es un echo que estas aquí gracias a esas experiencias del pasado y si decides no recuperar esos recuerdos, tarde o temprano estos volverán por sí solos. En mi experiencia, el pasado nunca queda escondido ni sepultado, sino que constantemente luchara para volver al presente, por lo que opino que debes aceptarlo, no importa que tan malo pueda llegar a ser.

 

            Alex detuvo su caminata y se volvió hacía Jessenia.

 

            —Agradezco que hayas compartido tú opinión — replicó — pero no me parece correcto que fuerces tus creencias e ideales a nadie, sobre todo cuando ni siquiera conoces a la persona en cuestión.

 

            —No trato de forzar mis opiniones ni mis creencias a nadie, solo compartí mi opinión con Summer, si ella decide poner en práctica mis palabras, eso depende de ella. ¿No eres tú el que la fuerza a obedecerte?

 

            —Yo le digo lo que tiene que hacer por su bien — respondió —, Summer es como una niña pequeña que debe ser protegida y controlada, si la dejas sola podría matarse a sí misma. ¿Escuchaste lo que dijo antes, no es verdad? Su estupidez casi hace que muera en ese bosque, tuvo suerte de salir con vida. Ella no esta capacitada para tomar decisiones importantes, por lo que debo ser yo quien la dirija y la controle si llegara a salirse de control. Lo hago por su bien.

 

            — ¿Por su bien? — Replicó Jessenia —. Yo no sabré mucho del mundo ni de la vida y, ciertamente tampoco los conozco a fondo pero, si algo he aprendido de esta vida, es que los humanos nacimos para sufrir, cuanto más controles a Summer y la restrinjas, más altas serán las posibilidades de que termine muriendo. Ella debe ser capaz de tomar decisiones importantes por sí sola y ser capaz de moverse en este mundo por cuenta propia. Tú no puedes estar pegado a ella las veinticuatro horas del día y el mejor ejemplo que puedo darte es el de ahora mismo. — Alex no podía negar que Jessenia tenía un buen punto. Él no podía vigilar a la Cazadora las veinticuatro horas del día, pero también era cierto que no podía dejarla sola. ¡No! ¡El debía estar cerca de ella pasara lo que pasara! —. La mejor forma de proteger a alguien, es enseñarle a protegerse a sí mismo.

 

            “Aunque yo no soy nadie para decirle eso a nadie”. Pensó Jessenia para sí misma. “Alguien como yo, que ha dependido tanto de los poderes de Yura, sermoneando a Alex por controlar demasiado los movimientos de Summer, ¿en que se diferencian él y Yura? Y, ¿cuál era la diferencia entre ella y Summer? Ambas chicas, de cierta forma, siempre terminan dependiendo de alguien más. Summer de la inteligencia de Alex y Jessenia de la fuerza de Yura”.

 

            Aunque ella no lo sabía, las palabras finales que le dijo al Cazador parecieron tener gran efecto dentro de él.

 

            “¿La mejor forma de proteger a alguien, es enseñarle a protegerse a sí mismo…?” Reflexionó el joven, “¿Esas palabras… eran algo que a él le gustaba decir…?”

 

            Alex miró con fría severidad a Jessenia y replicó:

 

            —Si Summer llegara a recuperar sus recuerdos del pasado, nosotros no sabemos el impacto que sus memorias podrían tener dentro de ella, siempre existe la posibilidad de que deje de ser quien es ahora, en la actualidad y eso es algo que a ella le aterra. A Summer le gusta la vida que tiene en estos momentos, pese a sus altas y bajas, ha aprendido muchas cosas y a adquirido mucha experiencia (¡me gustaría que la reflejara de vez en cuando!) pero…

 

            —Me temo que es un riesgo que deberá correr — finalizó la Cazadora de cabello castaño. Se volvió hacía Summer —. Lo que tú amigo dice es verdad, si realmente perdiste quince años de tú vida, entonces cabe la posibilidad de que luego de que recuperes tus memorias algo llegara a cambiar dentro de ti. ¿Para mejor o para peor? La verdad es que no lo sé pero, como ya te he dicho, depende de ti recuperar tus recuerdos, porque igual, sospecho que ese pasado terminara regresando tarde o temprano.

 

            Summer agachó la cabeza, estaba pensando. Se daba cuenta de que Jessenia decía la verdad; el pasado que tanto deseó evitar y dejar sepultado en las profundidades de su memoria comenzó a emerger de la oscuridad de su mente y todo empezó desde que la peliverde presenció el Duelo de Jessenia contra Valeria. La pregunta que ella se planteó al inicio, antes de decidir viajar con la pelicastaño, fue la siguiente: “¿por qué ella y nadie más activó una de mis memorias?” Lamentablemente, pese al tiempo que pasaron juntas, la pregunta quedo libre de respuesta, ya que la mayor parte del tiempo, Summer no convivió con Jessenia, sino con Yura, su otra personalidad.

 

            Fuera de que su pregunta no haya sido respondida como ella lo deseó, ahora sí podía responder a otras interrogantes.

 

            —Lo lamento, Alex — comenzó con cuidado y lentitud. Summer notó como su compañero la veía a los ojos y ésta apartó la mirada, apenada —. Estoy consciente de que ambos decidimos dejar esta cuestión de mi memoria olvidada y concentrarnos únicamente en el presente pero, creo que Jessenia tiene razón en lo que dice. Aún si yo decido escucharte y evadir mi pasado tanto como sea posible, sospecho que este terminara regresando en el algún punto del tiempo. cuando menos me lo espere y de ser posible, preferiría ser yo quien busque mi pasado y no que mi pasado me encuentre a mí. Espero que lo entiendas.

 

            Alex miró a Summer con frialdad por unos segundos, analizando cuidadosamente las facciones de su rostro y tratando de descifrar si en su voz había uno de esos dejes juguetones y tontos que la chica empleaba a menudo para hablar, de haber escuchado ese tono de voz, el Cazador se hubiese percatado que toda la palabrería de Summer no era otra cosa que un juego, uno de sus chistes que ella a menudo decía pero que al final no se lo tomaba en serio. Por unos momentos el joven quiso, deseó que su compañera usara ese tono de voz que significaba que no se lo tomaría en serio, lamentablemente no lo uso. Alex sabía que su compañera hablaba en serio, como pocas veces lo hacía.

 

            Su compañero soltó un suspiro de resignación, se dio la vuelta y continuó con su camino.

 

            —Haz lo que quieras. — Respondió.

 

            Y los tres siguieron caminando. Ya pasados otros tantos minutos, el Cazador dijo:

 

            —Corramos. Si seguimos a este ritmo nunca llegaremos a Central. Calculo que si corremos sin detenernos, fácil llegamos a la ciudad al atardecer.

 

            Summer estuvo de acuerdo con las palabras de su amigo, cosa que sorprendió a Alex, ya que él sabía que su compañera normalmente se ponía histérica y se quejaba de que correr le daba mucha flojera y que prefería caminar y disfrutar del paisaje, no obstante, Alex razonó que Summer no deseaba darle problemas luego de que ésta se opuso a una de sus ordenes.

 

            No obstante, en cuando Jessenia escuchó las palabras de Alexander, la chica tragó saliva con un sonido bastante audible. La joven recordó cuando viajó, en su primera misión, al pueblo de Rivendel. Recordó lo complicado que fue reunir la Energía Espiritual en su cuerpo como para correr a altas velocidades, de ser posible, deseaba no hacer el ridículo frente al amigo de Summer, ya que ésta le dijo a él que fue ella la que destruyó el Bosque Negro en una feroz batalla contra una poderosa bruja que le dio problemas a Yura; si él creía que ella fue capaz de producir semejante destrucción en un combate, resultaría ridículo que Jessenia no fuera capaz de hacer algo tan simple como aumentar su velocidad con la Energía Espiritual.

Notas finales:

CONTINUACIÓN DEL CAPITULO:

— ¡Vamos! — Exclamó Alex y al instante, los cuerpos de ambos Cazadores  se envolvieron con llamativas auras blancas, indicios de que estaban usando correctamente la Energía Espiritual.

 

            — ¡Esperen! — Alex y Summer estaban a punto de salir disparados hacía el frente cuando el gritó de Jessenia los detuvo. El Cazador se giró y advirtió que la chica aún no activaba su Energía Espiritual, lo que evidentemente le impediría seguirles el paso.

 

            — ¿Qué ocurre? — Le preguntó el joven —. ¿Por qué no activas tu energía? Creo que con un día descanso fue suficiente para que te recuperaras del combate que tuviste contra esa bruja.

 

            Jessenia no sabía cómo explicarle al joven que ella no sabía muy bien como dominar la Energía Espiritual sin sacar a Yura a la explicación, sin mencionar que resultaría vergonzoso tras todo lo que ya habían vivido.

 

            — ¿Y bien? — Insistió —. ¿Por qué no dices nada?

 

            —No se como hacerlo… — murmuró, avergonzada y con el rostro ruborizado.

 

            — ¿Eh…? No te escuche, ¿qué dijiste?

 

            Jessenia apretó los dientes y los puños, tomó valor y luego gritó:

 

            — ¡No sé como hacerlo, esta bien! ¡Todavía no sé muy bien como manipular la Energía Espiritual a voluntad!

 

            Summer miraba a Jessenia sin saber que cara poner o que decir. La joven de largo cabello verde olvidó el fiasco y el desastre que Jessenia provocó en la sala de audiencias del rey y como la chica no fue capaz de vencer a unos simples soldados. Luego apareció Yura y todo se complicado más de lo necesario. La Cazadora veía a Jessenia y a su amiga con un rostro nervioso, sin saber que sucedería o como reaccionaría Alex cuando la pelicastaño le explique varias cosas sobre ella.

 

            Alex, por el contrario, veía a Jessenia extrañado, sin poder dar crédito a lo que escuchaba.

 

            — ¿De que hablas? — Inquirió, confundido —. Es imposible que no puedas o no sepas manejar la Energía Espiritual, es decir, superaste ambas pruebas del Gremio, yo personalmente estuve en los dos duelos que peleaste: el primero contra Valeria y el segundo contra esos Cazadores. Si bien tu estilo de pelea fue diferente en ambas batallas, era evidente para cualquiera que tenía experiencia en combate.

 

            Al final era como Jessenia intuyó, no podía explicarse a no ser que le revelara a Alex la verdad sobre Yura y sobre sí misma. Así que, sin más por el momento, la joven les explicó a ambos Cazadores todo: sobre Yura, sobre como Jessenia nunca recibió ningún tipo de entrenamiento, sobre como empezó a despertar una segunda personalidad y, básicamente, todo lo relacionado con su falta de experiencia en las batallas y sus milagrosos triunfos.

 

            Los Cazadoras, para no gastar inútilmente su energía, hicieron desaparecer las auras blancas que los rodeaban y se concentraron en escuchar las explicaciones de Jessenia bajo un sol que se ponía más y más caliente conforme pasaba el tiempo. De ser posible a los tres les hubiese gustado hablar y escuchar a Jessenia bajo una tibia y fresca sombra, lamentablemente, el trío estaba en mitad de la nada, por lo que no contaban con ningún refugio que los protegiera de los rayos solares del día. La explicación duró varios minutos; los Cazadores escucharon sin interrumpir en ningún momento.

 

            —Y…, eso es todo. — Finalizó soltando un suspiro de cansancio.

 

            El dúo de Cazadores la miraron sin saber que decir. Summer fue quien rompió el incomodo silencio.

 

            — ¡Vaya! Y creí que yo tenía problemas — bromeó —. Debe ser una molestia tener a otra persona dentro de tú cabeza que quiera constantemente quedarse con el dominio de tú cuerpo.

 

            A lo que Jessenia respondió:

 

            —No tanto — reconoció —, Yura no da tantos problemas como pensé en un inicio, pero si estoy en desacuerdo con muchas cosas que ella hace y más cuando la que tiene que pagar los platos rotos soy yo.

 

            —Entonces… — dijo Alex —, quien supero las pruebas del Gremio fue Yura, ¿no es verdad’

 

            —Yura superó la primera, la de las bestias salvajes — aclaró —, yo supere la segunda.

 

            —Ya veo — dijo y luego pensó en algo por varios segundos —. ¿Quién derrotó a Valeria y a esos Cazadores fue…?

 

            —Yura lo hizo — puntualizó —. En el combate contra Valeria, ya que Yura todavía no podía tener control de mi cuerpo, me manejo para que yo luchara contra ella bajo su guía…

 

            —Como un títere controlado por hilos invisibles — razonó el joven. A lo que Jessenia asintió de mala gana.

 

            — ¡Si!, así es. Como un títere controlado por hilos invisibles.

 

            — ¿Y la pelea contra ese nigromante, contra los ogros, contra esas brujas y la destrucción del Bosque Negro fue…?

 

            —Todas las hizo Yura. Yo solo me limite a verla en acción.

 

            —Ya entiendo…

 

            Alex se volvió a sumergir en sus reflexiones antes de continuar.

 

            —Ciertamente — dijo con seriedad —, tienes muchos problemas.

 

            — ¡Si, muchas gracias por aclararlo, no me había dado cuenta! — Ironizó la chica.

 

            — ¿Entonces? — Preguntó Alex y al ver que Jessenia no le entendió, el joven aclaró —. ¿Qué esperas de nosotros? No creo que nos hayas revelado toda esa información solo porque si. Debe haber algo que desees de nosotros? ¿Qué es?

 

            Al principio Alexander se resistió un poco al creer en las palabras de Jessenia, después de todo, era absurdo la historia de la chica. ¡Una segunda personalidad, más fuerte y hábil que la original, tomando el dominio del cuerpo para sus propias diversiones sadistas! ¡Por favor! No obstante, luego de que Jessenia acabara, Summer le prometió a su amigo que todo lo que Jessenia contó era real. Si existía una doble personalidad autonombrada Yura; si era más hábil y fuerte que la personalidad original, ya que ella misma lo vio en Paso Largo, cuando la Cazadora derrotó a todos esos bandidos y cuando vio a Yura jugar con la cabeza cercenada de aquella bruja en el Bosque Negro. Al final, Alex decidió creer de momento en la palabra de Jessenia, al menos, hasta que el mismo sea testigo de esa “otra” personalidad.

 

            — ¿Y no puedes llamarla ahora mismo? — Preguntó —. Que ella salga y hable conmigo.

 

            —Ella esta descansando dentro de mi mente, además, Yura sale solo cuando le conviene. No le interesa los aspectos aburridos de la vida, ella dijo que esas cosas son para mí y que las partes divertidas le tocan a ella. Además, yo preferiría no dejarle mi cuerpo, no estoy segura de las cosas que sería capaz de hacer teniéndola a ella manejándolo.

 

            —Ya veo, entonces, responde a mi pregunta, ¿qué esperas de nosotros? O mejor dicho, ¿qué piensas hacer al respecto?

 

            Jessenia bajo la cabeza y consciente de todas las cosas que le había dicho a Alex hace unos minutos atrás, la chica se decidió que aquella era su oportunidad. Si la dejaba pasar, no estaba segura de cuando se le volvería a presentar una nueva posibilidad, por lo que tomó aire y con determinación dijo:

 

            — ¡Necesito entrenar! — Reconoció —. ¿Me enseñarían lo que saben?

 

            En esta ocasión, tanto Summer como Alexander se quedaron pasmados del asombro. Jessenia les pedía que la entrenaran.

 

            Sin saber que responder, los tres Cazadores se quedaron mirándose con seriedad bajo los rayos de un sol que se volvía cada vez más caluroso conforme los minutos transcurrían. El viento, en lugar de resultar reconfortante y fresco, solo lo empeoraba. El cabello de los tres se mecía al compás de la brisa mientras Jessenia aguardaba la respuesta final.

 

FIN DEL CÁPITULO

 

Ojala les haya gustado. No olviden dejar sus comentarios. CUIDENSE, hasta la proxima. :) 

 

 

Usted debe login (registrarse) para comentar.