Fanfic Es
Fanfics en español

Otakutopia: Release por InKrow

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

Su pijama no le ayudaba a evitar el frío. Mucho menos a evitar no ser distinguida en el cielo flotando.
Las instrucciones siempre fueron claras: no debes ser vista, pues no se sabe como la gente pueda reaccionar ante los sucesos extraños. 
Pero era fácil decirlo para quien no debía andar volando entre casas y edificios, encima de un trozo de metal alado.

Trató de olvidar el frío, y se concentró para ver más allá. Se inclinó un momento para ver si podía distinguir algo de entre las calles, cuando un estallido a su izquierda la alertó.


Con semblante decidido surcó los aires en dirección a la columna de humo. El aire le hizo escocer los ojos, lo que le valió la ventaja ante su atacante. 
Con un instintivo giro esquivó la bola de energía que se fue a estrellar contra un parque unos cientos de metros más allá.

-Eres muy hábil, terrícola. Esas alas te salvaron de la muerte-. Miró burlonamente a la niña que apenas si recién se incorporaba en pleno vuelo. Acostumbrado a la destrucción, aquel humo estaba muy lejos de causarle alguna dificultad para ver. -No te preocupes. No fallaré esta vez-.

Un grito de la chica, y una inscripción luminosa apareció en el cielo nocturno. Amarras de aire surcaron los aires, y sometieron al extraño hombre. Sin embargo, una onda de energía dorada repulsó toda amarra, y con ello, la caída de la niña fue inevitable.

Eran más de las cuatro de la mañana, y la pantalla aún centelleaba en la oscuridad. Un hilo de saliva caía en la almohada, y su rostro reflejaba el agotamiento de querer resistir otra noche en vela.

El estallido se escuchó en medio de la noche, pero a él apenas si le afectó. Su madre se despertó con un grito, y dado que él era el único hombre, corrió a despertarlo.
La madre con gran habilidad recorrió la habitación, aun cuando estuviera llena de ropa, juegos, cds, y mangas por todas partes.
Con un susurro nervioso, y unas sacudidas enérgicas logró que se incorporará.

-Will, ¿sentiste eso? ¿qué habrá sido? fue cerca. ¿No habrá explotado el gas de tu abuela? le he dicho varias veces que lo corte. Esa vieja de mierda porfiada-.

-No... no... no creo. ¿Qué hora es?-

-Son las 4:17. Llama a tu abuela. Habla tu con ella si-

-¿Por qué yo? Si la abue está bien... -

-¡Mira! ¡Eso es fuego! ¡Llama a tu abuela!-

Aún sin mucho entusiasmo, pero alertado por lo que le decía su madre se incorporó en la ventana. Miró la columna de humo, y distinguió una figura flotando en lo alto.

-Vieja, mira, ¿qué es eso?- Apuntó en dirección del humo.
Era una figura humana sin duda, aunque extrañamente familiar.

-¿Dónde?... yo no veo nada. ¿Arriba en el humo?-

-Si. Justo arriba-

-Will, ahí no hay nada-

-Si lo hay mira. Tiene un traje como---

Un fulgor azul salió desde la figura, como un rayo y alcanzó a ver a otra figura. Esta vez distinguió las alas blancas y el color rosado en tan sólo un instante en el momento que la luz la iluminó.

Sin escuchar el llamado de su madre, el chico corrió fuera de su casa en dirección del incendió. Trataba de observar con detención la acción que se estaba dando en las alturas, en donde todo parecía enfocarse, pero nadie más parecía notarlo. La gente estaba fuera de sus casa, sorprendidas por la explosión y la columna de humo, pero nadie advertía aquellas alas blancas y al hombre flotando sobre el humo. En ese momento, al doblar la esquina lo vio claramente. Una insignia como un sello iluminó desde arriba, saliendo desde ella unos verdaderos tentáculos resplandecientes que envolvieron al hombre. Fue ahí que cayó en la cuenta de lo que estaba viendo. Exclamó su nombre sorprendido, pero no alcanzó a pronunciarlo del todo cuando un estallido de viento y color dorado lo hizo tropezar. Desde los aires vió como la chica caía, y el fulgor dorado que despedía el hombre era sin duda de aquel personaje. Además, ese característico sonido que tantas veces escuchó en televisión y que por muchos era familiar era casi un emblema.

Corrió hacia donde la chica podría haber caido, mientras el ser de aura dorada bajaba lentamente hacia el mismo lugar.  Sin aliento, y con los oídos zumbándole se encontró en una calle iluminada, con el hombre de baja estatura apuntando con la palma de su mano a la chica, y una expresión de superioridad. Sin pensarlo dos veces lo hizo detener con el grito de su nombre, lo que hizo que el ser se avalanzara sobre él sosteniéndolo desde la ropa.    - ¿Cómo conoces mi nombre, insecto? - Los ojos verdes sorprendidos miraron insistentemente al chico, cuya expresión se hayaba entre la dicha de ser amenazado por Vegeta y el miedo de no saber qué hacer con él.

Notas finales:

Mis sinceros agradecimientos a quienes han llegado hasta aquí.


Cualquier ayuda y/o comentario será de gran ayuda a la evolución de esta historia.


Sinceramente a ustedes


InKrow

Usted debe login (registrarse) para comentar.