Fanfic Es
Fanfics en español

Chica inalcansable por sakura150

[Comentarios - 4]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Disfruten

Notas:

Espero que lo disfruten.

Pueden comentar que les parecio o si quieren que escriba mas One-shot sobre personajes de este anime. y cuales.

Besos 

 

-La invitare a salir.

-A quien.

-A ella –señalo a las gradas.

-Hay seis chicas hay ¿a quién te refieres?

-A la capitana.

-¿Qué? ¿Estás loco? Kinomoto es inalcanzable para cualquiera.

-No soy cualquiera.

-Si te acercas a menos de tres metros de ella con intenciones de conquista tendrás al equipo de futbol y el de baloncesto sobre ti, no sentirás nada más que el peso de ser aplastado y morirás asfixiado.

-A ver ¿Por qué esos equipos?

- Kinomoto es la novia de Li.

-Y que con eso, ella puede elegir, y me puede elegir.

-Ya veo que estas mal. Li es el capitán del equipo de futbol.

-Eso explica ese equipo. Defiende a la novia de su capitán ¿pero por qué dices que el de baloncesto también?

-Hiragizawa, es el mejor amigo de Li, capitán del equipo de baloncesto. Li los ayudo a ganar el campeonato del año pasado, harían lo que fuera por ellos.

-Igual no importa, al final ella es que decide –comenzó a caminar en dirección a las gradas.

-Es hombre muerto.

 

 Las chicas reían animadas, estaban sentadas en el tercer escalón de las gradas, frente a ellas la cancha de futbol donde gran parte del equipo tenía un pequeño partido amistoso para entretenerse en la hora del descanso. Mientras algunos del equipo de baloncesto estaban a pocos pasos de ellas haciendo bromas sin sentido.

 

 A paso firme y decidido se acercaba, no le quitaba los ojos de encima a la castaña, una de las chicas lo noto acercarse, la forma en que miraba a su capitana la puso nerviosa miró a su alrededor y se dio cuenta de que ya, dos de los chicos que jugaban en el campo lo estaba observando alerta perdiendo total atención al partido, al mirar a donde estaba su novio en el grupo de baloncesto tan lejos noto que el también había percibido la intención del extraño chico.  Por un momento sintió pena por lo que le iba a pasar si no cambiaba su ruta.

 El extraño sintió como su mundo se silenció cuando las hermosas piedras esmeraldas que Sakura Kinomoto poseía como ojos se posaron en el al notar su presencia acercarse. Pero lo que no sabía era que todos los que estaban en el patio detuvieron sus actividades para observar la escena.

-Buenas tardes Señoritas –dijo al llegar a las gradas. Sin quitar los ojos de la castaña.

-Buenas tardes joven –Tomoyo fue la única en contestar, aunque no era del equipo de porrista, era la mejor amiga de la castaña y por lo regular estaba con las chicas ya que compartían un vínculo. Pertenecían al grupo de ¨las novias¨

-Chang. Heiko, Chang. Señorita Kinomoto ¿verdad?

-Un placer pero no...

-Estamos juntos en clase de Historia. Me siento a unos tres asientos a tu derecha.

-¡Ah! Claro. ¿Se te ofrece algo? –preguntó tranquila aun con la penetrante y molesta mirada que le daba.

-Sí, Claro que sí.

-Si vienes por las audiciones para el equipo serán dentro de dos semanas, no menos.

-Lo único que me gusta del equipo de porrista es ver a tales bellezas hacer sus proezas.

-En ese caso ¿En qué te puedo ayudar? No soy tan buena en Historia como para que me pidas mis apuntes –dijo empezando a sentirse inquieta.

-¿Saldría conmigo?

-¿Perdón? –cuestiono sorprendida.

-Es Hombre muerto -murmuro una de las chicas pero ninguno de los dos volteo a ver.

-Lo lamento pero…

-Ya tiene novio, si lo sé –volvió a interrumpirla.

-¿Y aun sabiendo eso te atreves a venir he invitarla a salir frente a nosotras? –cuestionó Tomoyo incrédula de que alguien en su sano juicio se atreviera a tal suicidio.

 -Ella tiene derecho a elegir. Si sale conmigo y le gusta. Que deje a ese tal Li.

 

En otra parte no muy lejos. A un castaño ojos ámbar le sonaban los oídos.

-¿Qué pasa?

-No sé, tengo un zumbido en el oído, alguien debe de estar hablando de mí.

-Si cada que hablaran de ti te zumbara el oído estarías sordo –comento Eriol. Ambos rieron.

-¡Li! –grito un chico que llego corriendo hasta donde estaban.

-¿Qué pasa Takachi? ¿Por qué corres? ¿Los chicos están peleando otra vez?

-¡No! –tardo un par de segundos en coger aire para hablar- un idiota… un idiota le está coqueteando con Kinomoto en las gradas, ¡Frente a todos! –las miradas de los amigos se cruzaron y no tardaron un segundo en salir disparados a la cancha.

 

De regreso en las gradas.

-Aun no entiendo ¿por qué quieres salir conmigo?

-Porque eres hermosa inteligente y flexible –el rostro de la castaña mostro incredulidad ante las palabras del chico. De verdad tenia valor para decirle esas cosas.

-Oye Chang, creo que mejor lo dejas así, Vamos amigo –la voz de quien en un principio lo desalentaba está a su lado en esos momentos. Pero no le prestó atención.

-Creo que deberías de escuchar lo que dice tu amigo si quieres seguir viviendo –Dijo Rica que estaba sentada a un lado de la castaña. Pero igual no presto atención estaba absorto en los ojos verdes que lo miraban.

-¿Qué diablos está pasando aquí? –la voz, claramente molesta de Syaoran se escuchó casi detrás de él, el joven supo que era Li por la expresión de Sakura, su rostro se puso un poco pálido por la impresión, sus ojos no tardaron en brillar y una sonrisa aparecer en su rostro.

-Tú debes de ser ese tal Li del que tanto hablan –una sonrisa de egocéntrico se formó en sus labios mientras giro sobre sus talones para quedar de frente al castaño. Pero rápidamente cambio su expresión por una de terror. Syaoran estaba cruzado de brazos con una mirada de los mil demonios a unos paso tras de él, pero eso no fue lo que lo hiso palidecer.

 Estaba tan concentrado en los ojos verde esmeralda de Sakura Kinomoto, que creyó que el silencio fue la magia del amor haciendo lo suyo. Pero estaba muy equivocado, jamás había estado tan equivocado.

-Te dije que no te acercaras a ella –volvió a decir su fiel amigo. Sakura se colocó al lado de su amado quien la recibió acercándola a él con su fuerte brazo.

-¿Estas bien? –pregunto levantando su barbilla para que ella lo viera a los ojos al responderle.

-Si –fue su simple respuesta acompañada de una de sus encantadoras sonrisas, las que guardaba solo para él.

-Chicos, enseñen le –dijo sin mirar a nadie más que a su amada. La tomo de la mano y salieron caminando por el espacio que le hicieron los chicos que rodeaban el lugar como una cerca. Tras ellos Tomoyo y Eriol en la misma forma, las otras chicas solo se alejaron del lugar.

-Pobre idiota –dijo Eriol mientras le daba un beso en la mejilla a la amatista.

 

Había solo una regla entre el alumnado: Jamás, jamás te acerques a las novias de los jugadores de futbol y baloncesto, o serás hombre muerto.

 

 

Fin

Usted debe login (registrarse) para comentar.