Fanfic Es
Fanfics en español

Descendencia Li por sakura150

[Comentarios - 5]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Esta Fic, es algo diferente a lo que he escrito hasta el momento.

Rogando a todos su perdon por lo que van a leer, y esperando que lo disfruten de una manera diferente a los demas.

Saben que escribo con el corazon y lo comparto con ilucion.

Disfruten.

Notas:

Espero que lo sepan disfrutar.

 

 

 Salieron de la casa de su padre, Syaoran conducía. Siempre fue un conductor precavido. No había tomado más que media copa de vino, por lo cual estaba en perfecto estado para conducir de regreso al departamento que desde hace cinco años compartían, los últimos tres como esposos. Fujitaka los había invitado en ese día en especial para celebrar que Touya, el hermano mayor de Sakura consiguió ese puesto que tanto quería como rector de la universidad. Aun siendo algo joven para el puesto tenía la madures y los conocimientos necesarios. Entre risas y comentarios sobre la velada recorrían el tan conocido trayecto.

 Una noche como otras, se detuvieron en un semáforo en rojo, esperando a que este les diera paso para continuar. Al ver la luz verde no tardo en avanza. Sostuvo la mano de Sakura dándole un beso fugas mirando la carretera, aun sin verla sabía que se había sonrojado.

 Ver a su amado mientras conducía era uno de sus pasatiempos favoritos, tenía que confesarlo, pero cuando el tomo su mano para besarla mientras cruzaban la intercepción tras que el semáforo les diera paso  no pudo evitar gritar, al ver una camioneta que se dirigiera a ellos violando la señal que decía que tenía que detenerse. No pudo evitar el impacto, la camioneta venía a tal velocidad que los hizo girar llevándolos al otro extremo de la calle. Dejándolos inconscientes en el lugar.

*******

Le dolía la cabeza, el pecho y el hombro izquierdo. El olor era particular, el silencio a su alrededor daba pie a que el sonido de un pip constante y molesto se escuchara. Comenzó a abrir los ojos moviendo lentamente la cabeza.

-Hija –la voz preocupada de Fujitaka se escuchó en la habitación- Hija ¿Cómo te sientes?

-¿Papá? –apenas pudo articular.

-Si pequeña soy yo, tu hermano también está aquí.

-Nos tenías preocupado monstruo.

-Syaoran, ¿Dónde está Syaoran papá? –ambos hombres se observaron un tanto preocupados.

-Hija, tienes que descansar.

-Papá, por favor, dime donde está –los ojos esmeraldas de la castaña lo miraron suplicante, de tal manera que no pudo mentirle.

-Hija, Syaoran está en cuidados intensivos. Tiene múltiples fracturas.

-Quiero verlo, tengo que verlo –intento ponerse de pie pero su padre la detenía- ¡NO! Quiero ver a Syaoran, por favor dejen que lo vea –su padre seguía tratando de detenerla  y Touya salió para llamar a un médico.

-Hija por favor cálmate, no puedes hacer nada en ese estado.

-¡NO! ¡Déjeme verlo! ¡Necesito verlo! –seguía oponiéndose cuando una enfermera entro a la habitación y tras de ella el doctor- ¡Suéltenme! ¡Syaoran!

-Sédela –ordeno el docto, la enfermera saco el medicamento de una de las gavetas cercanas y la inyecto.

-¡No! Por favor, por favor –seguía en su afán por soltarse solo que cada vez era más difícil- Syaoran –fue lo último que dijo antes de quedarse dormida por el medicamento.

-Señores Kinomoto, podríamos hablar afuera –ambos hombres asintieron.

-Señor Kinomoto, su hija está bien, solo algo alterada, lo que me preocupa es el Señor Li, su condición es muy delicada, me temo que tendrán que comunicarse con su familia.

-¿Cuánto tiempo? –pregunto Touya muy seriamente.

-No estoy seguro y no puedo asegurar nada.

-Diga nos cuanto tiempo le queda a mi cuñado Doctor –dijo aún más serio.

-Horas, podría llegar a mañana, pero su situación no es para nada alentadora. Lo lamento –fue lo último que dijo hiso una reverencia y los dejo solo.

-¿Cómo le diremos al monstruo? –su preocupación fue obvia para su padre que se preguntaba lo mismo.

-Por el momento solo llamare a su madre –dijo caminando por el pasillo, buscaría un teléfono para hacer la llamada.

*******

En la mansión Li, Irean tomaba te en su desayuno, acompañada de una de sus hijas. Apenas eran las siete de la mañana cuando una de las mujeres del servicio se acercó a ella.

-Disculpe Sra. Tiene una llamada del Señor Kinomoto desde Japón.

-¿Kinomoto? –pregunto Sheifa dejando la taza de té a medio camino y miro a su madre que tomo el teléfono con menos calma de la que aparento.

-Buenos días –contestó dando espació a que su interlocutor hablara-… no es problema Fujitaka ¿A qué debo el placer de su llamada? –silencio, fue lo que la rodeo ya que su hija no emitió el menor ruido al ver como el rostro de su madre se volvía más serio- … ¿y Sakura? –Pregunto aparentando lo más que pudo-… Gracias, Mantenme informada por favor –tras esto corto la llamada y se quedó mirando a el jardín, siempre desayunaba en la terraza para comenzar sus días con la hermosa vista del jardín.

-¿Qué-que paso madre? –pregunto con un hilo de voz, su madre la miro a los ojos.

-Tuvieron un accidente anoche, un conductor ebrio se extremó contra ellos.

-¡Por Dios santo!

-Sakura está bien acaba de despertar, pero Syaoran… está en cuidados intensivos, no tiene un cuadro favorable.

-¡Por dios No! –Sheifa comenzó a llorar.

-Buenos días –Fanren llego para tomar su desayuno- ¿Qué pasa? –se preocupó cuando noto que su hermana lloraba sin parar.

-Es Syaoran, Esta en el hospital –casi grito increíblemente entre el llanto, Fanren miro a su madre buscando rastro de una broma de mal gusto. Irean solo asintió sin decir media palabra.

-Enano –susurro al caer sentada en una de las sillas.

******

-Syaoran -Sakura comenzaba a despertar otra vez- Syaoran –susurra empezando a abrir los ojos.

-Tranquila hija –dijo su padre sosteniendo su mano con suavidad.

-Papá, por favor, quiero ver a Syaoran, Por favor –otra vez no pudo negarse a la petición de su pequeña niña, menos aun sabiendo la condición en la que encontraba su nuero.

-Hablare con el doctor para que te deje verlo, pero tienes que prometer hacer todo lo que te pida ¿Está bien?

-¡Sí!, lo prometo.

 Cumpliendo con su palabra y por la misma razón que él lo hacia el doctor accedió, en una silla de ruedas la llevaron hasta el área de cuidados intensivos, una de las enfermeras de la unidad la acompaño desde la puerta a la cama donde estaba su amado conectado a diversos aparatos, sus ojos se empañaron por las lágrimas, desde el momento en que lo vio, tenía la cabeza vendada, una pierna entablillada, un brazo completamente enyesado y varias cortadas en su rostro.

-¡Syaoran! –apenas pudo llamarlo cuando rompió en llanto. La enfermera la dejo al lado de la cama y los dejo solos por un momento- Syaoran por favor despierta, tienes que despertar. Por favor mírame –le rogaba mientras las lágrimas salían sin parar- yo estoy bien, pero tú tienes que despertar, prometiste estar conmigo siempre. ¿Quién me cuidara si tú no te paras de esta cama? ¡Syaoran! –recostó su cabeza en la orilla de la cama donde estaba su mano dejándose llevar por el llanto.

-lo… si… en… to… -creyó que lo había imaginado, se levantó para verlo, tenía los ojos serrados pero estaba segura de que había sido su voz.

-¡Syaoran! –lo llamo.

-Te… a… mo… -sí, era él.

-Syaoran mi amor, también te amo, te pondrás bien, saldremos de aquí juntos y… -no pudo terminar de hablar pues los instrumentos a los que estaba conectados empezaron a sonar sin control- ¿Syaoran? –Lo observo, ya no respiraba- No me hagas esto, Syaoran ¡No!

-Sáquenla –dijo uno de los doctores que entro para atender al castaño.

 Sakura gritaba y pateaba no quería soltarlo. Al sacarla Fujitaka estaba desconcertado viendo a su hija en ese estado. Trato de calmarla pero estaba tan alterada que tuvieron que sedarla otra vez.

****

 Volvió a despertar, esta vez más aturdida que las anteriores, sintió la mano de su padre apretar la suya, abriendo los ojos noto que estaba en la misma habitación de antes.

-Syaoran –susurro cuando noto la figura de su hermano quién la miro con ojos tristes y preocupados- ¿Papa?

-Descansa hija, tienes que descansar.

-¿Cuánto tiempo llevo dormida?

-Un par de horas –contesto Touya.

-¿Cuánto tiempo tengo en el hospital?

-Desde anoche –volvió a responder su hermano.

-¿Y Qué hora es?

-Son las cuatro de la tarde Sakura. Papa tiene razón debes descansar –ella negó.

-Me llamaste Sakura –dijo triste como si comprendiera algo impórtate.

-Ese es tu nombre, tonta –intento arreglar su error.

-No me llamarías así a menos que…

-Hija, por favor. Descansa.

-Murió ¿verdad? –Miro a su padre- se fue.

-Hija –Fujitaka no pudo sostener la mirada de la castaña-  no pudieron hacer nada. Tuvo una hemorragia interna y…

-Monstruo lo lamento –dijo Touya tomando su otra mano- se lo importante que era para ti.

-Tengo que decirle a su familia –fue su respuesta.

-Hable con Ieran esta mañana, la puse al tanto del accidente, pero con la conmoción cuando te sedaron no he podido…

-Es mi deber, yo soy la esp… Viuda –sintió como la palabra le cortó la garganta-  ¿mi teléfono?

-La piensas llamar ahora.

-Mejor ahora o no lo hare nunca. Mi teléfono por favor –el menor de los hombres le paso el aparato- ¿Podrían?

-Cualquier cosa que necesites estaremos afuera –dijo su padre y le dio un beso en la frente para luego salir y darle la privacidad que necesitaba.

*****

-Disculpe Señora, es la llamada de Japón que dijo esperaba hoy –la asistente de Irean entro a su oficina interrumpiendo la reunión que tenía en esos momentos- Es su nuera.

-Termino la reunión, Todos fuera –Dos de los gerente de planta estaban frente a ella no dudaron en ponerse de pie y salir- Shei, Sierra la puerta. No estoy para nadie.

-Si señora –una vez estuvo sola respiro profundo tomando valor para levantar el teléfono.

-¿Sakura?

-Lo lamento Irean –Sakura rompió en llanto- lo lamento tanto, no pude hacer nada –Irean trataba de contener la fugitivas lagrimas que querían salir de sus ojos color miel.

Usted debe login (registrarse) para comentar.