Fanfic Es
Fanfics en español

¡OH, HALL SALVEIN!: INEVITABLE por ellector-yo

[Comentarios - 3]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

PRIME CAPÌTULO, UP!

Hola chicos………… amigos, conocidos…….. o lo que sean, pues, aquí los saluda su amigable vecino el homb………. Esperen, ese es el guión de otra cosa, un película que están haciendo en la que me gustaría participar……. En fin
Lo que les traigo aquí es una idea, una pequeña idea que se me ocurrió, así de sopetón, pero que yo creo que promete, así que, por favor, denle una oportunidad, no se arrepentirán.
Esta historia es de contenido original……… mía, para que se entienda mejor, No Al Plagio. Que lo disfruten…

Felicidad temporal, parte I
Hace un poco de frío ya...... es verdad, ya es otoño, otoño.... ¡que temporada del año!, al menos para mí lo es, es una temporada tanto feliz, como molesta, creo que la palabra para eso sería agridulce, sí, esa es la palabra correcta, ya que en otoño es, ni más ni menos, que mi cumpleaños..... ¿que? ¿no lo sabia...? ¡es verdad!, si no lo sabían, no conocen mi historia, ¿verdad? Vale... pues se las contaré...
Esta es mi historia..., bueno, parte de ella.
La verdad se podría decir que esto es apenas es el comienzo de mi historia, por que, apenas hace un par de semanas he cumplido mis 14 primaveras... mejor dicho otoños, nací en septiembre 5, en otoño, o sea, cumplo años un par de meses luego de empezar la escuela, lo que significa que cada año mis compañeros tienen 2 meses para prepararme una fiesta, o al menos así ha sido hasta hace el año pasado, por que ya no, ¿por que digo esto? Sencillo, lo digo por que ahora, por primera vez en mi vida, no sentí que mi cumpleaños fuera un evento que mis compañeros y maestros hayan tenido que hacer por obligación, no, esta vez fue diferente, esta vez quienes lo celebraron puede decirse que son mis amigos, mis auténticos amigos.
Soy feliz por este hecho, ¿saben? Ahora sí me siento como un chico normal, como alguien mas del montón, no como alguien a quien ya le tienen la vida arreglada, o sobre el que tienen expectativas elevadas, o como alguien que en su familia es mirado como un fracasado anormal, o como, o como, como yo... como alguien como yo... alguien desdichado.
Bajo otras circunstancias les contaría quien soy, de donde vengo, que debo hacer y hacia donde voy, pero hoy no, si hago eso solo me deprimiría, y no, hoy quiero recordar y ser feliz de que hace unos días, celebré bien mi cumpleaños, por que mi cumpleaños de ahora en adelante lo celebro 2 veces, la oficial, que fue el día en que nací, y 2 semanas después, la especial, la que ahora sí disfruto.
Bueno pues, ahora es lunes, y, aunque colegio-internado caro, sigue siendo colegio, y el colegio manda. Hora de la escuela.
Abro mis ojos a la incógnita de un nuevo día, solo para descubrirme en este pequeño, pero muy cómodo, cuarto de habitación, cuarto que ha sido de mi propiedad por los últimos 3 meses. Me gusta tener esta independencia de mi familia tan rígida, en especial ella... mejor aquí que allá. Veo mi teléfono y ¡vaya!, me levanté mas temprano de lo usual, son solo las 5:30, bien, mejor así, así no iré apurado a clases.
Al levantarme de la cama, por inercia, o eso creo, me dirijo al espejo, y prendo la luz, necesito verme. Y ahí estoy, yo un enano y pálido muchachito, sin masa muscular, ni finos rasgos, o muy atletico, si apenas un poco listo, no, solo yo, un diminuto chico de cabello corto castaño de 14 años... ni más ni menos.
Me pongo mi camisa (duermo sin camisa) para bajar a la sala del condominio, en el primer piso. Como dije, vivo en una residencia para varones de 2 pisos. La residencia cuenta con 8 habitaciones siendo habitados por 12 chicos (incluyéndome), y un pequeño cuarto aparte donde duermen los de seguridad, y, a veces, la cocinera. Somos estudiantes de la Preparatoria Ray Gollowsnky, en la ciudad de Spjar, la segunda ciudad más grande de Ernekdía, mi país.
Ahora mismo estoy bajando, quiero ver si alguno de mis amigos se encuentra despierto también, pero parece que no, miro hacia la izquierda de las escaleras, en la cocina, y me doy cuenta que si está Zonia, nuestra cocinera. Ella es rubia, como de sesenta años, un poco gorda y muy mal encarada, excepto con Raúl y Guillem, que parece que los conoce de antes... por eso los trata peor que a todos, jaja, pobres tipos. Como al parecer soy el primero en levantarme, creo que me corresponde saludarla, entro en la cocina y ella está cortando unas cebollas para echarlas en lo que parece una sopa o un estofado, no lo sé, así que me acerqué a decirle:
-Zonia, que tengas un...wuaaaaaaaa... buen día -al parecer aún tenía sueño, vaya bostezo, si hasta lágrimas me salieron.
-Haaa, sí, buenos días... -algo raro de esta mujer es que cuando quiere nombrar a alguien, tarda bastante en pronunciar el nombre -... Jacob, igualmente -me sonrió, raro, pero aceptable.
Tras este breve intercambio de palabras, Zonia siguió con su quehacer, cortando, picando, rebanando, trozando y pelando papas, pepinos, zanahorias, tomates, y todo tipo de verduras; y yo, para evitar un silencio incómodo, decidí enfilar hacia afuera de la cocina, dando media vuelta para irme, pero me detengo antes de pasar por el portal de la cocina, y volteando apenas la cabeza murmuro:
-Zonia, iré a bañarme, luego bajo para comer. -Me quedé quieto esperando su contestación.
-Hmmm -murmuró sin tan siquiera verme -no tardes, o los demás empezarán sin ti, y se comerán lo más sabroso, dejándote con solo sobras.
-Ajá -medio digo -ya-ya bajo, no tardo. -y sin más, salí de la cocina. La verdad, es que vivo con un montón de glotones egoístas, y si no me doy prisa, pasará lo que me advirtió Zonia; ya ha pasado antes.
..................
Estoy en este momento saliendo de la cocina, con destino a uno de los 3 baños comunales que hay en la residencia, al fondo a la derecha de la primera planta. Pero, en el camino, me encuentro que en el sofá de la sala principal hay una cabellera café-rojizo muy alborotada (se acababa de levantar, obvio), que correspondían al único estudiante de tercer curso en la residencia, revisando algo en su tableta, para variar; el es a quien todos por aquí llamamos “mamá gallina”, no por qué nos guste molestarlo, es que, siendo él el de más “jerarquía”, cree que tiene el deber de cuidarnos y ayudarnos a todos (pese a que la mayoría del tiempo se dedica a gastarnos bromas o chistes de mal gusto). Les presento a Michael.
Michael Gauzá, cursa actualmente el tercer año de preparatoria del instituto Ray Gollownsky, cumple 18 en noviembre (no ha querido decir qué día, dice que será sorpresa), tiene el cabello café con tono cobrizo, algo así como un rojo quemado, tiene ojos color caoba y es bastante bronceado, es delgado, pero con algo de músculo, fastidioso bromista, fastidioso, fastidioso, pero sobre todo... ¡¡¡MUY FASTIDIOSO!!! y... y... ¿ya dije fastidioso?
-Ejemm -le toco suavemente el hombro, para llamar su atención -¿chateando con la novia? -le pregunto, tratando de fastidiarlo.
-Cuanto menos... -me voltea a ver, con esos ojos tan marrones que tiene, y sonrisa de bobo (repito, recién levantado, sus sonrisas por lo general son de el Guasón) -...por lo menos, yo tengo novia que presumir... pero otros...
-Ya, ya, ya sé -le detuve, ¡carajo, que irritante!, este pardo hasta en estado zombie es listo a la hora de regresar un chiste. -ya entendí, tú eres el macho, ahí dejemos la cosa.
-Já!, que rápido te rindes.
Y antes de que siguiera regodeándose de su supuesta victoria, decidí no perder más tiempo y me pongo en marcha hacia el baño, donde me meto, y me doy un “baño ruso”, aún con el agua caliente, bañarme de mañana me da frío, así de que trato de bañarme lo más rápido posible para comer.
Tras asearme y cambiarme, volví a salir a la sala, a la espera de que el desayuno esté listo, pero al fijarme, sigue estando solamente Michael ahí, lo cual es inusual, volteo a ver el reloj, las 06:10 a.m. Sí, es raro que a estas horas nadie más se haya levantado ya a esperar el desayuno.
-Yyyyy... -intenté ver si Michael tenía información -¿por que tanto silencio?
-Resaca -me dijo, sin apartar la mirada de su tableta.
-¿Resaca? -pregunté, contrariado.
-¡Ha! Es que tu te fuiste a dormir temprano. La mayoría de nosotros nos quedamos hasta media noche, luego del tercer día seguido de tu fiesta de cumpleaños atrasada -se sentó en el sofá, dejando por fin su tableta de lado -resulta que el guardia de seguridad de anoche, Rod, te había traído una botella de vino muy fuerte, así que todos coincidimos que tú, señor 14 años, no podías beberlo, así que lo abrimos, y... digamos que el único con experiencia bebiendo era yo, iji! -concluyó, con su típica sonrisa de torpe de siempre.
Y yo me lo quedo viendo, tratando de entender bien lo que me dijo, y les digo, no puedo menos que darme golpes con el puño en la cabeza por lo que me acaba de contar…….¿¡les dio de beber a menores de edad!?
-¿¡pero que te pasa grandísimo tonto!? –le increpo, muy cabreado con lo que me acaba de decir -¿¡que no piensas o qué!? ¿no ves que eso te podría valer la expulsión a ti y a ellos?
-Ya, ya, no te sulfures –me hace el gesto con la mano que dice calma –no soy tan irresponsable como crees, veras… -se levanta y se dirige a mi –lo que hice fue dejarles beber a cada un 2 copas de ese vino, y cuando hice de cuentas de que todos ya habían tomado esa justa cantidad, escondí la botella, les dije que ya se había acabado, y los mande a dormir…. Brillante forma de mantener el orden, ¿no crees?
Yo….. yo, sinceramente me quedé sin saber que decir, digo, ¿en verdad Michael había hecho un plan para hacer que una fiesta de adolescentes con alcohol no se saliera de control? ¿ni los adultos pueden hacer eso! Creo que debo de reconsiderar el papel que tiene Michael aquí como “mama gallina”, y aceptar que sí sabe hacer su trabajo bien, a veces por lo menos…
-Brillante… -fue todo lo que dije, y tras decirlo, tomo rumbo al comedor, que Zonia de seguro ya tiene el desayuno servido.

..........
Esta pequeña escena de mi vida, aunque a ustedes les cueste de asimilar, es una escena de esas que me gustan, de esas que me hacen sentir...... digamos que como alguien normal, alguien más del montón, y es que desde muy pequeño ser alguien normal ha sido algo que yo he deseado, deseado con mucho anhelo, y que ahora, tras haber hecho un trato con...... con Ella, puedo medianamente disfrutar, aunque sea por algunos años, por que tan pronto mi tiempo se acabe...
Pero, ya habrá tiempo para eso, de momento, de momento, como todo buen chico que acaba de entrar en preparatoria, y acaba de cumplir los 14, quiero ser capaz de disfrutar la tan temida pubertad, disfrutarla, por que este corto periodo de tiempo es..........

UNA FELICIDAD TEMPORAL.
…….

Espero que lo hayan disfrutado, dentro de pocos días estaré subiendo los capítulos 2 y 3, solo esperen un poco.
Que tengan uun buen día, y me sigan leyendo………..

Notas finales:

NOS VEMOS PRONTO!

Usted debe login (registrarse) para comentar.