Fanfic Es
Fanfics en español

Guardiana del Rayo por Hitsupink

[Comentarios - 40]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

 

 

Este capitulo me tomo bastante trabajo redactarlo, tuve un ligero bloqueo, pero pues al fin pude terminarlo, espero sea de su agrado, y que en los siguientes me salga más inspiración, además de que estoy teniendo problemas para narrar y describir, pero aun no se como funcionan las beta readers pero ocupo urgentemente unaaa!!!!

 

 

 

Me sorprendí mucho porque sin darme cuenta el fanfic llego a las 1500 lecturas, y dije ¡Wow santa cachucha no soy un del todo un asco! Enserio gracias por leer a este pobre intento de fic de esta personita con mala ortografía.

 

Un agradecimiento a:



    • Dulcecito

 

    • Haruneko

 

    • ikarooscelestil26



Les dedico este capitulo…

 

 

 

Y no olviden dejar sus opiniones que sin duda seran tomadas encuenta...

Al atravesar el portal llegaron a unos metros de distancia de donde se localizaba la entrada de la mansión Uchiha. El clan vivía en las afueras de la ciudad, ya que toda la facción de la familia habitaba en el mismo distrito, el cual era un terreno privado de un tamaño enorme, que abarca varias hectáreas.   

 

 

 

A pesar de que el clan Uchiha pertenecía a una clase social alta, era muy tradicional, por lo tanto, su hogar era una mansión tradicional japonesa muy grande rodeada de un gran jardín muy bien cuidado. A ambos lados del terreno donde se encontraba la residencia principal, a unos metros también se podían apreciar mas casas no de igual tamaño, ya que eran un poco más pequeñas.

 

 

 

 

 

Al entrar por el portón fueron recibidos ir la servidumbre y guiados hasta la sala de estar.

 

 

 

-Su señor padre no se encuentra por el momento ¿gusta que les sirvamos té y algún aperitivo mientras esperan? – ofreció la ama de llaves.

 

 

 

-Si, por favor. -Hablo con tono neutro Itachi.

 

 

 

-Entendemos, ¿gusta que preparemos los cuartos para que pasen la noche? -

 

 

 

-Solo estaremos aquí un par de horas, muchas gracias puedes dejarnos. – Hablo ya cansado Itachi de las preguntas de la mujer.

 

 

 

-Deberíamos de hacer lo que vinimos hacer de una vez ¿no crees? -Cuestiono Sasuke impaciente.

 

 

 

- ¿No deseas ver a nuestro padre? Tal vez hoy ustedes dos podrían entablar un dialogo más ameno. -

 

 

 

Sasuke bufo. -A él no le agrada verme, lo sabes. - El Uchiha menor se puso de pie y salió del salón en que se encontraban. El Uchiha mayor solo soltó un suspiro cansado.

 

 

 

- ¿Esta peor que de costumbre no es verdad? - Una voz varonil familiar sonó en los odios e Itachi

 

 

 

-Shisui ¿Qué haces aquí? -Hablo anonadado de ver su mejor amigo casi hermano en su casa.

 

 

 

-Se que este es un día difícil para ustedes, solo quería ver que estuvieran bien y veo que Sasuke no lo está. ¿Cómo estás tú? -comento mientras tomaba asiento a un lado de el pelinegro con coleta.

 

 

 

Itachi bajo su mirada y sus labios se torcieron para formar una sonrisa afligida-Lo mejor que se puede estar. –  Shisui poso una mano sobre el hombro de Itachi para brindarle su apoyo.

 

 

 

….

 

El pelinegro salió de la mansión Uchiha, después de todo estar en esa casa le provocaba un sentimiento de incomodidad. Camino en silencio con la mirada perdida, la sensación del aire caliente llego a su cuerpo, no cabía duda que era verano, continuo su paso por casi media hora. detuvo su caminar cuando estuvo frente a la entrada de un gran terreno que tenía apariencia de jardín lleno de pasto y adornos tradicionales, pero además tenia muchas lapidas en memorias de los miembros del clan Uchiha que habían fallecido, prosiguió su andar hasta encontrase frente a un lapida alejada de todas las demás, tenía un pequeño árbol de flores blancas que ya habían florecido. Poseía un grabado que decía;

 

Su memoria vivirá eternamente en alma de todos los que la conocieron y la amaron. Su alma pura y bella. Mikoto Uchiha

 

Sasuke se mantuvo estático frente a la lápida, una ligera sonrisa melancólica se formó en sus labios. Se inclino hasta llegar al nivel de la lápida. La cual estaba limpia y tenía flores nuevas, su padre y otras familiares debieron haber estado ahí hace poco, ya que aún los inciensos permanecían encendidos. 

 

-Hola madre. -Articulo con un tono suave. -Lamento no venir a verte más seguido, pero suelo ir a tu lugar favorito. -Torció sus labios e hizo una sonrisa típica del Uchiha. - Han pasado cosas en los últimos meses, conocí a alguien, y ella hizo que tu cerezo favorito floreciera tan hermoso como cuando tú lo hacías florecer. -Hizo una pausa. - Creo que hasta aún más hermoso. Es una mujer extraña y molesta, pero no me desagrada su presencia, creo que te hubiera agradado. –

 

 

 

Sasuke alzo su mano y libero energía que genero un pequeño portal, del saco un pequeño ramo de cerezos y lo coloco en la tumba de su madre. -Madre y-yo lo siento tanto. -

 

 

 

- ¿Qué haces aquí? - Hablo una voz grave. El Uchiha menor se encontró frente la presencia de su padre, el gran Fugaku Uchiha, el cual lo observaba con total frialdad. -

 

 

 

-Vengo a prestarle respeto a madre, padre. -Exclamo con la vista baja.

 

 

 

- ¿Dónde está Itachi? -Ignorando lo mencionado por el Uchiha menor.

 

 

 

-En la mansión principal. -

 

 

 

-Ya veo, e escuchado cosas de ti por parte de los mandos del consejo de la academia, hablan bien de ti. - Hizo una ligera pausa. - Si tan solo hubieras sido bueno antes como lo eres ahora, no hubiéramos perdido a tu madre- El azabache sintió un nudo en su garganta, Fugaku desvió su atención del pequeño Uchiha hacia la tumba de su esposa.

 

 

 

-Con su permiso padre. - Sasuke se incorporó e hizo una reverencia para darse la vuelta y retirarse del lugar.

 

 

 

-No deshonres a la familia, y trata de ser más como Itachi. – Articulo con una voz gélida.

 

 

 

 

 

 

Después de ver al castaño irse escucho el sonido de lo que parecía ser un trueno, al elevar su vista y observar el cielo pude ver las nubes adornar el cielo, cubriendo totalmente los rayos del sol, dando una apariencia gris a todo.

 

 

 

Sin saber por qué la pelirrosa sentido la necesidad de adentrarse en el bosque, camino tranquilamente hasta llegar al lago, el cual observo por unos minutos. Busco el gran cerezo y comenzó a caminar hacia él, era como si su cuerpo no le perteneciera y se moviera sin que ella lo deseara, solo de manera automática.

 

 

 

Una vez frente al cerezo concentro energía en sus pies y dio un brinco que la llevo a lo alto de unas ramas, se sentó y recostó su espalda sobre el tronco, observo su alrededor ya antes visto en compañía de cierto hombre con cabello color azabache.

 

 

 

A pesar de lo que le dijo nada a Kakashi, se sentía ansiosa, frustrada y con miedo, era demasiada presión en sus hombros, ya que si ella cometía un error todo se vendría abajo, el infierno se desataría y todos correrían en riesgo…cerro sus ojos por un momento

 

 

 

Al abrir sus ojos ya no se encontraba sentada arriba del cerezo, de hecho, estaba de pie, el cielo tampoco estaba nublado, era un día soleado y lleno de luz, el aire era cálido y puro. Se encontraba en medio de lo que parecía ser el jardín de un palacio, era enorme, limpio y todo estaba en completo orden, los colores de las paredes eran crema, los techos y encajes eran exquisitos bien detallados que tenían una tonalidad entre color negro y café.

 

 

 

Anonadada la ojijade seguía observando el lugar, hasta que a un lado de ella paso corriendo una mujer, y al verla detalladamente, casi se le cae la boca en el piso al ver que la joven era idéntica a ella. Traía puesto un kimono rosa pálido con el haori y obi color azul obscuro y adornado con estampados de flores. Su cabello rosa era largo y lacio que terminaba ondulado hasta más abajo de su cintura, se miraba tan brilloso, suave y sedoso, ni siquiera el suyo con tantos cuidados estuvo alguna vez así, y por último tenía un broche rojo adornando su cabello.

 

 

 

La pelirrosa corría hacia un hombre felizmente -Padre. - grito para luego abrazarlo.

 

 

 

-Mio, no debes correr eres una señorita y mas importante eres la hija de un señor feudal. – Riño a su hija aun abrazándola, el hombre no era nada como su padre de hoy en día, tenía el cabello rosa grisáceo en forma de flor de cerezo y los ojos de un azul claro, pensaba la pelirrosa.

 

 

 

-Lo siento padre enserio lo extrañe. – la joven se hundió en el pecho de su padre feliz de verlo.

 

 

 

-Y yo a ti, ven acompáñame al salón principal, tenemos visita del hijo del señor feudal del clan de la guerra, quiero que lo conozcas, ya que se quedara aquí con nosotros por un tiempo. -Sonrió a su hija al mismo tiempo que emprendía camino haca dentro del palacio seguido por su hija.

 

 

 

-Mi antepasada se llamaba Mio que significa hermoso cerezo, dios pero que irónico. -pensó Sakura mientras seguía a su vida pasada.

 

 

 

Caminaba frente a lo que parecían ser guardias y sirvientes, pero era como si ella no existiera, todo parecía a ser parte de recuerdo de su ancestro tal y como explico hace poco Kakashi…

 

 

 

Una vez en el salón principal, todos tomaron asiento, un azabache muy familiar para Sakura entro al salón con un andar que demostraba orgullo y poder, tomo asiento con una compostura fría y lejana.

 

 

 

- Es el antepasado de Sasuke, vaya la mirada de ese hombre es igual a la de Sasuke como cuando conoció la primera vez, fría y distante. -Pensaba Sakura asombrándose cada vez más por que ocurría.

 

 

 

-Sea bienvenido a mi palacio, le presento a mi orgullo y única hija, Mio. -

 

 

 

-Uchiha Sousuke, un honor conocerla lady Mio. – Sonrió arrogante.

 

 

 

-El placer es mío mi señor. - Mio hizo una reverencia. Y el joven Uchiha la miraba intensamente, era como si fuera a devorarla.

 

 

 

 

 

Sus ojos se abrieron de repente y se ubicaba en el cerezo sentada de nuevo. Así como entro en el recuerdo del pasado volvía, en un simple abrir y cerrar de ojos.

 

 

 

La noche se hizo presente y se podía se escuchar la lluvia chocar contra lo que estuviera en su camino. Permaneció seca debido a que el cerezo la cubrió de las gotas de lluvia. Bajo del cerezo de un salto y cuando estuvo en el piso. Se percato que había alguien parado a uno metros. La lluvia y la oscuridad de la noche hacía imposible visualizar a la persona, pero al acercarse muy grande la sorpresa de ver quien era el individuo parado en medio de la lluvia estático.

 

 

 

- ¿Sasuke? -Pensó desconcertada la pelirrosa.

 

 

 

El Uchiha menor estaba quieto viendo a la nada, totalmente empapado por la lluvia, quien sabe cuanto tiempo tenia bajo la lluvia, Sakura se acercó rápidamente a él, toco su hombro, pero este ni se inmuto.

 

 

 

- ¿Sasuke? ¿Te encuentras bien? - La voz de la pelirrosa sonaba angustiada.

 

 

 

-Déjame solo- Hablo gélidamente.

 

 

 

Sakura bufo molesta y siguió su camino ignorando al Uchiha, pero cuando camino unos cuantos metros lejos de él, torció la cabeza para verlo de nuevo y seguía ahí parado, totalmente inmóvil, sintió que algo se oprimía en su pecho al verlo así. Algo estaba ocurriendo y él no quería decirle, tomo una gran bocanada de aire y en paso firme regreso hacia el morocho, tomo uno de brazos y comenzó a jalarlo. Para su mayor tranquilidad el Uchiha se dejó llevar.

 

 

 

En todo el camino se mantuvieron en silencio, cuando llegaron al dormitorio, Sakura se sacó su ropa y muy rápidamente se puso una bata para dormir, no estaba muy mojada. En cambio, Sasuke que se quedó parado, se apreciaba como su cabello y ropa goteaba.

 

 

 

-Ven si sigues así, te resfriaras. –

 

 

 

Lo guio al baño y abrió el grifo para comenzar a llenar la bañera. - Ocupas quitarte esa ropa y calentarte. - Sin más la ojijade comenzó a desnudarlo, el azabache seguí con la mirada perdida. Desviando la mirada Sakura saco la ropa interior del Uchiha, no importaba cuantas veces hayan estado juntos de manera intima aun le daba mucha pena verlo desnudo. Cuando estuvo finalmente desnudo Sakura lo guio en la bañera y con mucho cuidado el se sentó dejando que el agua lo calentara, aunque sea un poco. Sakura se poso a su lado sentándose fuera de la bañera poniéndose a su nivel.

 

 

 

-Sasuke ¿Qué ocurrió? ¿Por qué estabas bajo la lluvia? – Pero el azabache no respondía.

 

 

 

Tomo un trapo y comenzó a mojarle los hombros y la cabeza. -Se que no tienes que decirme que pasa, pero al menos deberías cuidar un poco más de ti. - Prosiguió mojando y lavando pecho del pelinegro. Verlo así estático con su vista opaca sin brillo le provocaba una sensación de ahogo.

 

 

 

La Haruno como último recurso tomo la quijada de Sasuke e hizo que sus miradas chocaran. Esa mirada tan opaca y fría comenzó a tener brillo de nuevo. - ¿Sasuke? -Volvió a rejuntar Sakura.

 

 

 

-Hoy fue el aniversario de la muerte de mi madre. -Hablo con voz aterciopelada. Un escalofrió recorrió la espalda de Sakura.

 

 

 

-L-lo siento mucho, yo no sabía. – Tartamudeo la chica.

 

 

 

-Yo la mate sabes. -Sonrió con voz débil.

 

 

 

-Sasuke no digas eso. -

 

 

 

-Lo hice. -

 

 

 

-No, no lo hiciste, Izumi me conto lo que ocurrió y no fue tu culpa- Trata de consolar a él morocho.

 

 

 

-Ella ni siquiera sabe lo que paso. – Expreso amargo.

 

 

 

- ¿A qué te refieres? –

 

-Solo Itachi, mi primo Shisui, mi padre y yo lo sabemos la verdad. –

 

 

 

- ¿Qué verdad? - Cuestión insegura la ojijade.

 

 

 

-Unos días antes de mi cumpleaños mi madre vino a visitarme, Itachi no estaba con nosotros se había ido con papa a reunión, Shisui vino con ella para escoltarla. - Hizo una pausa. - Estuvimos jugando, nos dio sed y ella mando a Shisui por algo de tomar, quise enseñarle lo que abría aprendido con mi elemento, quería hacerle una flor, ya que ella las amaba, pero todo se salió de control. Ella a pesar de ser del clan Uchiha no poseía control del fuego y -Desvió su mirada de la mía-. Terminé quemándola gravemente de los brazos y piernas, Shisui llego a tempo antes de que la lastimara más, se la llevo para que pudieran cuidarla, padre no me permitió ir a verla, estaba muy molesto por que había pasado. Madre permaneció en cama recuperándose, pero las heridas se infectaron y como estaba muy débil, su cuerpo no pudo combatir la infección y finamente falleció. –

 

 

 

-Eras un niño- Excuso con su voz cortada.

 

 

 

-Soy monstruo que asesino a una mujer inocente. –Se rio. – Si tan solo hubiera sido más fuerte yo, debería estar siempre solo. - Apretó los puños hasta que sus nudillos estuvieron blancos.

 

 

 

-No eres un monstruo- Sakura tomo su puño entre sus manos y lo acerco a su cara para sentir su calor. Sasuke dejo de poner presión y se relajó un poco. – A pesar del accidente yo puedo apostar que tu madre te amo y nunca dejo de hacerlo. Eres fuerte Sasuke y cuando te veo, veo a un hombre valiente y hábil que vale mucho. No estas solo, no tienes por qué estar solo. – Sakura beso su mano y la coloco a un lado de su mejilla. - Yo estaré a tu lado sin importar que. -

 

 

 

-Podría lastimarte. - Alejo su mano de las de ella, pero ella tomo su rostro entre sus manos.

 

 

 

-No lo harás, se que no puedo entender tu dolor, aunque quiera con todo mi corazón y tal vez ni siquiera te guste que este a tu lado, pero yo deseo, ni siquiera sé por qué, pero hay algo que no me permite dejarte solo, estaré a tu lado. Lo prometo. -

 

 

 

Los ojos ónix miraban como la Haruno se aferraba a su cara de esa manera tan tierna que solo puede ella ser. Al darse cuanta la pelirrosa de lo que había dicho y hecho, se sonrojo de sobremanera y desvió su mirada de él, libero la cara de Sasuke y se incorporó, dejando al chico algo confundido.

 

 

 

-Sakura- La llamo.

 

 

 

-Iré a colgar tu ropa para que se seque, las toallas están a un lado- Ignoro la pelinegro y salió del baño.

 

 

 

- ¿Por qué mi corazón late de esta manera? ¿Qué está pasando conmigo? Decirle que siempre estaré con él, ¡Ahhh Sakura estúpida! -Pensaba la ojijade con la cabeza hirviéndole.

 

 

 

Una vez terminado de colgar su ropa Sasuke salió con una toalla rodeando su cintura y la otra secando su cabello. Sakura seguía sin mirarlo a los ojos.

 

 

 

-Tu ropa aún sigue mojada, pero en la mañana debería estar seca, puedes pasar la noche en mi cuarto si gustas. –

 

 

 

El morocho se quito la toalla quedando desnudo y se recostó en la cama cubriéndose con una sábana, dándole la espalda a Sakura, la cual se encontraba nerviosa parado en medio de su cuarto, apago la luz y se metió en la cama aun lado de Sasuke, guardando cierta distancia y dándole la espalda también.

 

 

 

De la nada sintió unos brazos posándose en su cintura, su espalda se apretó contra el pecho del azabache, la cara de Sasuke que se ubicaba en el hueco de su cuello, sintió la respiración de este sobre el mismo lugar, este aspiro el aroma del cabello con aroma a cerezas de Sakura, provocando que se le erizara la piel y sintiera que su corazón latía con fuerza.

 

 

 

-Sakura, gracias por todo. - Sakura no pudo evitar sonreír y solo coloco su mano sobre las de Sasuke ubicadas en su abdomen, correspondiendo el abrazo. Y cerrando los ojos para darse llevar por los brazos de Morfeo.

 

 

 

 

Notas finales:

Como ya leyeron el capítulo quiero a hacer unas aclaraciones no lo quise hacer al principio ya que tendría spoiler:

 

No tengo nada encontra de Fugaku de hecho me gusta el personaje...

 

Sasuke y su vida pasada Sousuke tendrá personalidades similares, pero no iguales así que no se sorprendan por las diferencias. Mio es la antepasada de Sakura. como ya les había dicho MIO: SIGNIFICA HERMOSO CEREZO por eso creí que sería un buen nombre, las personalidades de ellas también podrían ser parecidas, pero planeo hacer algo diferente con Mio hehehehe... Sigo sin saber quién rayos podría ser el guardián de roca, ya que deseaba que tuviera la casi la misma edad que los demás y de cierta manera como un vínculo con los otros guardianes.

Usted debe login (registrarse) para comentar.