Fanfic Es
Fanfics en español

Promiscuidad por lunaplateada

[Comentarios - 7]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Hola se que tengo mucho que explicar pero empesare con lo más importante

Un agradecimiento a luna de media noche porque crees en mi y siempre andabas dandome animos para volcer no lo hice por que no quisiera fue más bien que hace ocho meses desarrolle una enfermedad que me costo tres meses completos de medicacion, fuertes dolores y una baja en mis finanzas, pero como la salud es lo más importante me di mi tiempo en recuperarme aveces escribia un poco pero cuando por fin puede volver a la compu esta se descompuso, fue hasta hace apenas unas semanas que mi familia y yo nos normalizamos y con ellos pudimos adquirir otro equipo, mis historias aunque no lo crean estan avanzadas pero por cuestiones de salud no puedo permanecer mas de tres horas sentadas asi que poco pero seguro voy adelante

Sin más les digo que estoy de regreso y termino por que termino

Notas:

eSTA HISTORIA ES DE SOLO DOS CAPITULOS Y DESPUES SUBIERE LA CONTINUACION YA QUE MI META ES TERMINAR EL SIGUIENTE CAPITULO DE DOS CORAZONES UNIDOS

NOS VEMOS ABAJO

Observaba el enigmático paisaje de la isla a través de la ventana, esos bellos jardines tupidos de flores, los extensos cultivos de naranjo, el columpió colgado de la rama gruesa del abeto, y ese pequeño taller de madera junto al granero hacían de la vista un afrodisiaco para el ojo. Este lugar posee una atracción tanto bella como exótica, admito que me gustaría despertar el resto de mis mañanas contemplando esta vista, pero un lugar de ensueño no compensara lo que me han hecho.

Los misterios y el aire lleno de incertidumbre que rodea la isla entera, me transformaron en una alarma encendida atenta a cualquier cambio en el ambiente, el encierro y la falta de información me hacen subjetiva sobre el futuro.

-Buenos días-

Nueve en punto uno de mis carceleros viene a dejarme el desayuno, su presencia ya no me causa temor, pero sigo sin confiar en él.

-Buenos días-Le miro con indiferencia mientras coloca la charola sobre la mesa-¿Dónde está Sesshomaru, normalmente él trae mi desayuno?-Como dije el más mínimo cambio me alerta.

-Fue a la ciudad por las provisiones del mes ¿Necesitas algo?-

Le doy la espalda antes de hablar-No, gracias-

Escucho como suspira decepcionado al haberme negado en seguir mirándolo-Cualquier cosa no dudes en llamarme-La puerta se cierra y vuelvo hacer la princesa atrapada en la torre, no sé cuanto más podre soportar esta situación.

 

Hace 10 días……………

-¡Rin! Rin-Un joven apuesto de ojos marrones y coquetas pecas en las mejillas corría detrás de un grupo de chicas llamando su atención.

-Kohaku ¿Qué haces aquí? Se supone que hoy descansas-Rin y dos de sus compañeras de trabajo Kagome y Ayame  detuvieron sus pasos para hablar con el chico.

-Lo sé, pero tengo algo muy importante que hablar contigo en privado-La más joven de las tres no se esperaba este comportamiento de uno de sus compañeros tomándola así por sorpresa, sin embargo sus dos amigas ya habían observado como el susodicho la miraba en horas de trabajo

-Bueno ya que es un asunto de dos Kagome, tu y yo salimos sobrando-Las amigas se alejan para darles privacidad a los dos chicos.

-Bueno Kohaku que es eso tan importante que tienes que decirme-Rin trabaja desde hace 4 meses en la misma empresa que Kohaku, solo que ella era pasante en el área de producción y su relación con el chico era muy podre, a duras penas cruzaban palabra los días en que sus horarios coincidían.

-Rin, mañana es el festival en el templo y pensé que tal vez tu……¿Piensas asistir?-El muchacho no estaba siendo claro con sus intenciones dejando huecos en la oración

-No, siendo honesta tenía planeado ir al puerto y pasar al mercado a comprar la despensa-Rin pecaba de inocencia y no veía lo obvio por más que lo tuviera enfrente.

-¿Enserió? El festival es en honor a la primavera, muchas parejas asisten-Seguía sin darse a entender Kohaku

-¿Y tú piensas asistir acompañado?-

Tratando de disimular su nerviosismo Kohaku se rasca la cabeza desviando la mirada-En realidad tengo muchas ganas de ir pero no he encontrado a alguien que quiera acompañarme, ¿Me entiendes?-

-Creo que sí, tú quieres que le diga a Ayame que te acompañe ¿Cierto?-

Kohaku se golpeo la cara con la palma de su mano extendida-No Rin, no me refería a ella-

Rin se escandaliza por la conclusión a la que llega-¿Entonces Kagome? ¡Kohaku por kami! Kagome tiene novio y ……-

Kohaku la detiene antes de que divague más de lo que ya lo ha hecho-¡No Rin, no! Tú, tu eres la chica que quiero que me acompañe al festival-Que tonto, sí hubiera sido claro desde un inicio se hubiera evitado tal confusión-¿Qué dices Rin? Deseas ser mi acompañante-

Rin era una novata en el terreno de los chicos, nunca antes había pensado en ellos y en este punto de su vida las citas no cuadraban dentro de sus planes, no obstante está abierta a experimentar cosas nuevas-Kohaku debo ser muy honesta contigo, en este momento no estoy buscando una relación ni mucho menos darte esperanzas de ningún tipo, sin embargo nunca antes he ido a un festival y me encantaría acompañarte, sí es en plan de amigos- Aunque no era esa su intención Kohaku acepto con la esperanza de algún día conquistar el corazón de Rin.

 

Tiempo actual………….

 

Jamás supe sí Kohaku me espero ese día ó si me busco después de que no asistí a la cita acordada, no guardo esperanzas de que él me este buscando ya que yo nunca le di un incentivo, lo más probable es que piense qué no me interesa y que mi ausencia reafirma mis palabras de no querer involucrarme con ningún chico.

¡Demonios! Nunca busque el amor de un chico y ahora mírenme aquí, enjaulada por el deseo desesperado de dos hombres enamorados de mí.

 

Hace 9 días……………….

Rin revisaba su guardarropa buscando un atuendo adecuado para esta ocasión, se supone que para los festivales del templo se recomienda el uso de kimono pero ella no tenía ninguno, como este era su primer festival quería hacer todo de acuerdo a la tradición, deteniendo la búsqueda tomo su bolso para ir de compras. 

Cerca del puerto hay un mercado de artesanías locales, seguramente encontraría lo que necesitaba si iba a ese lugar y que buena decisión, pues eran varios los puestos de kimonos con precios justo a su monedero. La belleza de las telas solo podía compararse con la creatividad de los diseños, muchos fueron los que llamaron su atención, pero no encontraba ese que con solo verlo sabes que es el indicado para ti, seguiría buscando hasta encontrarlo.

-Buenas tardes señorita-Un hombre a sus espaldas la saludo con intención de captar su atención

Como sus padres fueron muy exigentes en su educación, saludo al extraño con cortesía y respeto-Buenas tardes, ¿Qué se le ofrece?-

-Disculpe mi atrevimiento al saludarla, pero la he estado observando desde hace unos minutos y me atrevería asegurar que busca un kimono para el festival del templo ¿Cierto?-Su voz denotaba seguridad

Rin se sorprendió por el poder de deducción del hombre, era claro que trataba con un vendedor y uno muy bueno-Así es señor, busco un kimono para esta noche-

-Sí me permite presentarme, mi nombre es Sesshomaru y soy comerciante de este puerto-El hombre era extraño en su fisonomía, Rin nunca había visto un color de cabello como el de ese hombre plateado como las estrellas del cielo y qué decir de sus ojos, preciosas joyas en tonalidad ámbar seguramente únicas en su tipo. Fuera de su físico él parecía un hombre de negocios como cualquier otro.

-Mucho gusto señor Sesshomaru y dígame ¿Tiene algo de mi interés? -Era lógico de suponer sino ¿Por qué otra razón le estaría hablando?

-Así es, sí gusta acompañarme hasta mi bote le mostrare la mercancía que trabajo-Rin acepto sin dudar, el hombre le inspiraba confianza y tal vez entre sus mercancías encontraría lo que tanto buscaba.

El mercado estaba frente al puerto así que no tardaron mucho en llegar. “La luna ménguate” nombre del bote de Sesshomaru se encontraba anclado al final del muelle.

-Nunca antes había venido hasta acá, normalmente solo visito el mercado y las embarcaciones más cercanas a este-Rin comento en cuanto empezó a notar lo lejos que estaban de otros botes

-Lo sé, pero los comerciantes como yo debemos atracar lejos de las zonas donde transitan los clientes, nuestras mercancías son de gran volumen y al descargar queremos evitar accidentes-Le explico de manera concisa el por qué de la distancia.

-Ohh! Entiendo-No dijeron nada el resto del tiempo que les tomo llegar al bote, ahí otro hombre los estaba esperando

-Señorita Rin le presento a mi socio, Bankotsu-El hombre poseía una larga melena oscura la cual llevaba atada en una trenza, sus ojos en tonalidad azul marino y la piel canela lo hacían un perfecto opuesto de su socio. 

-Mucho gusto, su socio me dijo que su mercancía podía ser de mi interés-

-Eso espero señorita, adelante-Bankotsu le mostro las escaleras que conducían al bote

-¿Debo subir?-Esto comenzaba a ser extraño, porque le pedían subir sí normalmente eran los comerciantes los que bajaban la mercancía para mostrarla al público.

-Me temo que si-Tomo la palabra Sesshomaru-La mercancía está en su mayoría  empaquetada hasta después comenzaremos a desembarcar-Sus rasgos se mantenían serenos sin dar muestra de hostilidad

Rin miro las escaleras mientras su mente decidía que hacer, no era común lo que le pedían pero por otro lado ya estaba ahí y sería un desperdicio no aprovechar la oportunidad-De acuerdo-Sesshomaru le tendió la mano al momento de subir, Bankotsu iba detrás de ellos sin hacer o decir nada, una vez arriba se dirigieron a la parte trasera del bote.

-¿Qué es esto?-Muchas veces la madre Kaede le dijo que confiar en las personas podría ser peligroso, en el mejor de los casos solo la decepcionarían pero en esta ocasión aprendería por las malas-¡Esto no son Kimonos!-La carga estaba muy lejos de ser prendas de vestir, se trataba de cajas de naranja. Alarmada por el peligro eminente se dio la vuelta llevándose otra sorpresa.

-Por favor no grites-Bankotsu sostenía una cuerda entre sus manos bloqueándole el camino. Rin intento ir en dirección opuesta pero Sesshomaru la esperaba con un pañuelo en las manos.

-¡Ahora!-Ambos hombres le sujetaron teniendo cuidado de no lastimarla,  una vez inmovilizada le taparon el rostro con el pañuelo, como su único recurso era gritar lo intento tanto como pudo, más poco a poco fue perdiendo los sentidos hasta caer inconsciente.

 

Tiempo actual…………..

 Sesshomaru y Bankotsu salían después del desayuno a trabajar los naranjales, normalmente regresaban pasado el medio día para revisar que no me faltara nada, cerca de las tres me traían la comida y no volvía a verlos hasta la cena donde ambos me insistían en que bajara a comer con ellos. No quiero y me niego totalmente a aceptar lo que con tanta insistencia me ofrecen

 

Hace 9 días………………..

 

La cabeza le daba vueltas y un malestar en el estomago le advertía que no debía levantarse, como no quiso poner a prueba su capacidad para retener el almuerzo solo abrió los ojos lentamente. Lo último que recordaba haber visto era el azul del cielo y  dos manchas algo abstractas de lo que podría ser una figura humana, sin embargo aquel difuso recuerdo era opuesto a lo que veía ahora. Un techo de grandes vigas de madera con tejas acomodadas una encima de la otra en tono rojizo, le dijo de manera concisa lo que hasta ahora solo eran suposiciones-Esta no es mi casa…-Hablo segura de su afirmación.

-¡Así es!-Sobresaltada, Rin se irguió de inmediato en reacción al escuchar otra voz, intento seguir el sonido pero sus ojos hicieron una evaluación inmediata de su entorno. Muebles finamente tallados con diseños rústicos, grandes almohadones suaves en colores pasteles, y una chimenea de piedra al fondo la alejaron de su intención inicial, buscar a la persona que le hablo.

-No debes hacer movimientos bruscos, tómatelo con calma-

No había duda en esta ocasión, la voz provenía de sus espaldas y se acercaba rápidamente, Rin actuó en lugar de pensar y como único plan de protección se levanto a toda prisa e intento correr,  no fue su mejor idea ya que a solo dos pasos su cuerpo se desplomo en el piso por lo débil que estaba.

-Te dije que no era buena idea-Con su cuerpo apenas cooperando Rin concentro su atención en los diálogos

-¡Y qué esperabas! Soy agricultor no medico, además tú dijiste que no le haría daño-Sin poner resistencia Rin dejo que la auxiliaran, ya que no tenía otra opción.

-¡Maldita sea Bankotsu! No es muy complicado imaginar que esos medicamentos tan fuertes es mejor utilizar solo un poco-Lentamente Rin fue atando cables sueltos.

-“Moja el pañuelo y espera a que llegue, asegúrate de usar  lo suficiente para que duerma todo el camino” Acaso no fueran esas tus exactas palabras Sesshomaru-Bankotsu no iba a cargar con toda la culpa, compartiría la mitad con Sesshomaru.

-Dormir no es lo mismo que drogar-Ambos hombres estaban tan envueltos en el calor de su discusión qué no se fijaban que había alguien observándolos detenidamente-Ustedes…-Los dos se detuvieron en seco al escucharla-….son, los hombres del puerto-Rin acababa de recordar cómo fue que termino en las manos de estos dos mentirosos.

Sesshomaru y Bankotsu terminarían su repartición de culpas más tarde, su prioridad descansaba cómodamente frente a ellos en el amplio sillón de la sala-Pequeña ¿Cómo te sientes?-Sesshomaru pregunto manteniendo su distancia para evitar asustarla

-¿Dónde estoy?-Estaban locos sí esperaban que ella les contestara sus dudas antes que ellos las suyas.

-Solo relájate, nadie aquí te hará daño-Para Sesshomaru era importante que Rin entendiera este dato-

-¿Qué lugar es este? ¿Dónde diablos estoy? ¿Por qué me siento tan mal?

-Sufriste de una leve sobredosis de… de medicamentos, sería bueno que nos dijeras si sientes algún molestar a demás del físico–Bankotsu estaba muy preocupado por su salud, temía que al momento de dormirla le hubieran causado algún daño irremediable

-¡Además de una terrible jaqueca provocada por dos idiotas mentirosos, estoy bien gracias!-Contesto con relativa hostilidad en la voz

Ambos suspiraron aliviados con escuchar su respuesta, más sin en cambio cuando Sesshomaru se dirigió a ella se mostro firme en esta ocasión-Como dije, aquí nadie va a lastimarte  pero no pienso tolerar que te dirijas a mí de esa manera-

Rin estaba indignada, como se atrevía ese sujeto a darle clases de etiqueta cuando los inmorales eran ellos- ¿Estás loco? Después de todas tus mentiras vienes y me pides que sea respetuosa, no crees que eres un tanto hipócrita-

Sesshomaru doblo las cejas en un claro signo de duda-¿Mentiras? Disculpa pero hasta el momento nunca te he mentido-

-¡Pero qué sínico eres! No acaso me dijiste que eran comerciantes de ropa-

-No, yo solo te dije que era comerciante, tu supusiste lo otro-Rin quiso contradecirle, pero, haciendo memoria Sesshomaru tenía razón

-Pero…pero, me llevaste a tu bote con la promesa de mostrarme kimonos-

-Tampoco, yo solo te dije que si me acompañabas te mostraría mi cargamento-Bankotsu agrego-Y como recordaras nadie te forzó tú subiste por tu propia cuenta-

¿Cómo diablos habían llegado al punto de ser ellos las victimas y Rin la malvada? Casi al límite de sentir que les debía una disculpa, Rin recordó un pequeño pero importantísimo detalle-¡Ustedes me secuestraron!-

Sesshomaru y Bankotsu se miraron en signo de complicidad, una vez de acuerdo se dirigieron a ella tratando de ser muy claros-Es cierto, te secuestramos y no nos orgullece haberlo hecho, pero en nuestra defensa te diremos que fue necesario-

Sesshomaru continúo-Como ya te lo mencionamos antes, mi socio y yo solo somos comerciantes y si nos vimos en la obligación de hacerte pasar por este amargo momento, fue con la intención de protegerte-

Rin no entendía nada de nada, como un secuestro podía ser una medida de protección, esto era realmente confuso-No lo comprendo, protegerme, ¿De qué?-

-De todo, nosotros queremos cuidar de ti siempre,  y la única manera es estando lo más cerca posible. Además no es lo único que queremos-

Rin empezó a sentir muchos nervios, conforme avanzaba esta plática más empezaba a temer-¿Y… qué más quieren?-Pregunto con mucho esfuerzo, el pánico la estaba haciendo trizas y estaba segura de no durar más tiempo de forma consciente.

Sesshomaru se acerco lo suficiente como para sentir su respiración chocando con su piel, el tenerlo tan cerca la ponía en una situación muy vulnerable y si eso no era suficiente, a su lado izquierdo Bankotsu la rodeaba con un brazo.-No temas pequeña, moriría antes de lastimarte…-Con su mano puesta en la barbilla de Rin, Sesshomaru le levanto el rostro en un movimiento suave y gentil-…pero lo que más quiero es-

La distancia se reducía a cada segundo-¿Es?....-El tiempo se hizo eterno, el calor la sofocaba y en cualquier instante moriría por los acelerados latidos de su corazón.

-Te quiero a ti Rin-Los labios torpes y asustadizos de ella,  fueron besados por la ardiente boca de un hombre que sabía muy bien  lo que hacía, sus movimientos, su fuerza, y su experiencia la dejaron muda, no supo corresponder, no sabía qué hacer, lo que estaba viviendo iba más allá de sus normas.

Lentamente Sesshomaru tomo su distancia, aunque no había sido correspondido había una satisfacción en su rostro  producto de aquel beso, Rin quería decir algo, tenía que decir algo, pero las palabras estaban atoradas en su garganta, no sabía qué hacer y aunque su cerebro trataba de procesar la información, Bankotsu no se lo permitió

-Tu cariño, tu cuerpo y tú corazón es nuestro único deseo-Piel canela, piel nívea, labios rosados por el calor de un beso robado. Era su segundo beso en el día, pero no del mismo hombre.

Tiempo actual…………..

Aunque lo quisiera negar cada vez que recordaba esos besos una parte de ella se abochornaba, no era posible que dos hombres aseguraran amarla y peor aun ambos estaban dispuestos a compartirla. Sí así es, después de esa primera impresión Sesshomaru y Bankotsu dejaron muy en claro sus sentimientos por ella y que en un intento por ser justos estaban en la disposición de establecer normas de convivencia compartida, ¡Demonios! de solo recordar aquel momento quería morirse de vergüenza.

Hace nueve días……………

 Por fin después de casi cinco horas Rin estaba en la fase de tratar de comprender a sus captores, nada de lo que le decían ambos hombres le parecía coherente, pero ya no tenia fuerzas para seguir preguntando lo mismo.

-Entonces, para resumir todo esto, ustedes dos tienen un deseo por mi que por causas que aun no comprendo los obligo a secuestrarme y llevarme aun lugar que por el momento no me dirán en donde está ubicado, ¿Cierto?-

-Cierto- Le aseguro Sesshomaru

-Y por el tiempo que dure esto ustedes se comprometen a que no me falte nada, ya sea vestido, comida o cualquier otra cosa que se me ofrezca, pero hasta no estar seguros de que no huiré de aquí, no piensan dejarme salir más allá de los límites de la casa-

-Así es- Confirmo Bankotsu

-Y eso solo sucederá cuando yo me acostumbre a ustedes o en el mejor de los casos me enamore-

-¡Exacto!-Le contestaron los dos al mismo tiempo

-Esto no puede estar pasando-Rin se cubrió el rostro con amba                                                                                                                                                                                           do lo que acababa de decir, pero por dios esto iba más allá de lo que se espera en una primera cita- Estoy cansada-Ya pasaba de media noche y aunque los efectos del medicamento que usaron para drogarla ya habían pasado necesitaba con urgencia dormir.

-Está bien, mañana podemos seguir con esto ahora es mejor ir a dormir-Sesshomaru le ayudo a levantarse en lo que Bankotsu apagaba las luces del comedor y entrada una ves terminado les dio alcance en el primer piso-La casa cuenta con dos plantas y doce habitaciones, mañana te la mostraremos con más calma-Le explicaba el peli-plateado

Rin estaba agotada mentalmente como para discutir con ese hombre el porque de su idea aun le seguía pareciendo una locura-Si como digas ¿Cuál es mi habitación? –

Ambos la guiaron hasta una de las habitaciones al final del pasillo, esta al igual que el resto de la casa era de madera en su totalidad, muebles tallados a mano y con decoración tradicional-La cama tiene sabanas limpias, y nos tomamos la molestia de comprarte un poco de ropa-Le explico Bankotsu en lo que ensendía las lamparas que estaban encima de la cómoda.

-Si gracias-Un suspiro largo salió de labios de Rin, al parecer estaba más cansada de lo que imagino

-De nada, ahora solo falta aclarar un detalle ¿Quién de los dos quieres que duerma contigo esta noche? -Pregunto Bankotsu

-Tan rápido termino su pregunta, Rin reaccionó-¡¿Qué?!-

-Que quién de los dos quieres que duerma contigo esta noche-Le confirmo Sesshomaru

El enorme cansancio y mucho sueño se fueron en un segundo-¡Un momento! Co…con decir dormir conmigo, us…ustedes s….se refieren a……..-Ni siquiera era capaz de decirlo

Sin mucho que pensar Sesshomaru contesto-A sexo-

Si la quijada de Rin fuera la de un dibujo animado hubiera llegado hasta el piso-¡Sexo! Us..ustedes me están diciendo que quieren tener sexo conmigo ¿Los dos?-

Ambos se colocaron frente a ella en una pose de serenidad al parecer ellos ya habían llegado a un acuerdo-No es lo normal, pero ambos deseamos lo mismo y no estamos dispuestos a ceder, llegamos a la conclusión de que una relación compartida es la mejor opción. Aunque la ultima palabra la tienes tú, puedes elegir un sistema de horarios o simplemente participar en conjunto es tu decisión-Después de eso  Rin no supo que más paso, porque después de escuchar la tan “Apasionada propuesta” se desmayo.

 

Tiempo actual…………….

Los días que le siguieron me negué a salir de la habitación, al principio por miedo a encontrarme con alguno de ellos a solas y que este cumpliera su palabra de tener sexo, pero conforme pasaban los días se dio cuenta que ninguno de ellos le haría nada que ella no consintiera, al final se mantenía en cautiverio por voluntad propia en lo que ingeniaba un plan para poder escapar.

Ya se acercaba la hora de la cena, dentro de poco algunos de los dos vendría por ella para invitarla a que bajara al comedor para compartir los alimentos; y eso, era exactamente lo que esperaba. Después de unos días de andarlo pensando tenia un plan para intentar escapar de la isla, en realidad se trataba más de una idea que de un plan, pero de dar resultado estaba segura que serian ellos mismos los que la llevarían de nuevo a casa.

Miro la hora en el reloj, ya no faltaba mucho para que la puerta se abriera, recostándose en la cama mojo sus ojos con un poco de agua y aguardo a que entraran. Varios golpes en la madera le dieron la señal para empezar actuar-Adelante-

-Rin, la cena esta lista Bankotsu preparo pollo agridulce, tu favorito ¿Quieres acompañarnos?

¿Cómo diablos sabia que su comida favorita era pollo agridulce? No importaba, lo único realmente importante era que su actuación fuera creíble-Gr….gracias pe..pero en estos momento no tengo hambre-Su dialogo era pausado y con gimoteos entre palabra y palabra.

Sesshomaru estaba de pie junto a la puerta así que solo podía ver la espalda de Rin sobre la cama-¿Te sucede algo?-Cerro la puerta tras de sí, en lo que se acercaba a la cama.

Rin sintió su cercanía y con mayor esfuerzo trato de aparentar que estaba llorando-No es nada-

Sesshomaru se sentó frente a ella buscando su rostro, sus ojos estaban húmedos y respiraba con aceleración-¿Por qué lloras?-

-No…no es nada, por favor déjame sola-Dios santo ella misma se sorprendía de lo buena actriz que era.

Sesshomaru no se conformaría con su respuesta, tomándola de los hombros la hizo sentarse sobre el colchón-Dime que es lo que sucede-Le demando

Ahora era el momento de poner su idea en marcha-En… en la mañana cuando tu no estabas, Bankotsu vino a mi habitación a dejar el desayuno…….-

-Continua-

-Al principio todo era como siempre, él vino, trajo mi comida, y pensé que después se marcharía, pero no fue así-Rin bajo la mirada para darle mas credibilidad a su argumento.

 -¿Qué sucedió?-Sesshomaru mantenía la calma, típico en él al parecer.

-De solo recordarlo quiero llorar. Él…él me obligo a dormir con él-En ese momento se echó sobre el pecho de Sesshomaru a llorar como lo haría la mismísima “Magdalena”. El plan de Rin consistía en despertar los celos de Sesshomaru asegurando que algo entre ella y Bankotsu había pasado, seguramente el peli-plateado no soportaría la idea de saber que su amigo abuso de su ausencia para tomar ventaja y terminarían peleando por ser el único con derecho sobre ella, entonces cuando ese momento llegara Rin aprovecharía para tomar un bote y regresar a casa, una idea un poco loca, pero era su mejor plan hasta ahora.

Sesshomaru guardo silencio meditando todo lo que le había escuchado, por instinto tomo a Rin de los brazos con un poco más de fuerza de la normal, pero lo que le había dicho si le había afectado de algún modo-¿Fue duro contigo?-Fue lo primero que pregunto

Rin se extraño por su cuestionamiento, esperaba un ¡Ese maldito! O un ¡Maldito seas! Pero no que le preguntaría eso-Ahhh no, en…en….-No sabía que contestar.

-¿Te obligo o fue por consentimiento?-Sesshomaru no detenía sus preguntas

Rin nunca se espero una reacción tan pacifica-Eso importa, tu amigo abuso de que no estabas para meterse a la cama conmigo ¿Acaso eso no te molesta?-

Sesshomaru se acerco un poco más a ella y con disimulo fue colocando sus manos alrededor de la cintura de Rin-Un poco, esperaba que me eligieras a mí para ser el primero, pero eso no importa ahora que ya compartiste la cama con Bankotsu, es mi turno de dormir contigo-Sin reparos, Sesshomaru tomo a Rin del cuerpo y con rapidez la coloco frente a sus labios, la beso como aquella primera vez, con confianza, con amabilidad, con deseo. Rin no era capaz de oponerse su “gran idea” no había salido como esperaba y ahora estaba compartiendo un beso con Sesshomaru, debía admitir para si misma que la forma en que la besaba era exquisita.

No solo se trataba de un beso, era más bien como si con la boca le dijera cuan preciada era ella para él, la envolvía con una pasión fuera de este mundo, su lengua habilidosa rosaba lugares prohibidos que provocaban un placer increíble y el sabor de su saliva le iba bien a su boca ¡Por dios! En que momento se había dejado llevar correspondiendo sus caricias-Espera…-Con suplica logro separarse-No se supone que sea así, deberías estar molesto, deberías de estar celoso-

Con una mano en su pecho Rin intentaba alejarlo de ella, pero Sesshomaru la quito para tener su pecho junto a él-Estoy celoso, pero no del modo que tú piensas, lo único que me molesta es no haber sido parte de ti-

-No entiendo-Acaso estaba jugando con ella

Sesshomaru la tomo del rostro y con dulzura toco sus mejillas-Lo único que debes entender es que no importa a quien de los dos elijas, mientras pueda estar contigo lo demás no interesa-Y dicho lo anterior procedió a demostrárselo.

Rin se dejo besar nuevamente porque ya no tenía argumentos para detenerlo, era tonto tratar de luchar cuando la corriente arrasaba con todo a su paso, se dejó guiar por sus besos y sin darse cuenta desemboco en el calor de sus brazos, quería más, mucho más, Sesshomaru era fuego y ella deseaba ser el leño que se consumiera.

-¿Qué sucede aquí?-

Rin empujo a Sesshomaru lejos de ella, había olvidado que no estaban solos y ahora probablemente estaba en problemas-Bankotsu, yo….bueno….yo…ahhhh-Como le podía explicar a un hombre que la ama qué estaba apunto de hacerlo con otro ¿Cómo?

-Lo estábamos a punto de hacer- Sesshomaru tomo la palabra como si hablar del clima se tratara

-¡No, bueno si! Digo no, Bankotsu es que yo……-Ahora que demonios hacia       

Bankotsu se acerco a ellos de forma lenta, a unos pasos de la cama se detuvo diciendo-¿Puedo participar?-

-Si ella acepta, no me molesta-

Rin no podía creer lo que estaba sucediendo, sin miedo a equivocarse esos dos le estaban proponiendo tener sexo entre los tres ¡Wau! Simplemente no había palabras que pudieran describir este suceso; y aun así la sola idea de intimar con ambos la estaba excitando. Con un esfuerzo sobre humano Rin logro bajar el ritmo de su pulso para prestar atención a la situación, ya que a un había dos hombres esperando su respuesta. En definitiva lo más sensato era negar su propuesta y mandarlos al demonio a los dos, pero una parte, una pequeña parte en medio de sus piernas le pedía a gritos que por favor mandara a la basura todas las clases de moral que había recibido en su vida, y que por una vez tomara el fruto prohibido del gozo, sabía que estaba haciendo algo que iba más allá de los límites que la sociedad ha impuesto, no obstante, solo estaban ellos tres en un isla apartada, nadie se enteraría de su decisión y si era honesta consigo misma deseaba terminar lo que empezó-¿Dolerá?-Una cosa es que estuviera excitada y otra muy distinta era de esperar que tuviera miedo.

Ambos sonrieron satisfechos, por fin Rin estaba abriendo a conocerlos-Un poco, pero solo porque se trata de la primera vez-Le dijo Bankotsu al mismo tiempo que se abría la camisa

-Pero si logramos excitarte lo suficiente casi no sentirás nada-Sesshomaru se cambió de lugar acomodándose detrás de ella, con su mano aparto todo el cabello a un lado y comenzó a depositar unos besos en el cuello

-Ahhhh-Rin inmediatamente se sintió bien con los besos de Sesshomaru, mientras Bankotsu tomaba lugar frente a ella para besar sus labios.

Definitivamente había vivido una mentira todo este tiempo, según la hermana Kaede el sexo en su mayoría no era un acto placentero, normalmente era necesario en las parejas ya que de ese modo se concebían hijos, pero ahora que lo pensaba la hermana Kaede era una monja y como su profesión lo dicta ella no había probado ninguna de estas delicias. Cuando volviera a verla le diría unas cuantas cosas respecto a los hombres.

Bankotsu no solo besaba sus labios también aprovechaba el tiempo para quitarse la camisa, una vez hecho le ayudo a Rin con los botones de frente de la de ella, Sesshomaru se encargaría de quitársela en cuanto terminara el otro.

-Dime Rin ¿Alguna vez te han hecho sexo oral? -Pregunto Sesshomaru cerca de su oído

Rin se abochorno con la pregunta-S…soy virgen-Entre crecer en un orfanatorio y abrirse paso en el mundo para ser independiente, no había tenido mucho tiempo para conocer hombres.

Sesshomaru no perdió detalle de lo que había dicho, pero para no arruinar el ambiente dejaría su descubrimiento para después.

Bankotsu rio con su respuesta-Puedes tener sexo oral y aun así ser virgen-Con sus manos fue bajando el cierre de la cremallera de los pantalones de Rin- Además el sexo oral es uno de los placeres más satisfactorios que puede brindarte la lengua de tu amante-Seguía hablando mientas deslizaba los pantalones por sus largas piernas-Si tu me lo permites, me gustaría ser el primero en hacértelo-

Rin estaba mas roja que un tomate y por la ansia de su mirada era más que claro que deseaba todo lo que le pudieran ofrecer-Si, por favor-

-Bien-Hasta ese momento Rin no había reparado en lo endemoniadamente sexi que era Bankotsu, su trabajo como agricultor había curtido su cuerpo con los años transformándolo en una escultura de musculo y deseo

Sesshomaru no dejaba de besar los hombros y cuello de Rin, pero con sus manos abría los broches del sostén-¡Ahhh!-La caída del  sujetador la tomo por sorpresa he hizo que diera un respingón-¿Qué haces?-Pregunto

-Ya me aburrí de solo besar tu cuello, quiero acariciar tus senos y aplastar tus pezones-Sesshomaru ya la había desnudado de la cintura para arriba, pero mantenía su mirada en los ojos de Rin-Te deseo-Sin más tomo su rostro y lo acerco al suyo para besar esos labios tan adictivos, por más que lo hicieran, por más que vivieran, estaba seguro que los besos de Rin siempre serian un placer del que nunca quedaría satisfecho.

Bankotsu aprovecho la distracción de Sesshomaru para irse colocando entre las piernas de Rin, una vez que se sintió cómodo en su posición, movió la pantaleta de la chica para dejar al descubierto la vagina. Lo que vio le gusto mucho, Rin era de esa chicas que le gustaba rasurarse la entrepierna dejando al descubierto ese adorable color rosita que lo estaba volviendo loco, sin poder esperar ni un minuto más, pego su rostro en el sexo de la chica y lamio con tanta fuerza que Rin levanto las nalgas de la cama unos 20 centímetros del colchón

-Ahhhhhh!!!!-Rin gimió muy fuerte y como acto instintivo iba a cerrar las piernas, pero Sesshomaru la tomo de las rodillas manteniéndola abierta para Bankotsu

-Relájate-Le aconsejo

-Pe..pero eso, esa parte esta sucia-No se refería a una cuestión de higiene, más bien se trataba de los pocos vestigios de moralidad que Rin aun guardaba en su mente, estos le recordaban que el hombre y la mujer solo podían jugar de un solo modo, lo demás era perversión.

-Nada en el sexo esta sucio o prohibido Rin, mientras estés de acuerdo con lo que hacemos lo demás no importa-Sesshomaru no dejaba que cerrara las piernas, pero era su voz en el oido lo que hacia a Rin delirar-Además, apenas estamos empezando-Para este punto Rin era capaz de mantener las piernas separadas, así que Sesshomaru aprovecho para coger los senos de Rin.

Los senos de Rin eran talla B y aunque no eran muy grandes, sus pezones si lo eran, la punta era gruesa y su color camello te obligaba a estrujarlos entre tus dedos, si eran perfectos y con las caricias de Sesshomaru las puntas se irguieron haciéndolos más apetecibles

Bankotsu seguía haciendo su trabajo tan bien que la entrepierna de Rin estaba muy humedecida, de seguir estaba seguro que la arría correrse, aunque pensándolo bien eso no era tan mala idea-Bankotsu, para ya no puedo más-

-Sigue-Le ordeno Sesshomaru al tiempo que acariciaba los pechos de ella con más insistencia

-P…Para, para-Rin doblo la espalda dejándole un mejor acceso a su clítoris, Bankotsu no lo dudo y de un movimiento lo engullo todo en la boca, lo siguiente que supo fue que la vagina de Rin palpitaba en su boca

-Ahhh…………….-Rin había tenido su primer orgasmo y valla que había sido grandioso, ya ninguno de los dos la tocaba pero el placer en su cuerpo seguía igual de vivo

-¿Lista?-Rin se enderezo, descubriendo que ambos se quitaban el resto de sus ropas.

-¿Para qué?-Es que había otra cosa que hacer

-Los dos te penetraremos al mismo tiempo-Sesshomaru se bajaba los bóxer dejando su enorme erección a la vista y ni hablar de Bankotsu estaba claro que los dos estaban hechos para el sexo.

-¿Dolerá?-Aun una parte de ella sentía dudas

-No, pero lo mejor será que uno te quite la virginidad y que después el otro entre-Sesshomaru le explicaba el mecanismo de la posición, entrar los dos al mismo tiempo podría ser muy doloroso para ella, aun cuando la habían excitado del modo correcto

Rin estaba segura de seguir con todo hasta el final, pero había solo una petición de su parte-Sesshomaru, podrías ser tu el primero-Alguno de los dos tenia que ser y Rin sentía más deseo por el cuerpo de Sesshomaru que por el de Bankotsu

Solo uno de ellos podría ser el primero y aunque el otro sentía envidia de su compañero sabía que solo era en esta ocasión ya abría otras donde el seria el primero-De acuerdo-

Bankotsu se coloco a lado de Rin para ver con más detalle, Rin separo las piernas y Sesshomaru se coloco en medio, con la mano en el pene lo fue acercando de tal manera que la punta fue rosando la entrada, los jugos de Rin hacían más fácil el deslizar así que fue metiendo presión

-Auch, duele-Se quejo

-Solo es la virginidad, una vez que pase no sentirás dolor-Sesshomaru volvió a arremeter y Rin se tensó, era claro que la chica estaba nerviosa-Relájate-

-No puedo-

Dejo su lucha por entrar en Rin y mejor dejo caer parte de su peso sobre el cuerpo de ella-Si puedes, solo necesitas una distracción-

-¿Cómo cuál?-Se pregunto

-Como esta-Sesshomaru beso a Rin de una manera muy dominante, la tenía agarrada del cuello y la movía a su antojo, sin darse cuenta el beso la había distraído y Sesshomaru se abría paso entro de ella con mas facilidad. Solo faltaba un empujón así que sin dudar entro hasta el fondo y Rin ahogo su grito en la boca de Sesshomaru

Había sido doloroso, pero una parte de ella se sentía satisfecha con tenerlo consigo, ahora solo faltaba Bankotsu-Sigue él-

-No aun no, primero tengo que acostumbrarte a las embestidas en cuanto las toleres seguirá él-Y dicho lo anterior, Sesshomaru procedió a entrar y salir de ella, Rin de inmediato empezó a gemir pero ya no de dolor sino de lo bien que se sentía la verga de Sesshomaru masajeando todo su canal

-Si, si más por favor-Rin de verdad lo estaba disfrutando, pero no se comparaba con lo que venia. Sesshomaru la levanto de la cama dejándola hincada sobre el colchón Bankotsu se acomodo en su espalda y con sus manos empezó a masajear el trasero de Rin-Me gusta, estoy seguro que lo disfrutare mucho-Con sus manos separo los glúteos dejando al descubierto otro orificio usando uno de sus dedos lo fue estimulando

-¿Te gusta?-Le pregunto, Rin asintió con la cabeza a modo de respuesta no era capaz de decir una palabra-Bien-Haciendo presión metió el dedo índice llevándolo hasta el fondo-Ahhhhh!!!!!-La sensación era ligeramente incomoda pero al mismo tiempo se sentía increíble, pronto fue la misma Rin quien movía las caderas para estimularse-Esta lista-

Sesshomaru metió sus brazos debajo de las rodillas de Rin y la elevo dejándola suspendida, Bankotsu se unió a ellos y con la punta en el ano de Rin empezó a entrar con mucho cuidado, si era un poco incomodo pero pasada la cabeza el resto fue más fácil, una vez dentro los dos esperaron a que ella les diera la señal-Adelante-

Sesshomaru penetraba a Rin por enfrente al tiempo que le devoraba la boca con los labios, Bankotsu penetraba el ano y con sus manos masajeaba los pechos de Rin. Todo era increíble, la presión de ambos penes cerraba los espacios apretando los dos canales, no solo eran capaces de sentir las contracciones de Rin sino que también las arremetidas del otro dándoles una nueva experiencia a los tres, todo, absolutamente todo era magnifico.

- Chicos, ya…ya no puedo más-Ellos también lo sentían y no podían esperar más tiempo

-Ahora!!!-Tanto Sesshomaru como Bankotsu penetraron tan rápido como pudieron, la sangre se acumuló en el mástil y en una bomba de fluidos viscosos los tres explotaron al mismo tiempo. Había sido por mucho la mejor experiencia de su vida y la habían compartido con una persona muy especial para ellos

-¿Estas bien?-Pregunto Sesshomaru

-Si, solo ya no más por favor-Rin ya no creía poder soportar otro orgasmo estaba agotada totalmente

-De acuerdo-El primero en salir fue Bankotsu y con delicadeza la sostuvo en lo que Sesshomaru salía del otro lado, con cuidado la fueron recostando, pero antes de poder cubrirla con las cobijas Rin se había dormido.

 

 

 

Una molesta luz en sus ojos la fue despertando, ya era de día pero no estaba de humor para levantarse de la cama, ignorando la entrada del astro se giro a su izquierda para tratar de evitarlo, más al girar choco con un pecho de color bronceado bien esculpido desnudo-¡Oh por dios!-En un intento por retroceder se fue hacia atrás chocando contra otro cuerpo, se trataba de unos hombros anchos y espalda amplia que desembocaba en un firme trasero. Entonces y solo entonces Rin comprendió lo que había hecho.

-Acabo de hacer el amor con dos hombres- 

Notas finales:

NOS VEMOS PRONTO DE VERDAD LOS QUIERO MUCHO 

GRACIAS LUNA DE MEDIA NOCHE Y TODAS AQUELLAS PERSONAS TAN MARAVILLOSAS 

Perdón si cometí algún dedaso gracias y nos vemos pronto

Usted debe login (registrarse) para comentar.