Fanfic Es
Fanfics en español

SUEÑOS por lupiss92

[Comentarios - 6]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Hola yo nuevamente con otra Historia un poco diferente, espero que les guste. 

Notas:

Es como de costumbre un SesshomaruXRin... ;)

Capítulo1: UN SUEÑO

Se preguntaba ¿Cuándo había comenzado a sufrir? Cada persona contaba con un destino, incierto, estremecedor, doloroso, armonioso o placentero y el de ella era un poco de todo. Entonces se dijo así misma que era una fecha que no se olvidaba, era su camino a seguir.  El mundo que la rodeaba era perfecto, así es como Rin Tamízame veía su vida, todo pasaba repentinamente, un día estaba de maravilla y al otro estaba débil, comenzó a recordar ese día. A sus dieciséis años con fatiga y mareos, era atípico así que sus padres Haruka y Azoran llevaron a su hija a una revisión médica en una tarde de invierno, sin comprender lo que sucedía. Rin recordó que fue una noticia terrible para sus papas y ella se encontraba en una especie de trance sin asimilar lo que sucedía, desde ese momento todo cambio y sus padres emprendieron una lucha de cada día por que su hija viviera más tiempo sin importarles la cantidad de dinero que gastaban; su padre era un empresario con muchas influencias que contaba con prestigio mismo que le ayudo a contactar a un buen médico que se hiciera cargo del caso de su hija, su madre era diseñadora y se encargó de su estancia en casa acondicionando su cuarto especialmente para ella, todo fue un cambio radical.

La mañana era tranquila por la zona en donde vivían, aire fresco, el canto de las aves y un cálido clima, los ventanales de una habitación eran abiertas por una enfermera de cabello castaño, que con delicadeza se dedicaba al servicio de la joven.  

-Lita no quiero levantarme... (Aunque ya estaba despierta)

Lita: pero señorita Rin hoy yace un bonito día además su cumpleaños se acerca, debería sentirse feliz.

Rin: lo sería si me dejaran salir, hacer amigos o tratarme como a otra persona normal.

Lita: señorita sabe que sus padres sólo buscan su bien estar... y tal vez usted debería ser un poco más comprensiva con ellos.

Rin: tienes razón pero creo que es mi vida y lo que yo siento también debe de importar...y si debo morir entonces que sea de una vez así todo terminaría.

Lita: no diga eso... Rin yo te quiero mucho y sabes que me dolería bastante tu pérdida (la joven se acercó a donde se encontraba Rin y la abrazo) sabes que eres mi mejor amiga y si no fuera por ti yo no estaría aquí.

Rin derramaba sus tibias lágrimas, en el hombro de su amiga usándolo como consuelo. Después de una pequeña charla de ánimos por parte de la peli-castaña, Rin se levantó de la cama con pesadez caminando hacia el baño para asearse, a pesar de su piel pálida su mirada seguía manteniendo el brillo de sus ojos o eso era lo que le decía su padre, pero su mente estaba llena de emociones negativas a causa de sus cambios de vida.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

 

-Amo Sesshoumaru...ella se ha ido.

Sesshoumaru: ¡silencio Jacken!

Jacken: pero amo... Rin.

Ya habían pasado varios años desde que Rin por fin tomo su decisión; y no fue regresar con su amó sino quedarse en la aldea con las personas a las que les había tomado un gran cariño. Sesshoumaru comenzó a sentir algunos sentimientos por ella pero su orgullo no le permitió  retenerla, ahora habría sido mejor que la joven se quedara con él. Su arrepentimiento por haberla dejado lo llenaba de irá y más cuando su humana le pidió ser visitada constantemente, aunque su vida ya estaba unida con aquel joven que una vez también fue su protegido, kohaku.  

Inuyasha: Sesshoumaru, lamentó no haber protegido a Rin como esperabas (el peli-plata se mantenía serio y aunque parecía no importarle la muerte de la joven Inuyasha sabía que era todo lo contrario, su dolor era inmenso) Sesshoumaru, Kohaku no tuvo la culpa de lo que paso...era ella o el bebé.

Sesshoumaru: no debió nacer.

Jacken: ¡¿dónde está?!

Sango: no dejare que se acerquen ¡Ni al bebé ni a mi hermano!

Inuyasha: ¡yo tampoco te dejaré que les hagas daño!

Jacken: ¡son unos insolentes como se atreven a hablarle así a mi amó!

Kagome: ¡basta! (las palabras de la joven sorprendieron a Inuyasha) Sesshoumaru te llevare a la cabaña...

Sango: ¡pero Kagome! (Mirocu solo detuvo las palabras de Sango impidiendo su paso y comprendiendo a la sacerdotisa).

Kagome comenzó a caminar hacia la cabaña, pero en realidad Sesshoumaru ya sabía dónde estaba gracias a su sentido del olfato. Mientras tanto Kohaku sostenía en sus brazos a la recién nacida contemplando su pequeña figura. La puerta se abrió y kohaku vio entrar a Kagome, pero un gran escalofrío le recorrió todo su cuerpo al ver que el segundo en entrar era ni más ni menos que Sesshomaru.

Kohaku: señor Sesshomaru... (Habló con dificultad y asombro).

Kagome: kohaku creo que es justo que Sesshomaru conozca a Rini. (Kagome le pidió a Kohaku la niña, luego de que este salió Kagome le entrego la niña a Jacken para que estuvieran a solas con ella).

Jacken: amó Sesshomaru tiene un parecido a Rin. (La niña de ojos color marrón muy parecidos a los que solía tener la joven lo miro sin algún gesto, su cabello castaño oscuro resaltaba su piel casi blanca y de pronto sus pequeños labios sonrieron).

 

Mientras tanto a fuera de la cabaña

Sango: ¿porque hiciste eso Kagome? puede matarla.

Mirocu: no lo hará. Sesshomaru puede ser un frio Yokai, pero no creo que se atreva a lastimar algo que provenga de Rin.

Inuyasha: Mirocu tiene razón, Sesshomaru nunca le haría daño, no si se trata de la hija de Rin.

Kohaku: Inuyasha tiene razón no creo que el señor Sesshomaru sea capaz de lastimar a Rini. (Recordando el viaje al inframundo con Sesshomaru,  se percató de la forma en que mantenía a Rin a salvó, y como su semblante cambio al momento de decirle que no respiraba).

.....................................................................................................................................................

Jacken: amo bonito ¿qué piensa hacer?

Sesshoumaru: vamos Jacken (Sesshoumaru se dio la vuelta iniciando con su camino pero por alguna razón sentía algo extraño).

Jacken: ¡sí, amo...ah pero y la mocosa!

Sesshomaru: se ira con nosotros.

Sin más que decir Jacken envolvió al bebé en la estola de su amo y él por su parte se sostuvo fuertemente; Sesshomaru salió de la pequeña cabaña y emprendió vuelo. Inuyasha pudo percibir que el aroma de su medio hermano iba desapareciendo junto con el de la niña.

Kagome: ¿Qué te pasa Inuyasha?

Inuyasha: ¡ese maldito! (Rápidamente Inuyasha se dirigió a la cabaña para poder divisar, al llegar pudo darse cuenta de que sus sospechas eran ciertas, Sesshomaru se había llevado a la niña y habían desapareciendo. Junto con él también llegó kohaku que al igual que Kagome se preocupó por la reacción de Inuyasha).

Kohaku: él...se la ha llevado.

Kagome: ¡¿Que sucede y Sesshomaru?!

Inuyasha: desapareció y se llevó a Rini.

Sango: ¿qué? ¡Tenemos que ir tras él!

Kohaku: ¡Tienes razón! (Kohaku mantenía un semblante de irá, el que alguna vez también había considerado su salvador ahora le había arrebatado lo más importante de su vida, su hija. Rápidamente salió de la cabaña para montar a kirara y tomo su enorme arma dispuesto a encontrarlo, pero fue detenido por Inuyasha y Mirocu)

Inuyasha: ¡¿qué pretendes hacer con eso?!

Kohaku: ¡suéltenme!

Mirocu: kohaku, no sabemos a dónde se fue, o que pretende hacer. Lo mejor es pensar bien las cosas. Además Rini no corre ningún peligro.

Sango: ¿cómo pueden detenerlo? él se la llevo lo mejor es que los busquemos.

Kagome: lo primero que debemos pensar es ¿a dónde se habrán ido?

...............................................................................................................................................................

Jacken: amo bonito ¿a dónde nos dirigimos?

Sesshomaru: al Palacio.

Jacken: pero ¡¿qué pasará si Inuyasha y sus amigos nos encuentran?!

Sesshomaru: no lo harán.

Sesshomaru no tenía pensado devolverle a la pequeña Infante, esa niña era el único recuerdo que tenia de su protegida. Después de un largo camino de vuelo por fin llegaron al palacio que era custodiado por muchos guardias Yokai, sus tierras iniciaban con un estanque que cubría toda la parte delantera de la entrada. Al abrirse las puertas Sesshomaru fue recibido por varios de sus sirvientes mostrando una gran reverencia; Jacken cargaba a la pequeña que se había dormido en la cálida estola de su amo.

-Mi señor, lo hemos estado esperando.

Sesshomaru: Kanamy prepara la habitación más cercana a la mía.

Kanamy: sí, mi señor. (La Yokai que aparentaba no más de 30 años vestía un kimono rosa con algunos adornos de flores lilas, su cabellera larga con una tonalidad lila le daba un semblante serio como si se tratara de alguna doncella y sus ojos verdes resaltaban su rostro. Miro extrañada a la criatura que cargaba Jacken).

Jacken: ¡no te quedes ahí, Ayúdame con la mocosa!

Kanamy: pero ¿quién es la pequeña humana?

Sesshomaru: ahora ella vivirá aquí. (El peli-plata siguió su camino recorriendo los pasillos hasta llegar a un jardín con un estanque en el centro, el peli-plata permanecía serio descansando debajo de un árbol, manteniendo sus ojos cerrados con una de sus piernas flexionadas como de costumbre. Varias flores de diferentes especies y algunos árboles de sakura se movían desprendiendo su aroma a causa del viento, al igual que el verde pasto humedecido por el anochecer).

Kanamy: mí señor la habitación ya está lista y también he bañado a la niña humana.

Sesshomaru: quiero hablar con Tsuki, búscala de inmediato.

Kanamy: en un momento mi señor. (Era raro que su amo le pidiera ver aquella bruja Yokai. Sus poderes no le agradaba a Sesshomaru, contenía una gran cantidad de poder pero muchas de las veces no tenía sentido lo que de su boca salía, dejo de pensar en eso y busco aquella mujer).

El Daiyokai se dirigió a la habitación donde se encontraba la pequeñita, su olor lo guiaba a la habitación enfrente de la de él. Abrió la puerta blanca con el marco dorado y observo la amplia habitación de un color blanco con algunas flores, una cuna de madera sólida y un futon amplió. La brisa se penetraba entre las cortinas de ceda fina debido a las puertas corredizas que estaban abiertas mostrando parte del jardín. Sesshomaru se acercó a la cuna, ahí estaba su pequeña protegida, ya estaba despierta mostrando una cálida sonrisita y sus ojos marrones, en sus adentro Sesshomaru sonreía ante aquella linda imagen, podía recordar a Rin. Con su mano comenzó a acariciar su suave rostro angelical pero el sonido de la puerta lo detuvo.

Jacken: amo aquí está Tsuki. (A pareció la Yokai de ojos azules, cabello verde agua sostenido con una coleta alta, su kimono blanco era adornado con varios amuletos y entre ellos un amuleto parecido a la piedra meidou pero con un cristal en forma de estrella).

Tsuki: ¿me buscaba amo?

 

En otro mundo

Lita: ¡señorita Rin! Por favor regrese, sabe que no puede salir. ¡Además se puede caer!

Rin: ¡no pasará nada Lita, déjame aprovechar que no están mis padres! (La chica gritaba mientras caminaba por el barandal de su enorme balcón para poder bajar hacia el jardín que daba hacia un pequeño bosque).

Lita: ¿Por qué no mejor baja por las escaleras?

Rin: es más emocionante así.

 

Con Sesshomaru

Tsuki: amo es un placer servirle de nuevo. (Su voz era pacifica, dulce como si hablara una joven a penas en la edad de comprometerse) ¿Cuál es su deseo amo?

Sesshomaru: oculta el palacio, no debe percibirse.

Tsuki: como usted ordene mi señor.

La bruja tomo uno de sus amuletos y salió por la puerta corrediza de la habitación que daba al jardín seguida de Sesshomaru. Tsuki alzo su amuleto, una piedra de color rojo en forma de ovalo que destellaba con su luz, cerró los ojos mientras decía un conjuro en labios, la luz formo un ligero camino hasta lo más alto del castillo y de ahí cubrió todo el castillo haciendo que este desapareciera. El peli-plata no parecía estar sorprendido, ya que había visto sus poderes con anterioridad.

Tsuki: bueno mi señor el castillo no será percibido ni por la más mínima criatura del mundo. (Sesshoumaru no mostro emoción alguna en cambio solo se dio la media vuelta para regresar a la habitación).

Tsuki: Mi señor usted forja su destino pero me temo que habrá de llegar algo nuevo.

Cuándo Sesshoumaru se giró para ver a la bruja esta ya había desaparecido, y aun que sus palabras lo sorprendieron decidió no tomarle impotencia; nuevamente entro al cuarto de Rini, la observo hacer una mueca indicando que rompería en llanto, al notarlo Sesshoumaru le pidió a Kanamy que la cuidará y alimentará, la Yokai acepto respondiendo con una reverencia. Sesshoumaru se retiró a su habitación, se despojó de su armadura, se acercó al jardín y observo la Luna, aquella misma que veía cuando su protegida aún era niña, cuantos años ya habían pasado y el solo recordar que ya no la veía más le era frustrante; su tierna sonrisa, sus cabellos negros, los lindos ojos color cafés que podían ver más allá de la barrera de su amo, la única mujer que podía lograr grandes cambios en el Yokai ya no estaba y ni siquiera el poder de colmillo sagrado podía revivirla, cuanto extrañaba a su bella humana y mientras lo hacía recordaba como el viento soplaba con una brisa fría y vacía.

Sesshoumaru ya había vuelto de rescatar a Rin del demonio hongokuki; Jacken buscaba ah-uh, y solo quedaba él y su protegida. Rin observaba con detenimiento unas lapidas mientras su dedo índice jugaba en la superficie solida de esta.

Rin: yo...señor Sesshoumaru.

Sesshoumaru: dime. (Sesshoumaru mantenía su vista hacia el horizonte)

Rin: Algún día cunado yo muera… ¿Podría prometerme que no se olvidara de mí?

Sesshoumaru: (sorprendido por la pregunta solo se limitó a contestar con una simple oración) no preguntes tonterías.

Esa pregunta ahora podía contestarla, claro que la recordaría, ella era la única mujer que valía la pena recordar; su semblante serio e imponente hacia que todos le tuvieran temor a excepción de ella. La noche inundaba el palacio con su manto frio y fresco, algo poco usual, Sesshoumaru ahora recargado en un árbol de sakura pudo sentir una extraña sensación recorrerle todo el cuerpo y una punzada en su corazón, algo lo prevenía de un extraño suceso que se venía. Levanto la mirada y fue testigo de una estrella fugaz, tomo su compostura y se dirigió al cuarto de la pequeña. Rini dormía placenteramente y a pesar de ser recién nacida no lloraba o mostraba problema alguno al ser separada de su padre. El Yokai acarició su suave piel y lentamente comenzó a bajar sus labios para así besarle una de las pequeñas mejillas pero se detuvo.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 

Rin parecía dormir intranquilamente, un sueño del pasado de nuevo; la mayoría de las veces los sueños de Rin parecían ser recuerdos, eran como si fueran recuerdos de su vida pasada. En sus sueños ella aparecía como una niña, usando ropa de épocas pasadas y aunque ya parecían ser una costumbre para ella los sueños eran repetitivos. La chica se veía corriendo en el bosque, perseguida por algunos lobos hasta que tropezó y cayo, los lobos la mataron de una forma cruel y sin piedad pero algo de nuevo hacia que abriera sus ojos, y ahí entre sombras veía a una persona a su lado, un hombre que le era muy difícil ver su rostro. Logro pararse siendo testigo de cómo aquella sombra se alejaba; corría pero por más que trataba no podía alcanzarlo y justo cuando se sentía pérdida aparecía una persona, una mujer alta de piel blanca y cabellos largos, era lo único que podía lograr percibir de ella.

-El momento se acerca. Tu destino depende de las decisiones que tomes.

Rin: ¡¿espera a que te refieras con eso?!

-Muy pronto llegará.

Rin: ¡espera ¿Que llegará?!

Todo se oscureció y la joven peli-negra parecía caer en la oscuridad hasta hundirse en el agua, tratando de salir algo intentaba atraparla más, sus gritos hacían que el agua entrará hasta ahogarse. En ese momento la chica despertó agitada, nuevamente esa mujer; en la mayoría de sus sueños ella aparecía diciendo lo mismo. Rin se levantó y se dirigió al baño de su alcoba miró su rostro en el espejo, su cara estaba pálida y un hilo de sangre salía por su nariz, tomo un poco de pañuelos desechables para limpiarse, algo parecía no estar bien. Terminado de limpiarse la sangre se dio un baño de agua caliente mientras reposaba en la tina de baño meditaba acerca de sus sueños y lo único que se imaginaba era en el día de su muerte.

Rin: tal vez... esa mujer sea mi ángel guardián y trata de prevenir mi ¿muerte? pero...será ¿que ya voy a abandonar este mundo? no pienses eso ¡Tranquila, Ya calmante no sucederá nada!

Cuando salió del baño se cambió, tomaría un pequeño descansó fuera de la biblioteca de su casa donde debía tomar clases. Caminando por el jardín, la joven comenzaba a pensar en su cumpleaños número dieciocho; por lo general no eran nada agradables para ella los dos últimos años, ya que por estar enferma solo le hacían una pequeña celebración dentro de su misma casa, había veces que la joven deseaba poder ser libre y disfrutar de todo lo que el mundo tenia para ella, claro que por sus mareos constantes se lo prohibían.

Haruka: ¡hija, Rin Sabes que no debes salir aun no estás bien!

Rin: mamá yo nunca estoy bien. (La mujer de cabello castaño la miro tristemente comprendiendo la soledad de su hija).

Haruka: no digas eso todavía hay esperanza de encontrar un donador. Rin por favor no te rindas.

Rin: claro mamá y no te preocupes en un momento más entraré.

Haruka: de acuerdo, te amo (su madre besa su frente delicadamente y cariñosamente para después retirarse)

 

En otro mundo.

Jacken: ¡ya niña deja de estar llorando!

Kanamy: pero ¡¿qué sucede?! Sus llantos se escuchan en todo el palacio.

Jacken: ¡ah ya no aguantó! Toma abrázala tú.

Kanamy: tal vez tenga hambre enviaré a un mensajero para que le traigan un poco de leche y comida, mientras tu distráela.

Jacken: ¿cómo se supone que haga eso? (Cuando Kanamy se fue Jacken salió con la pequeña en brazos para dar un paseo por el jardín).

 

Mientras tanto

Sango: ¡no puedo ver ninguno rastro!

Inuyasha: ¡tampoco puedo percibir su aroma! lo mejor es que regresemos a la aldea para descansar un rato.

 

Continuará

 

 

Notas finales:

Hola ¿como les parecio? espero sus comentarios... 

saludos ;)

Usted debe login (registrarse) para comentar.