Fanfic Es
Fanfics en español

Butterflies por CaedesCarpeNoctem

[Comentarios - 1]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
- Tranquilo, cariño.- le susurraron en el oído.- Conmigo estas a salvo.

- ¿Quién eres?- Harry intento coger la varita de su chaqueta, pero la mano se lo impidió.- ¿Dime quien eres antes de que te hechice?

- Voy a tener que hacer algo contigo...Desmaius.

Todo se volvió negro.

Harry despertó aturdido mientras sentía su cabeza dar mil vueltas.

A los pocos minutos pudo lograr distinguir el lugar en el que se encontraba. Estaba en una habitación oscura con la única luz de luna entrando por la gran ventana, y el reflejo del espejo, que estaba frente a él le mostró un descubrimiento inusual.

Estaba atado de manos.

- Estoy vestido.- suspiro.

Menos mal.

- No por mucho tiempo.- le dijo esa voz que había escuchado hacia un rato, y que procedía de la esquina.

Harry se sobresalto.

- ¡Tú! ¡Idiota!- grito.- ¡Desátame ahora!

- No me arruines el juego, Riddle.

La sombra se acerco como un depredador acechando hasta que los rayos de luz mostraron quien era.

- Draco.- susurro, sorprendido.- Digo Malfoy.

- Me gusta más como suena mi nombre en tus labios.- La cama se hundió cuando Draco se subió a ella.- Es sensual.

- ¿Como?- Harry se sonrojo.- Desátame.

- No.- su tono de voz era disciplinario.- Te vas a quedar aquí castigado. Sabes bien lo que me has hecho, Riddle.

Los ojos grises de Draco recorrieron el cuerpo de Harry con un ardor que comenzó a excitarlo e incomodo intento moverse.

"Estoy semidesnudo"

- Yo no te he hecho nada.

- Aún no lo entiendes, ¿Verdad?- le sonrió fríamente.- Te has expuesto.

- ¿Exponerme a qué?- pregunto, confuso.- No te entiendo.

Draco gruño, y se poso encima de Harry.

- ¡A todos esos hombres y mujeres!- siseo con furia llana y terrenal.- ¿¡Porque demonios te has vestido así!?

- Yo...No...

"Quizás haya funcionado" pensó Harry con la felicidad extendiéndose por su pecho.

- ¿No lo sabes?- bufó.- Harry Riddle siempre quiere atención para él.

Harry miro a otro lado.

- ¿Acaso te gusta la atención de toda esa gente?- Malfoy acerco su cara a la de Harry.- ¿¡Te gusta que te coman con la mirada!?

Mierda.

Malfoy estaba furioso.

Draco se saco la chaqueta de su traje con rabia y la tiro al suelo.

- ¿Quieres quitarme las cuerdas, Malfoy?- Harry trago en seco.- ¿Dónde estamos?

- En mi habitación.- Desajusto su corbata.- Creías que no me daría cuenta, Harry. No sabía que cantaras tan bien.

- ¿Te gusto?

- Si, era muy bonita.- acepto.- Pero recuerdo también que se la dedicabas a tu amor prohibido.- Draco puso su frente contra la de Harry.- ¡Dime!- le exigió.- ¿¡Lo conozco!?

- ¿A quién?- dijo aturdido por el aroma de su perfume.

La cercanía de Draco era como una droga lista para intoxicarse.

- ¡Al imbécil!- exploto.- ¡El idiota que tiene tu corazón! ¡Maldito Gryffindor! ¿¡No te enteras aún!?- Harry negó.- ¿¡Llevo mucho tiempo detrás de ti!?

Harry amplio los ojos verdes.

Una alegría aplastante inundo su pecho, y una radiante sonrisa escapo de sus labios.

- ¿Porqué sonríes?- le interrogo, irritado.- ¿Te divierte pensar que un Slytherin está detrás de ti?

- Me divierte pensar que mi plan ha funcionado.- Draco le miró sin entender.- Salir a cantar así vestido, y mi nueva fama con los locos de antes me ha servido de mucho.

- Déjate de cuentos, Riddle.

Harry se alzo como pudo de las cuerdas que le oprimían el movimiento.

- Draco.- susurro.- Eres tú el que no entiende que yo este enamorado de ti.

Harry suspiro.

"Por fin lo he dicho.- pensó.- Un gran peso fuera de mis hombros."

El cuerpo de Draco se paralizo.

- ¿Estas enamorado de mi?- trago en seco.- ¿Como me estés engañando para desatarte te juro que...

- Malfoy.- rió.- ¿Me crees tan insensible? Es la primera vez que me declaro a una persona volcando todos mis sentimientos.- Draco soltó una pequeña sonrisa.- Estoy enamorado de ti desde hace mucho tiempo, pero estaba cegado por tantas peleas.

- ¡Por merlin, Riddle!

Draco apoyo su peso en el cuerpo cálido y voluptuoso de Harry, y aquello le distrajo.

- Draco.- susurro embobado.

- Aún sigo enfadado.- mascullo cerca de sus labios.- No me gusto para nada que salieras al escenario con esas malditas ropas de cuero. ¡Podrías haber salido desnudo, y sería igual!

- Díselo a Ginny.

Draco abrió los ojos, y empujo los hombros de Harry contra el colchón.

- ¿¡Que tiene que ver la Weasley menor!?- Harry abrió la boca, asombrado.- ¡Ella te dio la ropa! ¿¡Te la puso!?

- No.- dijo tranquilamente.

En ese estado Draco parecía querer matar a Ginny. Y por su amistad con los Weasley debía detenerlo, y claro porque Ginny les había ayudado a que fuera posible la declaración de Draco y Harry.

- Gracias a ella he podido decirte lo que siento.- le explico calmadamente.- Nos animo a declararnos.

- Te refieres a tus amigos lunáticos, ¿no?- Harry lo miro mal.- Esta bien. No les llamare así. Parece que la locura es contagiosa, mis amigos andan tras los tuyos.

Harry sonrio, y Draco le beso el cuello.

- Eso quiere decir que les corresponden.

- ¿No vistes sus caras esta noche?

- No...Yo solo te miraba a ti.- musito, jadeante.

La mano fría de Draco acaricio mi mejilla con ternura.

- Asi va a ser siempre.- murmuro en su oído.- Mirándome solo a mí.

- Esto es un poco vergonzoso.- Harry compuso una mueca.- Quítame las cuerdas, por favor.

- No.- replico.- Vas a quedarte en esta posición hasta que yo quiera.- Las manos de Draco corrieron por sus piernas.- Quemare estos pantalones...si se pueden llamar así.

- ¡No lo hagas!- chillo.- Ginny me matara, además comenzaban a gustarme.

Draco resoplo.

- El pantalón de cuero ajusta tu bonito trasero.- Esta vez sus manos acariciaron el contorno de las nalgas de Harry.- Voy a matar al viejo come caramelos por aceptar esa absurda propuesta del concurso de talentos que planeasteis, león.

- ¿Lo sabías?

- Tengo mis fuentes, y no puedes ir por Hogwarts sin que yo este vigilándote de vez en cuando para que no se te acerque ningún idiota.

Harry jamás pensó que Draco Malfoy fuera tan celoso.

- ¿Desde cuándo?

- Sexto año.- Harry gruño.- Lo sé. He tardado y créeme, me maldigo por ello.

- Nos vimos este verano, Malfoy.- su voz se fue apagando.- Pudiste haberte acercado más a mí.

- Si yo no hubiera sido un cobarde estarías ahora conmigo, y tú no te hubieras dejado mostrar en este aspecto tan delicioso.- Draco doblo su espalda.- ¿Puedes creer cuan sexy estabas subido a ese escenario?

- Me lo han dicho unas cuantas veces.

- No quiero escuchar nada mas sobre el tema.- rumio.- Es hora de que te enseñe a quien perteneces, cariño.

Draco saco su camisa por completo enseñándole el inicio de su pecho blanco y fornido, que eran sin duda un pecado mortal.

- Parece que te gusta la vista, pequeño.

Harry trago saliva.

- ¿Donde están Ron, Hermione, Lu...?

- Están perfectamente. Mis amigos saben lo que tienen que hacer.- Le quito las botas.- No pienses en nada más. Eres mío.

El rubio rozo los dedos de sus manos en la tela de cuero mientras subía lentamente la pierna izquierda de Harry, y este sintió escalofríos.

- Quiero verte desnudo.- le dijo.- He soñado cada noche por tenerte debajo de mi. Gimiendo, llorando de placer y suplicando para que te penetrara.

Sus palabras poco a poco fueron aumentando el calor de su cuerpo, excitándole de tal manera que le abrumo.

- Me hare el favor de destrozarte la poca ropa que llevas porque no te prometo reaccionar de forma decorosa si sigues vestido.

- ¡No!- Harry grito.- No llevo nada debajo.

Draco miro el contorno de los pantalones con rabia.

- ¿¡Quieres que el castigo sea peor, Riddle!?- rugió, furioso.- Mañana mismo los quemare, y no quiero verte puestos unos nuevos. ¡Me da igual la Weasley!

- Eres un poco posesivo, Malfoy.- susurro.

Draco se carcajeo.

- Lo soy.- afirmo.- Un Malfoy no tolera que toquen a un amante, novio u esposo. Todo dentro de lo Malfoy se queda entre lo Malfoy. Para siempre.

Y Harry no pudo decir nada más ante esa información.

Draco cogió su varita, y con un giro de muñeca desaparecieron los pantalones de ambos. Harry abrió los ojos al ver el pene grande y despierto del rubio.

"¡Por merlin!"

Malfoy aprovecho el momentáneo desconcierto para unir sus labios con los de Harry de forma brusca. Un gemido se escapo de su boca mientras el rubio aprovechaba para introducir su lengua peleándose en un silencioso deseo buscado desde bastante tiempo.

Harry mordió su labio, sacándole un poco sangre.

- León travieso.- murmuro sonriente.- ¿Donde están tus gafas?

- Ya no las uso.- Harry volvió a besarle.

Por hoy no necesitaba esa excusa del oxigeno para respirar.

Draco gruño de placer. Y empezó a morder el cuello blanco del Gryffindor que le arranco gemidos ahogados.

Harry apretó los labios.

- Déjame oír como gimes.

- Ah-ah, Malfoy.- Draco bajo su boca para lamer los pezones rozados mientras se frotaba con la virilidad despierta de Harry.- No sigas.

"Debería pararlo...¿o no?"

- ¿No te gusta?- El Gryffindor arqueo su cuerpo.- Eso me dice que te gustan mis caricias.

- Desátame, Malfoy.- Harry movió sus caderas.- Necesito tocarte.

- Aún no.

Malfoy llego hasta el principio del pene de Harry, y lo saboreo sacándole desgarradores gemidos para después introducirlo entero en su boca.

Harry grito.

Nunca en su vida había sentido tanto placer.

Draco la metía y sacaba de su boca con expertos movimientos haciendo que el león lloriqueara pidiendo más. Las piernas de Harry temblaban sudorosas, y sus manos agarraron fuertemente los costados de la cama.

El rubio le miraba a través de sus pestañas, gozando lamer el pene de su novio y amante.

Porque nadie podría hacerle un francés a Harry Riddle mas que Draco Malfoy.

- Voy a correr...ah-ah!- Harry se corrió en la boca de Draco, quien lamió sus labios disfrutando del sabor.- Lo siento.

El pobre Gryffindor respiraba con dificultad después del delicioso orgasmo.

- No pasa nada.

Malfoy volvió a atacar los labios de Harry, quien saboreo el líquido salado de la boca de su amante.

- Voy a prepararte. Chupalos.- Puso dos dedos en la boca de Harry, que los cogió con su boca llenándolos de saliva siendo observado por la excitada serpiente.- Muy bien, cariño.

Abrió las piernas de Harry posando un beso en sus muslos blancos e introdujo el primer dedo en su ano.

Fue incomodo para Harry pues era su primera vez.

- Más despacio.- pidió.- Nadie me ha tocado así.

Eso cambio los pensamientos lujuriosos y rudos de Draco. Este temía que la virginidad del precioso trasero de su león no fuera suya. Sonriente, bajo el ritmo y fue yendo mas lento. El Gryffindor empezó a gemir cuando Malfoy metió el segundo dedo con delicadeza. El ritmo fue subiendo hasta que hallo un punto que hizo a Harry gemir más fuerte.

- Lo encontré.- sonrió.- Prepárate, cielo. Porque mañana no podrás caminar.

- ¡Por merlín!- gimió.

- Ahora viene lo mejor.

El pene de Draco goteaba líquido pre-semen, y se acomodo entre las piernas de Harry abriéndose paso entre las estrechas paredes del ya no tan virginal Gryffindor.

- Draco.- cerró los ojos por el dolor.- Me duele.

- Tranquilo.- beso sus labios con ternura. Él era su primer y único hombre.- Pasara y lo disfrutaras.

Espero a que Harry se acostumbrara a la invasión, y comenzó a mover sus caderas poco a poco.

- ¡Ah! ¡Sigue!- le dijo unos minutos después.- Sigue...

Eso era lo que necesitaba.

El cuerpo de Harry estaba adorablemente sonrojado y empapado de sudor, pero en su inconsciencia sexual pudo rodear la cintura de la serpiente con sus piernas.

- ¡Gime más!- gruño.- ¡Que todo Hogwarts te oiga!

- ¡Ah!... ¡Ah! Dame más fuerte.

Draco gimió más al escucharlo.

Harry sentía el miembro entrar cada vez más dentro de él, sentía cada penetración como única. Draco tocaba partes que nunca había esperado encontrar.

- Eres mío, Harry.- le dijo entre dientes.- Soy tu dueño. Di que eres mío.

La mano del rubio se dirigió al miembro desatendido del león comenzando a masajearlo y haciendo su tortura más placentera.

- ¡Soy tuyo!- chillo sin aliento.

"Era verdad" pensó Harry.

Le pertenecía en cuerpo y alma.

- Más...más rápido.

Estaba a punto de correrse en la mano de Draco.

Parecía un sueño el hacer el amor con quien le robaba el sueño.

Las embestidas fueron más rápidas a su pedido, pues cada gemido o sollozo de Harry eran un incentivo para penetrarlo con más fuerza.

- Me corro...- gimió Harry.

- Aún no...- gruño Draco. Iban a correrse a la vez. Dio dos sacudidas fuertes y ocurrió.- Mierda.

Draco Malfoy con un ronco gemido derramo su semilla dentro de Harry. El león grito muy fuerte e hizo lo propio entre su vientre y el del rubio. El rubio cayó exhausto sobre el pecho de Harry con la respiración entrecortada.

- Desátame.- El rubio cogió su varita de la mesa y le quito las cuerdas a Harry.

- Gracias.- cogió la cara de Draco entre sus manos y lo besó tiernamente.- Te quiero, Malfoy.

- Maldito Gryffindor sentimentalista.- musito.- Yo también.

- Déjame recompensarte...amor.

Esas palabras le hicieron el día a Draco.

Harry giro su cuerpo poniéndose encima del rubio, y frotando sus caderas contra el pene de Draco, cosa que hizo que saltara volviendo a por más placer. El cuerpo del pelinegro fue descendiendo hasta llegar al miembro nuevamente levantado. Se relamió los labios y acaricio su pene disfrutando los pequeños gruñidos que salían de la boca del rubio. Estaba ansioso de atribuirle el placer que anteriormente Draco le había dado.

Un poco nervioso, saco la lengua y dio una lamida recorriendo todo el miembro.

Y siguió una y otra vez.

- Uhm... ¿De dónde lo has aprendido?- gimió Draco complacido.

- Soy muy bueno sobre la marcha.- rió Harry, contento.

La visión de Harry lamiendo su pene era lo más placentero que había tenido en su vida. Sonrió con orgullo y satisfacción sabiendo que él era el único en ver en ese estado al pelinegro, y se dejo hacer.

Harry volvió a dar un lametón antes de meterse el pene grande del Slytherin succionando todo lo que podía y mordió un poco con sus dientes. Había estado leyendo una revista muggle sobre sexo oral con Ron y Neville, y había aprendido algunos trucos.

- Mmm.- soltó Draco.- Vas a hacer eso muchas veces, Harry.

- ¿Te gusta?

- Mucho, pero necesito volver a hacerte el amor.- Agarro al león del brazo y lo puso encima.- Vamos, cariño.

Harry comprendió lo que quería decir e introdujo el pene del rubio poco a poco sacándole un sollozo de placer y dolor.

- Muévete.

Draco estrujo con sus manos las nalgas de Harry.

El Gryffindor se movía tímidamente, y al rato la timidez se fue al demonio.

- Aaah...Draco...ahhh.- Harry beso los labios de Draco a la vez que sus caderas iban en aumento.

Draco le ayudaba para ir mas rápido, agarro su cintura con las manos y meció sus caderas empujando su pene más dentro del pelinegro.

- Amor...aahh.- jadeaba.

Draco sentía la estrechez de Harry, que estrujaba su pene deliciosamente.

Gemían a la vez susurrando sus nombres, moviendo sus cuerpos en busca de más contacto y fricción. Harry sentía que le faltaba poco para correrse, y masajeo su pene para poder llegar juntos.

- Uhmm...Draco voy a...- su cuerpo se estremeció de placer.

- ¡Mmm si!...aahh!- exploto Draco salvajemente dentro del cuerpo pequeño de Harry.

Los dos juntos llegaron al tercer o cuarto orgasmo dejándoles agotados y jadeantes. Y volvieron a besarse despacio disfrutándose mutuamente.

Draco apretó el cuerpo de su pequeño contra él, feliz de que no fuera su imaginación sino la realidad de aquella mágica situación.

- Mañana te dolerá todo.- le advirtió Draco con los ojos cerrados.

- Eso creo.- se encogió de hombros.- Pero me gustara saber la razón de mi dolor. Después te maldeciré un poco.

Draco rió.- Bien. Y te presentare formalmente como mi novio y le dejare en claro a todos esos pervertidos que eres mío.

- Como tú digas, Malfoy.

Todos sus pensamientos se disiparon excepto los que le transmitía ese sexy rubio que estaba durmiendo a su lado. Lentamente fue llevado al mundo de los sueños entre los brazos de su autoproclamado hombre y amor de su vida.

Draco Malfoy.
Usted debe login (registrarse) para comentar.