Fanfic Es
Fanfics en español

Dos palabras por Ranma_chan

[Comentarios - 28]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Los personajes pertenecen a Rumiko, sólo escribo con el fin de entretener, sin ánimo de lucro. Por favor comenten si les gusta o si debería mejorarse en alguna cosa (aunque sea una carita sonriente, eso me motivaría muchísimo para seguir escribiendo). Gracias.

Dos palabras, eso es lo único que salió de su boca, dos palabras que cambiarían nuestras vidas sin que pudiera evitarlo. Las dos únicas palabras que él pronunció me dejaron helada, lo único que llegué a notar antes de quedarme en blanco fue que yo estaba empezando a llorar.

Sé que cerré los ojos, fue un pobre intento de contener las lágrimas, como cada vez que él me insultaba o humillaba. Pero dudo que esas rutinarias escenas volvieran a ocurrir ya que todo cambiaría a partir de ese momento. Reconozco que lo echaré de menos, las peleas, verle enfadado, golpearlo con el mazo…

Todo esto me hizo recordar el día en el que nos conocimos y todas las locas aventuras que hemos vivido desde entonces. Inevitablemente me puse a pensar en nosotros. Él, su faceta arrogante y orgullosa, su camisa roja y la trenza. No se me ocurre una mejor forma de describirlo. No, eso no es cierto, podría describirle mejor, hablando por ejemplo de su actitud infantil, aunque dulce y tierna o de sus ojos, en los que me perdía cada vez que le miraba, semejantes al mar, que tan pronto están en calma como en medio de un oleaje incesante. ¡Y como no hablar de su rostro! Cuántas veces había anhelado tocarlo, ¿Por qué negarlo? Era guapísimo. Me habría gustado acariciarlo aunque fuera una vez pero soy demasiado cobarde, por culpa de eso nunca supe cómo sería cogerle la mano, abrazarlo o sentir el roce de sus labios.

Yo había cambiado, aparte de por el pelo corto. Sé que desde su llegada, sonrío más y mi rostro se ve más feliz, cuando le conocí llegué a pensar que yo le gustaba. Pero, ¿Qué importa eso ahora?  Me encuentro ante un gran dilema.

Estamos en mi habitación, habíamos discutido, nada del otro mundo, él entró por mi ventana para pedirme perdón por insultarme, yo me negué a perdonarle (¡Bendita cabezonería!) y me disponía a salir de mi habitación. Apenas toqué el pomo él soltó esas dos palabras, esas malditas palabras que desencadenaron el caos en mi corazón. ¿Qué haría yo ahora? Aún tenía los ojos cerrados, me daba miedo comprobar que se había ido.

Entonces aterricé y me di cuenta que si no decía nada lo perdería para siempre. Si dejaba que se alejara de mí no volvería a verle; ni a su rostro, ni a sus ojos, ni a su sonrisa. No sabía que decir, tenía que pensar en algo rápido, pero mi cerebro no funcionaba desde que ese idiota había abierto la boca. Me di la vuelta, pausadamente. Me armé de valor y le dije lo primero que se me pasó por la cabeza.

-Yo también.-

Ja, fantástico, sí señor, oficialmente Akane Tendo es la chica más idiota sobre la faz de la tierra. En una situación así sólo se me ocurre decirle eso. Mi orgullo, junto a mi honor, se había ido al garete.

Bueno ahora estamos empatados, lo que él ha dicho y lo que yo he respondido, cuatro palabras, dos contra dos, siguiente round. Akane, deja de pensar idioteces que no es propio de ti.

Después de eso me atreví a abrir los ojos, sólo un poquito, no hizo falta más para ver su cara llena de confusión y bastante cómica. Si no hubiera sido por la situación en la que nos encontrábamos me habría reído de buena gana.

-¿Qué?-

Es lo único que él dijo. Sé que me había oído perfectamente y que me había entendido, supongo que necesitaba tanto como yo que lo repitiera. Mientras esperaba mi respuesta, expectante, noté que se le formaba una pequeña sonrisa.

Ay… ¡Se le ve tan tierno cuando está así! ¡Basta! Piensa en lo que debes decirle. No olvides que estás en un momento crítico y no es momento para fijarse en eso. Tranquila, respira hondo y suéltalo una vez más. Abro la boca pero ningún sonido sale de ella. Reúno toda la energía y el sentido común que me queda y, tras tantos momentos de tensión, de pelea, de llanto, de dolor, de ternura, de miedo, de inseguridad, le digo:

-Yo también te quiero.-

Notas finales:

Espero que les haya gustado. Si han llegado hasta aquí significa que no se han dejado engañar por el mal rollo del principio, porque, sinceramente, cuando yo leo fanfics y empiezan mal no puedo ni terminarlos imaginándome lo peor para mi queridísima pareja. Bueno me despido. Por si les interesa (y si no es mucha molestia) les dejo aquí mi twitter: Ranma Saotome - @rsaotome2580

Usted debe login (registrarse) para comentar.