Fanfic Es
Fanfics en español

Amor Sin Limites por Rosario Uchiha 115

[Comentarios - 231]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Los personajes no me pertenecen, le pertenecen a Masashi Kishimoto. La historia si me pertene no perdono ningun tipo de plagio asi que no me hagan que eliminen sus cuentas.

Comenzamos!!! Y tratare de actualizar cada vez que pueda

El despertador sonó exactamente a las 7:00 am y una pelirosa no quería levantarse de la cama, ya que se durmió hasta tarde verificando los expedientes de algunos casos, casos sin importancia, uno que otro robo por una pandilla callejera que podría ser resuelto en un abrir y cerrar de ojos. Hace mucho que a Sakura y su equipo no tenían un caso grande u realmente ella y su equipo ansiaban un buen caso o sino se volverían locos. Últimamente Tsunade-sama solo les daba casos de pandillas callejeras, ya que no ha habido nada nuevo últimamente y la verdad ya se estaba hartando de eso.

 

Tomó su celular de la mesita de noche y decidió ir hacia el balcón de su departamento para respirar aire fresco y despejar su mente. Miraba los autos transitar tranquilamente, no había mucho ruido, eso la verdad le gustaba por eso compró ese departamento, por la tranquilidad y silencio de aquella zona. Sólo se escuchaba el ruido de las llantas sobre el asfalto, sin lo típicos pitidos de los conductores que quedaron atrapados en el tráfico, y las personas gritando maldiciones desesperadas por llegar temprano a su trabajo. Dejó de pensar en eso y observó su teléfono. Desde que dejó la carrera de medicina y optó por entrar a la academia del FBI no hablabla con sus padres.

 

Sakura ama a sus padres, y por eso los complacia siempre. Era siempre la niña de mejores calificaciones y lugares en el cuadro de honor, la niña que se comportaba de una manera excelente, la que cuando iba a salir siempre regresaba a la hora que les dijo a sus padres, educada, obediente y nunca renegaba, en fin la hija perfecta, la que cualquier padre podría querer. Sus padres Kizashi y Mebuki Haruno estaban orgullosos de su princesa, ella nunca se negaba y desobedecia a algo y ellos la aman demasiado, incluso sus amistades han dicho que quisieran una hija como Sakura y es tomada como modelo y ejemplo y ella por verlos felices era capaz de hacer cualquier cosa.

 

Cuando Sakura tenía 18 años sus padres consiguieron una beca en la universidad de Houston, Texas para la carrera de medicina, no estaba lejos, ya que ellos vivían en San Antonio. Cuando le comunicaron la noticia a Sakura estaban muy felices. Pero Sakura no quería estudiar medicina. Ella quería ayudar a los demás, pero no desde un aburrido consultorio medico. Sakura quería llevar una vida activa, llena de accion y adrenalina, atrapando a criminales, personas que hacían daño y ponerlas tras las rejas. Pero Sakura, al ver el rostro de felicidad de sus padres, principalmente el de su madre no tuvo más elección que aceptar y verlos a ellos felices.

 

Dos años pasaron y Sakura ya no lo soportaba, se dio cuenta de que no era lo que ella quería, que sería infeliz el resto de su vida sino hacía algo. Al final, aunque suene egoísta, era su felicidad y si sus padres no la apoyaban demostrarian que no querían que ella fuera feliz, aunque ellos le dicen lo contrario.

 

Primero decidió hablar con su padre. Al principio a él no le gustó la idea, no por el hecho de salir de medicina, sino por el hecho de que le dijo que quería ser agente, por los peligros a los que se expondría su princesa, si algo le pasa el no se lo perdonaría, no por el hecho de ser su única hija, sino porque es su rayo de alegría, el la amaba y a ella no le quedaba duda de ello. Sin embargo quería que su niña fuera feliz así que con un "¿Eso es lo que quieres?" le dijo que contaba con su apoyo y juntos tratarían de convencer a su madre. No resultó como lo esperaron. La señora Mebuki no podía y no quería permitir que su hija realizará tal "estupidez" como ella lo llamaba. Jamás permitiría que desperdiciada toda su capacidad e intelecto en atrapar a simples bribones sin chiste. Discutieron sin para hasta que la madre de Sakura se dio cuenta de que no llegaría a ningún lado así que tomando medidas drásticas.

 

-¡Largate de mi casa idiota, y no regreses hasta que se te olvide esa estupidez!.- dijo decidida.

 

Sakura recogío sus cosas y se marchó de esa casa. Karin, una de sus mejores amigas que hizo mientras estudió en la universidad, sólo que Karin se especializa en Medicina Forense, Le ofreció quedarse durante unos días mientras decide que hacer. Sakura le contó lo que pasaba a Karin, porque no le gusta tener secretos con sus amigas, y más con Karin que se convirtió en una persona muy importante. Karin le comentó que Naruto, el primo que se crió con ella debido a que este quedó huérfano a los 3 años, entrará a la academia de reclutamiento del FBI la semana siguiente y podría irse con el. Se comunicó con su padre para decirle, ya que la academia se ubicaba en California y después hablo con Naruto. A este último no lo conocía, porque cuando conoció a Karin esta ya vivía sola, y Naruto vive con sus tíos, los padres de Karin.

 

El día llegó y Naruto fue a recoger a Sakura al departamento de Karin y se dirigieron a aeropuerto, en el viaje ella y Naruto se volvieron los mejores amigos.

 

Llegaron a la academia y conoció a otro buen amigo. Su nombre es Sai, el es un poco frío y inexpresivo, parece no tener emociones pero las tiene, sólo que muy pocas veces lo demuestra, siempre está serio. Siempre te dira la verdad, literalmente, y eso lo convierte en un gran amigo, pero literalmente enserio te dirá la verdad no importa que tan mal suene te lo dirá y aunque te pueda ofender, no lo hace con intención. Definitivamente Sai la persona más honesta de todos los tiempos.

 

Naruto al contrario de Sai es la persona más imperactiva que Sakura alguna vez haya conocido. Aún no puede creer que Karin viviera la mayor parte de su vida aguantando a alguien así, y con la poca paciencia que posee Karin, Sakura ya se imaginara como le habrá ido al pobre, sin embargo Sakura no contaba con mucha paciencia tampoco y por eso aveces la sacaba de quicio. Naruto es uno de los mejores amigos de Sakura. El siempre protegerá a las personas que más ama, con su vida si es necesario.

 

Después de terminar los tres su entrenamiento y capacitación en la academia Tsunade-sama, una de las personas que los entrenó durante estuvieron en la academia, fue promovida a dirigir las oficinas del FBI en los Ángeles. Y estos al terminar sus estudios y graduarse, Tsunade-sama les ofreció trabajo, debido a que ellos eran los mejores de su generación.

 

Entonces se formó el Equipo 7 y llevan más de dos años trabajando desde entonces.

 

Observó el reloj de su teléfono y vio que era hora de meterse a bañar para salir a trabajar.

 

_________________________________________

 

Sakura entró a las oficinas del FBI, subió al ascensor, pulso el botón del quinto piso y se dirigió a su oficina qué compartía con sus compañeros. Abrió la puerta y observó la oficina y como siempre Sai ahí estaba sentado en su escritorio checando cosas en su ordenador. Verificó que Naruto no había llegado ya que siempre llegaba tarde y se fue directo a su escritorio a trabajar. Diez minutos después Sai rompió el silencio.

 

-Sakura, ¿checaste los expedientes de los últimos casos?.

 

-No me lo recuerdes, Sai.-hizo una pequeña pausa.-no dormí nada anoche y me siento fatal.-se quejó la pelirosa sin despegar la mirada de su acompañante.

 

-Se nota...-mencionó apoyándose en el respaldo de la silla, cruzado de brazos y dirigiendole por primera vez la mirada.-esas ojeras se ven horribles y te hacen ver más feita.-le dijo y le mostró una de sus famosas sonrisas falsas.

 

-Gracias por el cumplido, Sai.-le dijo con sarcasmo y lo fulmino con la mirada.

 

-Si te hubiera dicho lo contrario te estuviera mintiendo, y tu sabes que eso no es lo mío.-musitó tan serio como siempre.

 

-Lo sé Sai, pero al menos deberías ser menos cruel al decirlo.-regaño la ojijade.-así tal vez Ino quiera salir contigo.

 

-Hmp.-fue lo único que salió de los labios del ojinegro y volteo para ocultar su sonrojo.

 

-Tiene razón Sakura-chan.-comentó de repente un rubio entrando a la habitación.-y si sigues sin hablarle ya perderá el interés, eso me pasó con Hinata.

 

-Si...lo recuerdo como si fuera ayer.-comenzó a relatar la pelirosa.-Hinata le gusta Naruto desde que enteramos a trabajar aquí.-hablo recordando las cosas en aquel tiempo.-pero como eres idiota no te diste cuenta que le gustabas, todo el edificio sabía menos tu.-dijo Sakura.-un día ella vino a mi por un consejo. Se me ocurrió que si sentias celos por ella te ibas a dar cuenta de lo que sientes y funcionó ahora tienen 6 meses de una hermosa relación.

 

-Si...-contesto el rubio sin procesar bien la información hasta que se dio cuenta.-aguarda...ósea que Hinata no se cansó de esperar de que le hiciera caso y por eso salió con Kiba.

 

-Pues...no, todo fue mi plan para que te dieras cuenta. Hasta Kiba estuvo de acuerdo.-respondió la ojijade despreocupada.

 

-Pero...-estuvo a punto de reclamar cuando el pelinegro lo interrumpió 

 

-No estamos aquí para hablar de mis problemas amorosos ni de lo idiota que puede llegar a ser Naruto, estamos aquí para trabajar.-los reprendió el ojinegro.

 

-A propósito la vieja quiere vernos.-mencionó el rubio.

 

-¿Y porque no nos dijiste antes?.-pregunto molesta.

 

-¡¡Con toda esta platica se me olvidó dattebayo!!.-dijo con una sonrisa nerviosa rascándose la nuca, porque cuando Sakura se enojaba estaba seguro que le iría como en feria.

 

-No importa hay que ir con Tsunade. -interrumpió la conversación que mantenía la pelirosa con el rubio cuando vio que Sakura le lanzó una mirada asesina.-andando.-avanzó hacia la puerta.

 

-No creo que sea importante la verdad.-musitó la ojijade.

 

-No te desanimes feita, apuesto que se trata más de una simple pandilla callejera.-ánimo Sai a Sakura.

 

-Quizás sea algo muy grande ¡¡dattebayo!!.-le siguió el rubio igual de entusiasta que siempre.

 

-Lo dudo Naruto.-siguió escéptica la pelirosa. Y los tres se encaminaron a la oficina de Tsunade.

 

_________________________________________

 

Tsunade se encontraba en su oficina checando unos papeles mientras esperaba la llegada de su alumna y discípula junto a el resto de su equipo. Era urgente que el Equipo 7 se enterara de lo que estaba pasando.

 

Sonó la puerta y con un "adelante" entraron a la oficina las personas había estado esperando. Primero se sentó una pelirosa que ella conocía muy bien, recargandose en el respaldo de una silla, seguida de su rubio amigo que se sentó al lado de esta subiendo los pies en el escritorio y entrelazando sus dedos detrás de la nuca como apoyo para su cabeza. Y por último pero menos importante Sai ingreso a la oficina cerrando la puerta tras de si, recargandose sobre la pared más cercana apoyándose con el pie izquierdo y cruzando el derecho hacia atrás, con los brazos cruzados. Todos miraban a Tsunade. Cuando la rubia comprobó que ya estaban los tres integrantes en su oficina dio un largo suspiro y se disponía a hablar pero su querida alumna la interrumpió.

 

-Naruto baja los pies del escritorio.-regaño la ojijade.

 

-Sakura-chan déjame, a la vieja Tsunade no le molesta ¿verdad?.-le hablo el ojiazul a la ojimiel. Esa fue la gota que derramó el vaso para la rubia.

 

-¡¡NARUTO TE HE DICHO MIL VECES QUE NO ME LLAMES VIEJA!!.-grito la rubia molesta.

 

-¡Vamos vieja!, usted y nosotros sabemos que lo es. Pero mire el lado bueno a pesar de tener 50 años usted se va mucho más joven y tiene unos pechos grandes. Sakura ya quisiera tener unos como los suyos porque ella está un poco...usted sabe...plana.-dijo nuestro rubio favorito con su característica sonrisa zorruna.

 

-Sakura me haces los honores.-ofreció la rubia a su discípula.

 

-Será un placer Tsunade-sama.-respondió la pelirosa. Se levantó de la silla y le dio un fuerte golpe en la cabeza, este sólo se sobaba la zona afectada por el impacto.

 

-¡Porque me pegas Sakura-chan!.-se quejó adolorido el moreno.

 

-Tu sabes que hay que tener respeto a nuestros superiores, no hay que abusar de la confianza que nos tienen y mucho menos faltarles al respeto como tu lo acabas de hacer.-dijo mirandolo a los ojos.-además...-agregó de repente en tono tétrico y los ojos echando fuego.-¡¡NO ESTOY PLANA!!.-grito furiosa.

 

-Pero si estás más plana que una tabla de planchar o no Sai.-le hablo Naruto a su compañero y amigo.

 

-La verdad feita Naruto por primera vez en su vida tiene razón.-le dijo mirándola por primera vez desde que entraron a aquella oficina.-si estás plana.

 

-Ves Sakura-chan no es sólo cosa mía, sino que es la verdad. No tienes que desquitarte con nosotros sólo porque seas...-un grito lo interrumpió.

 

-¡¡VUELVES A DECIRME PLANA TU IDIOTA O TU PALIDUCHO, Y LES TENDRE QUE DECIR A INO Y A HINATA QUE SE VALLAN BUSCANDO OTRA PAREJA PORQUE NO PODRAN TENER HIJOS DESPUÉS DE QUE LES CORTE EL...

 

-¡¡¡Dejen de discutir!!!.-interrumpió de golpe levantándose.-¡no están aquí para pelear como niños pequeños este es un asunto de suma importancia.-dijo obteniendo la atención de todos.-Taka ha vuelto...-les dijo sería.

Usted debe login (registrarse) para comentar.