Fanfic Es
Fanfics en español

La Lista por Ranko_Higurashi

[Comentarios - 28]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

¡Hola! Después de varios meses por fin tengo la oportunidad de empezar a escribir este fic que tenía rondando en mi cabeza desde hace tiempo. La verdad, la idea se me ocurrió después de leer el fic de misssalace titulado 10 cosas que odio de Sasuke Uchiha, es un fic muy bueno 100% SasuSaku, acá les dejo el link por si les interesa:

https://www.fanfiction.net/s/6850150/1/Diez-cosas-que-odio-de-Sasuke-Uchiha

Bueno espero que lo disfruten y que la historia les parezca buena, trataré de actualizar cada semana. Por cierto, los primeros capítulos no serán muy largos. Gracias por leer y no se olviden comentar, si tienen alguna característica de Ranma que quieran que aparezca en la lista que hará Akane también háganmelo saber, ya que aún no la tengo muy bien definida, está sujeta a cambios. 

Notas:

Aquí comienza la historia, espero sus comentarios, ¡a leer!

–Akane, es hora de levantarse – la dulce voz de mi hermana mayor me despierta.

 –Voy enseguida –contesto mientras me estiro un poco para desentumirme. Parece ser un día como cualquier otro, dentro de un par de horas tendré que ir junto con Ranma a la escuela, la preparatoria Furinkan.

Sonrío y me sonrojo levemente.

No, no es que me agrade mucho la idea de ir al colegio, es sólo que el pensar en Ranma últimamente provoca muchas emociones incontrolables e inexplicables, quisiera tener el valor suficiente para confesarle mis sentimientos, pero no es nada fácil. Es cierto que en los últimos días se ha estado comportando muy bien conmigo, es más atento y casi no discutimos, es más, el otro día se comió unas galletas que preparé sin decirme ningún comentario negativo. Realmente Ranma puede ser muy lindo cuando se lo propone, sobre todo cuando estamos los dos a solas, pero luego recuerdo a ese trío de chicas locas que está detrás de él todo el día, no las tolero, son demasiado molestas, ¡¿Por qué no son capaces de entender que Ranma sólo es mi prometido y se va a casar conmigo?! Pero claro, ese bobo también tiene la culpa porque no es capaz de ponerlas en su lugar, en ocasiones suele acceder a sus peticiones sólo por un plato de comida…

-Tonto –murmuro pensando en el chico de los ojos azules. Me encamino hacia la ducha y paso por su cuarto. Ahí está él, dormido como siempre, por su culpa ya se nos hizo costumbre llegar tarde al colegio.

-Ranma despier… -mis palabras se interrumpen al notar una silueta de mujer durmiendo junto a mi prometido, la reconozco enseguida por ese diminuto vestido chino y el cabello largo color morado.

Me enfurezco.

Ahí está, justo lo que pensaba de las “prometidas”, nunca se sabe qué es lo que harán. ¡Están locas! Shampoo no tarda en notar mi presencia y la muy descarada se restriega con mayor fuerza al brazo de Ranma, quien no parece inmutarse por su presencia, sigue dormido. No sé si Ranma no hace nada porque le gusta la compañía de aquella chinita loca o porque de verdad es tan tonto como para no darse cuenta; cualquiera que sea la razón no puedo evitar sentirme enojada, sí lo sé soy muy celosa, pero creo que cualquiera lo sería en mi situación. Me giro sobre mis talones mientras aprieto mis puños, mi enojo debe ser realmente visible porque veo de reojo como a Shampoo se le dibuja una maliciosa sonrisa en su rostro. A ver cuánto le dura esa sonrisa pienso mientras me encamino al baño, tomo una cubeta y la lleno con agua fría, regreso al cuarto del chico de la trenza.

-¡¡Despiértate Ranma no quiero llegar tarde!! –grito mientras sin avisar arrojo sobre ambos el agua fría.

Ranma se despierta enseguida.

-¡¿Acaso estás loca Akane?! –me grita una pelirroja observándome con enfado desde su futón. Al parecer no se ha percatado de la tierna gatita que cuelga de su cuello. Lo miro desafiante.

-¿Qué es lo que te ocurre? –vuelve a interrogar, ya que no es capaz de descifrar mi mirada.

-¿Por qué no se lo preguntas a tu amiga? –contesto con tranquilidad mientras señalo a la pequeña gatita aferrada a su cuello. La escena que sigue es la misma de siempre: Ranma gritándole a Shampoo a todo pulmón que se aleje de él, la amazona dispuesta a no apartarse de su lado, la historia de nunca acabar, pero al menos arruiné el momento. Salgo de la habitación con un sabor a victoria.

Sonrío.

Sí ahora soy yo la que tiene la sonrisa maliciosa en sus labios.

Tomó una ducha y me alisto con mi uniforme, bajó a desayunar y me percato enseguida que Ranma ya se encuentra ahí. Me siento junto a él y noto su mirada sobre mí, creo que está molesto.

-Espero que estés contenta Akane –me dice en tono serio.

-No sé de qué hablas –finjo, y no puedo evitar decir las palabras con un tono de burla.

-De esto – contesta mientras apunta con su dedo a los notables arañazos sobre su rostro.

-Supongo que debiste haber pasado un rato agradable con Shampoo –menciono entre risitas, hecho que lo hace enfurecer aún más, me toma por sorpresa de los hombros y me gira hacia él, quedamos a escasos centímetros, no puedo evitar sentirme nerviosa y estoy casi segura que mis mejillas deben estar ruborizadas, trago saliva y lo miro directamente a los ojos, aún sigue molesto.

- ¡¡Sabes que yo no invité a Shampoo a dormir conmigo!! –me grita de manera desesperada.

- No me consta –contesto girando ligeramente el rostro hacia un lado.

- ¡¿Por qué tienes que ser tan terca Akane?! –vuelve a decirme obligándome a verlo, esta vez soy capaz de observar la desesperación en su rostro.

- … - no respondo, sigo simplemente mirándolo.

- ¿O acaso estás… -su expresión cambia a una que demuestra su arrogancia – celosa? –termina la oración y podría jurar que nuevamente estoy ruborizada. Él tiene razón, estoy celosa pero no lo admitiré así porque sí, así que decido actuar como normalmente lo hago, gritándole, insultándolo y golpeándolo para cubrir mis verdaderos sentimientos.

-¡¿Quién podría estar celosa de ti?! ¡Fenómeno! –contesto sin pensar, mientras me suelto de su agarre y me levanto de la mesa. Ranma se levanta enseguida para encararme.

-Pues lo mismo digo de ti… ¡Marimacho! –contraataca. El resto de la familia sigue comiendo tranquilamente mientras sólo se limitan a escuchar nuestra discusión, deben de estar tan acostumbrados a los insultos que con el paso del tiempo nos hemos lanzado que ya no se molestan en decirnos nada.

- Por mi puedes salir con Shampoo, supongo que ella no es una marimacho como yo – digo de manera molesta. –Puedes hacer lo que quieras, no me interesa – termino mientras me dirijo a la salida del Dojo decida a partir al colegio dejando a Ranma ahí parado, puedo escuchar como murmura algo que no logro entender pero no detengo mi paso. Camino por un tiempo pensando en la discusión que acabo de tener, lo cierto es que todo lo que dije era mentira: sí estaba celosa y por supuesto que me interesa lo que haga Ranma, pero no se lo confesaré, no necesita de mis confesiones para subir su ego, para eso ya tiene al trío de chicas locas.

A mitad del camino siento la presencia de alguien cerca de mí caminando sobre la barda junto al río, sé que es él pero no digo nada, él tampoco dice nada y nos acompañamos en silencio hasta llegar a la preparatoria Furinkan donde un chiflado alumno de 17 años llamado Kuno Tatewaki me espera con un ramo de rosas rojas.

-Akane, mi amor, dulce criatura por favor… ¡Sal conmigo! –grita corriendo hacia mí. Parece que nunca entenderá que su amor no es correspondido, me está fastidiando. De una rápida patada lo mando a volar por el cielo. Siento como Ranma me mira así que me armo de valor y volteo a verlo, estoy a punto de brindarle una sonrisa como signo de que ya no estoy molesta con él pero…

-Vaya Akane, sí que eres agresiva, de esa manera nunca nadie se fijará en ti –dice como si su comentario fuera lo más normal del mundo.

Tonto. Te odio.

Lo miro de manera fulminante y me marcho corriendo directo al salón de clases, las lágrimas casi salen de mis ojos pero como puedo me aguanto y puedo controlar mi enorme deseo de llorar.

Las clases pasan rápidamente y llega la hora de la salida, durante todo el día me las he arreglado para ignorar a Ranma. Mis amigas me convencen para ir con ellas a comer un helado, yo acepto porque no quiero regresar con mi prometido a casa.

Yuka y Sayuri parecen estar muy entretenidas leyendo una revista, me dicen algo pero no presto la suficiente atención para entenderlo, mis pensamientos siguen puestos en el chico de los ojos azules.

-Akane, Akane… -dice Sayuri mientras me mueve por el hombro.

-¿eh? – mi cara debe lucir completamente confundida porque mis amigas comienzan a reír, me uno a ellas –lo siento, no escuché lo que decían –me disculpo.

-Sólo queríamos saber si estabas dispuesta a contestar el test de esta revista –pregunta Sayuri.

-Después de todo eres la única que está comprometida –completa Yuka.

Tomo la revista entre mis manos y leo el título del famoso test “¿Serás una buena esposa?”.

-Esto es un poco tonto –digo de manera gentil tratando de no ofender a mis amigas mientras comienzo a hojear el resto de la revista. De pronto, algo capta mi atención “¿Cómo olvidar a un amor no correspondido?” leo rápidamente y por alguna razón la idea no me parece tan descabellada.

-Tengo que irme –me despido de mis amigas y me dirijo rápidamente hacia el Dojo dispuesta a aplicar lo que acabo de leer en esa revista: “si quieres olvidar a una persona que sólo te ha hecho sufrir, lo primero que debes hacer es dejar de concentrarte en las cosas que te atraen y te gustan y comenzar a pensar en lo malo. Hacer una lista de las diez cosas que odias de esa persona suele ser muy útil.”

Llego a mi habitación después de saludar a mi familia y me encierro en ella, saco uno de mis cuadernos de mi mochila y una pluma, me acomodo en mi escritorio y escribo el título en lo alto de la hoja “Diez cosas que odio de Ranma Saotome”. Miro lo que acabo de escribir y de pronto me siento tan tonta al estar haciendo este tipo de cosas, no es mi estilo. Sujeto la hoja por una orilla y la arrugo un poco con mis manos dispuesta a arrancarla.

-¡¡Basta Shampoo!! ¡No te me acerques! ¡Aléjate! –escucho la voz de Ranma proveniente del pasillo, así que pego mi oreja a la puerta para escuchar un poco mejor.

-Ranma prometer a Shampoo salir con ella a una cita romántica –contesta la amazona.

-Sólo lo hice para que me dejarás en paz esta mañana –se defiende el artista marcial.

-Vamos Ranma, no ser tímido… -escucho la voz seductora de Shampoo y no puedo evitar imaginar mil cosas en mi cabeza, estoy tan enojada que siento como me hierve la sangre. Decido abrir la puerta de mi habitación sólo para encontrarme con la escena de la chinita colgada al cuello de mi prometido dispuesta a besarlo. Ranma me ve y yo sin pensarlo vuelvo a encerrarme en mi cuarto dando un fuerte portazo, tomo asiento y releo el título de mi hoja, sí, estoy decidida a comenzar con la lista.

Notas finales:

Gracias por leer.

Ranko_Higurashi

Usted debe login (registrarse) para comentar.