Fanfic Es
Fanfics en español

Fairy tail el reino estelar por Yami Stark

[Comentarios - 11]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +
Notas:

Después de releer la historia me di cuenta que la historia avanza algo lenta, aunque así lo planee en realidad. Como sea, aquí les dejo un pequeño prólogo de lo que tengo planeado. 


También recuerden que pueden leer esta historia con ligeros cambios en wattpad como Fairy tail chronicles, pero considerablemente más atrasado.


Prólogo: preludio de destrucción 

 

 

 

 

 

Una gigantesca columna de fuego rojo y negro se levantó destruyendo la mitad del castillo. El hombre de blanco reía desquiciadamente mientras las llamas lo rodeaban. 


—Jajaja. Así que éste es, éste es el poder de ese monstruo —su locura lejos de detenerse sólo aumentaba más y más. El demonio más poderoso de la biblioteca de Zeref, END. 


Las carbonizadas columnas finalmente cedieron, el hombre se mantuvo inmóvil mientras los escombros lo cubrían por completo. 


Elizabeth quedó petrificada al ver la apariencia de su padre, del lado izquierdo una roja ala draconiana se extendía para alejar el fuego, del lado derecho una de escamas negras y forma vampiresca permanecía flexionada.  


La columna de fuego se mantenía ardiendo frente a ellos, los ojos de Natsu demostraron algo de tristeza mientras el reprochante rostro de Elizabeth apuntaba hacia él. 


—¡Lo siento! Tenía que hacerlo, no había otra manera. 


—¿No había otra manera? —preguntó entre lágrimas la pelirosa. 


El fuego se agitó abruptamente, Natsu puso su atención en la columna. Una silueta apenas visible se abría paso a través de las llamas, sólo unos ojos azul zafiro se podían distinguir, llenos de irá y sedientos de sangre. 


—¡Ahí viene!  


La columna de partió en dos, la silueta negra llegó tan rápido a los magos que Natsu no fue capaz de reaccionar. Un golpe sacudió su cabeza y lo mando a volar varios metros hacia atrás. Ése cabello azul oscuro se ondeo con el viento, los ojos zafiro observaban indiferentes a Elizabeth. 


—Y-yo. Lo siento, lo siento mucho —dijo la maga entre lágrimas. 


Natsu se levantó furioso, arremetió contra su oponente y apartó a su hija del camino.  


Un intercambio de golpes se desató, Natsu extendió sus alas y el fuego a su alrededor empezó a reunirse. 


—¡¡RUGIDO DEL DRAGÓN DE FUEGO!! —el mago expulsó una llamarada de fuego de la boca, devastador y potente. 


Un remolino de viento tiró de las llamas hacia el centro. Natsu quedó atónito al ver que su oponente devoraba las llamas con facilidad.  


—Es inútil —dijo el hombre. Yo soy el dragón definitivo. Aquel que puede devorar toda la magia.  


Un círculo de fuego gris con negro se formó frente al hombre y desató una gran llamarada contra el pelirosa. Increíblemente, Natsu fue golpeado por su propio ataque. Su propio poder lo mando a volar por los aires, su fuerza fue tal que dejó inconsciente al mago. 


—Natsu, me oyes. ¡¡Natsu!! 


—Papa ¿Eres tú? —preguntó el mago. 


Al abrir los ojos, el pelirosa se encontró lejos del campo de batalla, en un lugar vacío, totalmente blanco sin objetos, la nada total. 


—¿Dónde estoy? —preguntó para si mismo. 


—Has crecido mucho Natsu. 


El mago dio media vuelta, lágrimas bajaron de sus ojos. Frente a él se encontraba su querido padre, el dragón de fuego Igneel. 


—¡Papá! ¿Qué es éste lugar? A casó yo ¿Estoy muerto?  


—Mmm, puede ser —respondió el dragón. 


—¡Maldición! —Natsu comenzó a golpear el suelo. ¡Maldición! No puede ser. Cómo pude perder. Ahora todos van a… Todos van a. 


—Contrólate Natsu —Igneel golpeó a su hijo usando su cola. No recuerdo haberte enseñado a rendirte.  


—¿Cómo me pides que me calme? Elizabeth, Lucy, todos, van a morir. Él los va a matar —sus puños se llenaron de su propia sangre mientras se lamentaba su error. Debí acabar con él cuando pude. Debí acabar con Acnologia. 


—Y si pudieras volver Natsu ¿Qué harías? ¿Volverás a dejar que END te controle?  


—Si es lo que hace falta —respondió el pelirosa. 


—Ohhh Natsu, aún no te has dado cuenta.  


El pelirosa miró con desconcierto a su padre. 


—¿Qué quieres decir? 


—Él y tú no son tan diferentes Natsu —Igneel llevó su mano hasta el pecho de Natsu y colocó el dedo sobre su corazón.  


Las nubes de acumularon en el cielo y una pequeña lluvia apagó el fuego. Acnologia observaba fijamente el cuerpo de Natsu, sentado en una roca, esperando que él mago se levantará de nuevo.  


Cuando llegó a la conclusión de que no sucedería se puso en pie y miró a Elizabeth, tirada en el suelo inconsolable ante la muerte de su padre. El dragón negro levantó su mano dispuesto a acabar con ella.  


—Tú —dijo la maga. ¿Qué ganarás con todo esto?  


—¿Ganar? No sé trata de ganar. Se trata de venganza. Voy a destruirlo todo, nada ni nadie quedará vivo. 


El dragón empezó a reunir magia en su mano a gran velocidad, en cuestión de segundos eliminaría a la hija de Natsu y rompería su último lazo con el mundo.  


—¡No te lo permitiré! ¡¡Flecha congelante del demonio de hielo!! —una flecha hecha de hielo rosa viajó a toda velocidad hasta Acnologia. 


Sin mucho esfuerzo, el dragón la atrapó con una sola mano, Gray sonrió y la flecha explotó congelando la mitad del cuerpo de Acnologia. 


—¡Purgatorio oscuro! —el dragón fue sorprendido por una bola de magia de oscuridad proveniente de Mirajane que lo golpeó por la espalda dejándolo de rodillas. 


—¡Erza, ahora! —aprovechando la distracción, la maga pelirroja retiró a Natsu y Elizabeth del alcance del dragón. 


—¡¡FUERA DE MI CAMINO BASURAS!! —sus ojos zafiro brillaron más que nunca mientras liberaba una onda de magia. 


La era tal que albina y el pelinegro quedaron aturdidos. Acnologia dirigió su atención a Erza que se alejaba a gran velocidad. 


—«Va tras Elizabeth» —pensó Gray. 


La suposición de Gray estaba en lo cierto, el dragón se enfiló tras la pelirroja sin perder tiempo. A pocos centímetros de alcanzar la cabellera de la maga, una lluvia de rayos se interpuso en su camino. 


—No té dejaré dar un paso más. 


Acnologia giró la cabeza un poco. Cierto mago eléctrico de encontraba detrás suyo y no estaba sólo, los jóvenes magos de Fairy Tail le acompañaban. Las hadas se pusieron en pie con mirada retadora, dispuestos a encarar al rey dragón negro. 


—¿Por qué insisten en morir primero?  


Erza aún cargando a los inconscientes Dragneel, mantenía el paso constante para alejarse lo más posible. Percibió las explosiones detrás suyo, la pelea había empezado, apretó los dientes ante el enojo, mientras sus amigos arriesgaban su vida ella huía con la cola entre las patas. 


—Bájame Erza —Natsu tocó el hombro de la maga. Debo volver. 


—¿Estas loco? —replicó. No puedes luchar en tu estado. 


—Voy a estar bien, déjame hacerlo —sus miradas se cruzaron un segundo. Confía en mí Erza. 


Por otra parte, aún en el campo de batalla. Todos las hadas se encontraban fuera de combate, la pelea terminó más rápido de lo que empezó. Acnologia sostenía a Gray del cuello con fuerza. 


Antes de acabar con él, un rugido atrajo la atención del dragón negro. A lo lejos, las llamar se acumularon formando un dragón enteramente de fuego, la bestia voló a toda velocidad rumbo a Acnologia, éste último soltó al mago de hielo y se concentró en su siguiente objetivo.  


El fuego impactó contra el suelo y Natsu emergió del mismo. 


—Llego la hora de resolver esto dragón negro. ¡¡Estoy encendido!! 

 

 

 

Usted debe login (registrarse) para comentar.