Fanfic Es
Fanfics en español

Malfoy, sálvame... ||Dramione|| por Andromeda Taisho Uchiha

[Comentarios - 0]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Hermione

No tengo intenciones de seguir con esta vida, no siento nada solo dolor. No tengo intenciones de comer, nada no tengo a nadie. Mis padres están muertos. No tengo novio, ni motivos para continuar respirando. Pero soy demasiado cobarde para suicidarme.

Voy semanas o días sin salir de casa, he perdido la cuenta. Pero al Parecer son semanas que he pasado metida entre las sábanas, sin intenciones de vivir.

Hace varias semanas en que Ronald Weasley rompió mi corazón. El día de nuestro cuarto aniversario estuve feliz lo esperaba a la salida del ministerio, hasta que lo vi ir del brazo de Lavender los seguí camino a un motel...

Me fui a casa, encendí el fuego de la chimenea y quemé toda la ropa de Ron... Nada quedó, incluso sus regalos. Todo. Estaba destrozada y herida.

En la madrugada él llegó. Yo estaba hecha un desastre, mi cabello aún más desastroso, mis ojos rojos. Incluso me dolía la cabeza de tanto llorar.

—¿amor? ¿Estás bien? — preguntó cómo si no hubiera hecho nada. ¡Qué gran actor!

—¿qué te costaba decirme que ya no me amas? ¿Por qué me lastimas? — susurré entre lágrimas. —— ¡¿tenías que engañarme con ella?!

–¡busqué en los brazos de otra lo que tú no me das! — comenzó a caminar de un lado a otro — eres tan malditamente perfecta, una mujer exitosa, más que yo. Solo hay algo que nadie sabe de ti. ¡Eres fría en la cama!

—¡¿por qué no terminaste esto cuando te diste cuenta de lo fría que soy?! —grité enojada.

—creí que cada vez que te tocaba aprenderías, pero me di cuenta que solo te amaba por tu rostro bonito y tu físico. Porque tu carácter de mujer mandona me sofoca, odio que seas una perfecta sabelotodo — habló calmado mientras ingresaba a nuestra habitación.

Supongo que debió haberse llevado una gran sorpresa cuando vio todo vacío.

—¡MALDICIÓN HERMIONE! ¡¿DONDE ESTÁN MIS COSAS?! —gritó cuando volvió, yo solo señalé la chimenea.

—¿¡QUEMASTE TODO!? —él estaba enojado y yo iba procesando todo lo que me había dicho— ¡MIS CONDOLENCIAS PARA EL IDIOTA QUE SE ENAMORE DE TI.! NI TUS INÚTILES METAS SON ATRACTIVAS PARA ALGUIEN... ERES ALGUIEN QUE SOLO QUERRÁN POR EL FÍSICO POR QUE TU CARÁCTER ES UN ASCO. ADIÓS SANGRE SUCIA — se marchó dando un portazo, Los retratos que estaban en la pared se cayeron y rompieron.

No pude más y seguí llorando, me encerré en la habitación, me metí a la cama sin quitarme la ropa.

¿Quién podría amar una Sabelotodo? ¿Por qué mis padres no me enseñaron que ser traicionada duele? ¿Por qué creí que él me amaría? ¿Por qué mis padres tuvieron que morir? ¿Por qué duele tanto esto? No estoy herida, pero el pecho me oprime, me arde, duele como si se quebrara mi ser.

Harry Potter el niño que vivió, mi mejor amigo, mi hermano vino a consolarme, yo apenas hablaba. No quería decir nada. Seguía metida en cama, él tomaba mi mano y decía palabras de consuelo. Palabras que trataban de sanar mi autoestima, mi alma, pero yo estaba hecha trizas. No tenía intenciones de escucharlo. Sus palabras flotaban en el aire y yo solo hacía oídos sordos.

Fui idiota al confiar en Ronald, estuve dentro de una ceguera, no quise ver, lamentablemente él tiene razón, soy una mujer que nadie amaría. Una sangre sucia.

No sé cuánto tiempo había pasado; si eran días o horas. Ginny vino, creo que lucía realmente mal, ella me hizo salir de la cama, me puso un pijama, me obligó a comer... O lo intentó porque apenas logré comer dos bocados, trató de ordenar mi cabello.

Mi cabello siempre ha sido un nido de pájaros, un desastre, algo horrible con lo que tenía que batallar cada mañana.

— Herms... Sabes Harry me ha dicho que Malfoy ha estado en el ministerio exigiendo que asistas a la cita acordada y se niega a trabajar con otra persona... — dijo Ginny mientras me llevaba a la cama, había hecho el intento de ayudarme.

— No volveré al ministerio — respondí con voz rasposa y quebrada.

— Tal vez él venga a buscarte...

Ya no respondí, Malfoy no tiene nada que decirme, solo burlarse de mi aspecto, si lo pienso él fue el primero en hacerme notar que no soy más que una sangre sucia. Incluso él ayudó a que luciera mejor, gracias a Malfoy mis dientes son cortos, es lo único que le agradezco. El resto mi vida no cuenta con sentido alguno. Con aquel pensamiento me quedé dormida.

Cuando desperté me aferré a la almohada, podrían haber pasado horas o días y yo seguía sin ser consciente del tiempo. cerré los ojos mejor era volver a dormir. Con un poco de suerte no volvería a despertar.

— Granger tenemos trabajo que hacer, sal de esa cama — a lo mejor el exceso de soledad me había afectado por que en aquel momento me pareció oír a Malfoy. Definitivamente mi depresión se hizo más fuerte. Una alucinación.

—vamos no tenemos todo el día — no quería más así que me cubrí con las sábanas, las alucinaciones son molestas y ésta era peor ya que se oía como Malfoy. — o sales de esa cama o te saco.

Me daba lo mismo que intentase, las alucinaciones no cuentan con un cuerpo solo son producto de la mente. Yo no tenía ganas de salir de esa cama. Así que me dejaría con mi dolor.

 

 

Usted debe login (registrarse) para comentar.