Fanfic Es
Fanfics en español

Protegiendo el corazón de una dama por lunaplateada

[Comentarios - 53]   Tabla de Contenidos

- Tamaño del Texto +

Notas del fanfic:

Hola como estan, yo super feliz de saber que la inspiración regreso y más fuerte que nunca, para este proyecto aviso sera largo no como lo que he manejado ultimamente ya que la misma historia me pide de una trama más larga y descriptiva, estoy segura que lo disfrutaremos

Aun asi quiero hacer una ADVERTENCIA La historia tocara temas de todo tipo desde, violencia y fuertes enfrentamientos, como la discriminación y el machismo propio de la epoca medieval, aunque no todo es malo procurare de meter un poco de humor asi como mucho romance 

Nos vemos al final en serio pido su apoyo dejando comentarios

Notas:

Disfrutenlo

Ya no podía más con esta gran emoción, mi corazón palpitaba como un tambor a punto de salir del pecho, y no era para menos pues a mis cortos dieciséis años por primera vez salía de casa de mi padre, de la nación que me vio nacer, de la asfixiante sobre protección de mi familia.

-Rin, puedes dejar esa puerta en paz, de seguir así la vas averiar-

Ayame Wolker hija de un viejo amigo de mi padre había logrado convencer a mi testaruda familia de que la acompañara a la capital de la nación en una visita a la tía de esta, tratándose nada más ni nada menos que de la hermana mayor de la reina Kagura.

-Cierto, cierto-Rin había dejado de jugar con la manija del carruaje, pero solo fue cuestión de unos segundos antes de que se aferrara de nueva a ella en busca de mirar el paisaje a través de la ventana de la puerta

-Tendremos 4 maravillosas semanas de festival de primavera, elegantes bailes, cenas en el salón del castillo, incluso mi tía menciono que en esta ocasión jaguares de los cuatro extremos de la nación vendrán para animar las noches con sus historias-Ayame también estaba emocionada por el festival, pero a comparación de Rin no era la primera vez que pisaba el castillo.

-Eso suena maravilloso!!!-Nada podría calmar las ansias de Rin, esto por mucho era lo mejor que le había pasado en la vida

Ayame sentía un gran afecto por Rin desde el día que su abuelo las presento en un viaje que hizo este a las “Tierras del metal” hogar de la familia de Rin, a pesar de ser mayor por cinco años Ayame habían entablado una hermosa amistad siendo esta, el primer amigo mujer en la vida de Rin.

-Además hay algo que aún no te he dicho-Ayame le hizo señas a Rin para que se acercara pues lo que le contaría era un enorme secreto

-¿Qué me estas ocultando?-No tenía miedo, el rostro de Ayame claramente indicaba que se trataba de algo  divertido

-No lo quise mencionar antes por tu familia, pero ahora que estamos a unas millas de llegar te diré cuál es la principal atracción del festival-Aunque estaban dentro de un carruaje custodiado por los caballeros de la familia Wolker Ayame bajo el volumen de su voz-Este año habrá torneo de justas-

Rin se llevó las dos manos al rostro para callar el grito de sorpresa-Ayame…. Tu dijiste….tu….-Realmente estaba sorprendida

Ayame le tomo de las manos para serenarla-Rin comprendo que estés exaltada, pero reconsidéralo un minuto, tienes dieciséis años, vives con siete hermanos mayores, un padre celoso y un abuelo loco que tiene miedo hasta de la sombra que pueda tocarte, con esas referencias crees que algún día un hombre se fijara en ti, toma esta oportunidad como una experiencia para descubrir el encanto de ser cortejada por un caballero sediento de que le des una sola de tus sonrisas-Ayame conocía la forma en que había sido criada Rin por su numerosa y masculina familia, tanto era el amor que le tenían como la sobreprotección por alejarla de cualquier peligro, eso incluía a los hombres.

-No estoy segura Ayame, si mi padre se llega a enterar que estuve socializando en un salón lleno de caballeros estoy segura que no volveré a ver la luz del sol-Realmente estaba preocupada de lo que pudiera pasar, pues el trato para dejarla salir de casa consistía en visitar la casa de la hermana de la reina y que asistiría al festival en compañía de esta y de sus damas de compañía, en resumen, solo estaría rodeada de mujeres.

-Oh vamos Rin, acaso no tienes curiosidad de lo que se siente ser admirada y venerada, estoy segura que en más de una ocasión lo has pensado, pero tranquila nunca en ningún momento te dejare sola y si te sientes incomoda contamos con la protección de mi tía, nada tiene por que salir mal-

Rin pensó lo dicho por su amiga y decidió que tenía razón, poseía el adolecente corazón de una soñadora enamorada del amor, y aunque temerosa de lo que pudiera pasar, era cierto que anhelaba conocer el misterio oculto en las novelas de su habitación.

-Jamás sola-

-Jamas!!!-

Las dos rieron cómplices de su travesura

-Además quien en su sano juicio pondría su vida en juego al querer hacerle daño a la hija del conde Mioga y de sus terribles siete hijos los hermanos de la espada-Tenía razón quien de los cuatro extremos de la nación sería tan osado como para causar tan solo una de sus lágrimas. No existía en la tierra hombre con tal valor, o estupidez.

 

…………………………………………………………………………..

 

-Sesshomaru maldito mal nacido, el torneo empezara la segunda semana del festival de primavera, ¿Me puedes explicar por qué demonios nos hiciste levantar tan temprano?-Inuyasha todo agotado, se quejaba por la brusca partida al alba orden directa de su pesado hermano

Miroku el caballero más leal al servicio de los hermanos contesto desde su corcel-Ve el lado positivo, las damas hermosas de finas familias llegan desde antes para ver las otras atracciones del festival, es una excelente oportunidad para escoltarlas y ….-En su rostro se pintó la sonrisa lasciva de un autentico mujeriego

-¿Miroku recuerdas que soy casado verdad?-Pregunto Inuyasha

-Ohh cierto, hasta hace poco eras partes de las filas de los solteros, una perdida muy lamentable para el corazón de muchas damiselas-Lo decía como si realmente lo lamentara-Pero entre menos competidores más para nosotros ¿No piensas lo mismo Sesshomaru? -

El nombrado bufo cansado de escuchar a los otros dos-Si nos levantamos temprano fue porque aparte de los hombres que participaran en el torneo de justas representantes de las tierras del Oeste, vienen con nosotros comerciantes y artesanos, es una excelente oportunidad para ellos de vender sus productos y dar a conocer nuestras tierras para el turismo y el intercambio comercial-Hiso una pausa para mirar a Miroku-El encontrar mujeres y escoltarlas es un pensamiento que jamás cruzo por mi mente-

Sesshomaru conde de las tierras del norte hijo del fallecido “Gran general perro” apodo con el que su padre se hiso famoso en las guerras antes de unir las cuatro regiones, llevaba sobre sus hombros el peso de llevar a sus tierras prosperidad y paz, una tarea muy difícil que consumía los mejores años de su vida.

-Sesshomaru, tienes 30 años es tiempo de que compartas el peso de tu título con el holgazán de tu hermano-

-Oye!!!!!-Interrumpió Inuyasha

Continuo-Es tiempo de que empieces a buscar una hermosa mujer que caliente tu cama y te de herederos fuertes para tus tierras-

Tanto Inuyasha como Miroku bromeaban todo el tiempo, pero en esta ocasión era real su preocupación, pues si algo caracterizaba a Sesshomaru era lo distante y solo que se mantenía de las personas. Guardaba tanto para el mismo, que estaban seguros algún día se volvería loco de soledad.

Sesshomaru les miro sereno antes de responder-Si no he tomado esposa en todos estos años ha sido por la simple razón de que ninguna mujer quiere para sí misma el título como “la esposa del asesino perfecto, demonio de las tierras oeste”- Sesshomaru al igual que su progenitor tenía una reputación como asesino sanguinario que los padres de muchas hijas en edad casadera evitaban a toda costa que él las conociera

Inuyasha sabía que parte de esos rumores eran grandes mentiras, creadas por fanáticos que tergiversaban sus hazañas en historias de sangre y muerte, convenser a los idiotas insulsos que creían ciertos estos relatos era inútil, solo algunos cuantos caballeros desmentían los hechos al haber tratado con el conde en persona.

-Sí algún día me topo con una dama que no sienta temor ante mi presencia o mi reputación, la are más que solo mi compañera de cama, le pondré todo cuanto poseo a sus pies y la protegeré hasta de la misma muerte, pero mientras no exista mujer así prefiero seguir mi camino solo-Con esto dio por terminada la plática tomando la delantera sobre su corcel Ah-un

Inuyasha y Miroku le miraron desde atrás-Temo que sus palabras sean verdad y permanezca recluido en su mundo-

-Dímelo a mí que soy su hermano, tal vez no somos muy afectos el uno con el otro, pero ten por seguro que no le deseo ningún mal, ahora que tengo a Ahome no me siento solo, sé que tengo alguien que espera mi regreso y ese sentimiento de ser aceptado es algo que deseo para ese imbécil, nadie debería recorrer su camino solo-

-Lo sé mi amigo, pero es su decisión no la tuya-

-Ehhh odio cuanto te pones de sabelotodo, además que es eso de “Comparte responsabilidad con el holgazán de tu hermano” Acaso quieres otro duelo como el de la semana pasada-Decía mientras tomaba la empuñadura de su espada

-¿Qué? ¿Cuándo dije eso?  Ehhhh Sesshomaru me hablaste, creo que tu hermano me necesita al frente Inuyasha-Halando las riendas de su corcel Miroku dejo a Inuyasha atrás

-¡Miroku espera! Maldito cobarde-

 

……………………………………………………………

 

 

Las murallas que rodeaban al castillo eran simplemente imponentes, su altura y estructura impresionaba a los visitantes, no por nada era el centro de las cuatro regiones, las filas para atravesar el puente que conducía a los jardines estaban llenas de carruajes y caballeros montados a caballo

-Bien hemos llegado-Dijo Ayame para Rin, ambas miraban por la ventanilla observando a la gente

-No puedo creerlo, es verdad, por fin llegamos-Donde quiera que volteara el paisaje lucia tan alegre y movido

-Bien, lo primero es ver a mi tía por que los hombres que nos escoltaron regresaran a casa, estaremos bajo la protección de la guardia de la familia real-Ayame le indico

Tomaron sus capas y bolsas para salir del carruaje, pero al intentarlo se encontraron con una pequeña sorpresa-¿Qué sucede Rin?-

-La manija no gira-De tanto estarla manipulando, Rin había averiado la puerta-¿Qué aremos Ayame?-

-Te dije que no jugaras con la manija-

-Ya es tarde para dar sermones-Refuto la menor

Del exterior uno de los soldados que las había escoltado pregunto- ¿Algún problema señorita Ayame?-

-Sí, la puerta no se abre-Los hombres se acercaron para intentar resolver el problema

 

Desde otro punto no muy lejos del carruaje llegaba el pelotón de caballeros de las tierras Oeste

Sesshomaru se dirigió a su general-Miroku, lleva una parte de los hombres y escolten a los comerciantes que vienen con nosotros al mercado, el resto sígame debemos levantar un campamento-A pesar de que el rey asignaba un número limitado de habitaciones para los condes o duques de la nación, Sesshomaru prefería dormir junto a sus hombres- ¡Vamos! –

Al mismo tiempo otro regimiento de caballeros se les acercaba-¡Sesshomaru! Sesshomaru, hombre tanto tiempo sin saber nada de ti-

Koga líder de varias aldeas en el norte era conocido como un caballero muy capaz y un excelente cazador, Sesshomaru y él combatieron en el mismo campo de batalla hace muchos años

Sesshomaru se acercó al moreno para saludarlo -Koga, espero que tus hombres sean lo suficientemente resistentes, porque los míos los aran pedazos-

-Eso debería decirlo yo-Ambos estrecharon las manos-Un gusto verte después de muchos años, aunque, no pudiste dejar al pulgoso en casa-

-¿A quién llamas pulgoso? Maldito lobo sarnoso-Inuyasha y Koga eran de la misma edad y desde muy niños habían mostrado una rivalidad insaciable por ver quién era el mejor. Este juego de pelearse cada vez que se veían era típico de ellos

-No discutas Inuyasha-Freno Sesshomaru- Y tu Koga también vas a levantar tu campamento-

-Así es, me asignaron los campos al sur de la muralla ¿Ustedes? –

-Igual, lo mejor será darnos prisa, una vez terminado puedes seguir tu asunto con Inuyasha-Sesshomaru no tenía ningún interés en detenerlos, al contrario, el pelear los mantenía activos y sobretodo muy lejos de él.

-Si tienes razón aun……-No pudo terminar su oración, sus ojos estaban fijos en un carruaje al frente de ellos

-¿Qué ocurre?-Sesshomaru giro la cabeza en la misma dirección. Un par de caballeros rodeaban un carruaje teniendo problemas al parecer

-Lo lamento, pero creo que conozco el escudo de esa carruaje-Afilo la mirada para comprobar si era cierto-En efecto se trata del escudo de la casa Wolker, es la casa de mi prometida ven quiero presentártela-

Sesshomaru no tenía ningún interés en conocer a la prometida de su antiguo compañero de armas, pero sería un insulto irse sin conocer a la dama, en fin, solo se trataba de unos minutos. Después de dar órdenes a sus hombres de seguir el plan marcado, siguió a Koga junto a su hermano

De vuelta al carruaje, la situación permanecía igual-Señorita, está trabada la manija-Decía un soldado

-¡Eso ya lo sabemos!-Exclamo exasperada Ayame

Antes de que el hombre le respondiera a la dama, tres hombres a caballo se les acercaron

-¿Qué está sucediendo?-Pregunto Koga

Ayame le reconoció en seguida, asomando la cabeza por la ventana de la puerta hablo-¡Koga! No sabes el gusto que me da verte tan pronto-La chica estaba extasiada por ver el rostro de su querido prometido, a comparación de los muchos matrimonios políticos propios de la época, Ayame y Koga estaban juntos por amor

Los hombres bajaron de sus monturas-¿Cuál es el problema Ayame?-

-La manija de la puerta no se abre-El moreno tomo la manija y en efecto esta se encontraba atascada

-Ten calma nosotros lo resolveremos-Koga miro a Sesshomaru-La manija está trabada, crees poder destrabarla o zafarla si lo prefieres- Koga conocía de primera mano la fuerza que tenía Sesshomaru, en una ocasión durante la guerra, se encontraron rodeados por diez hombres perfectamente armados contra solo ellos dos y si eso no era suficiente Sesshomaru en ese momento estaba herido de su brazo izquierdo dejándolo con solo una mano para sostener la espada, una desventaja total si se considera que lo primero que debe tener un caballero es su escudo en alto para protegerse,  pues aun así y con todo en contra Sesshomaru mato a seis de ellos con solo unos cuantos movimiento de su mano. Sesshomaru poseía una fuerza tan grande como su prominente altura

-Entiendo-

Dentro del carruaje……

Ayame estaba feliz de ver a su prometido que ignoro su problema principal-¿Entonces?-Rin esperaba atrás de ella

-Ahh o si, mi prometido acaba de llegar él nos sacara-Lo aseguraba

-¿Asi?-Ayame volaba entre sus fantasías, el momento era típico de cuento de hadas, princesa salvada por un valeroso héroe. Rin en cambio no veía nada de extraordinario en permanecer aun atrapadas-No sé porque tanto problema, si fueron mis juegos lo que lo provocaron resolverlo no debería ser tan difícil-Rin sujeto la manija con más fuerza

-¡Rin, no!-Ayame exclamo

Fuera del carruaje…….

Sesshomaru tomo la manija, esta no daba el giro completo para liberar el gatillo que abría la puerta, nada que un buen empuje de su puño no resolviera-De acuerdo, ahí voy-

Dentro del carruaje……..

-¡Rin, no! Espera los hombres lo resolverán-Insistía Ayame

Pero la pequeña no hizo caso-No es necesario, mira-Y con más fuerza empujo hacia fuera-¡Hay voy!—

Fuera del carruaje……….

-De acuerdo, ahí voy-

Lo que sucedió a continuación fue tan rápido que nadie lo vio venir, en cuanto Sesshomaru jalo la empuñadura esta venció en seguida como se esperaba, lo que ni el mismo caballero espero fue que en el instante preciso que la puerta se abrió, una silueta pequeña salió disparada a sus brazos derribándolo en el acto, ambos cayeron aterrizando directo en el patio de piedra

Sesshomaru a pesar de haber recibido todo el impacto eso no era nada, su cuerpo gozaba de una alta resistencia al dolor, pero estaba claro que el cuerpo de una persona había caído sobre él y esa persona si podía estar lastimada, alzo el rostro para ver de quién se trataba, pero lo que encontró realmente lo sorprendido.

Unos brillantes y redondos ojos color avellana le miraban directamente con sorpresa y timidez, bajo de estos había una pequeña nariz afilada en medio de unas redondas y muy tiernas mejillas rosadas, su boca era linda en forma de melocotón, estaba ligeramente abierta dejando salir su aliento sobre su rostro y por último y no menos importante una rebelde cabellera castaño los bañada a los dos en forma de cortina.

Rin estaba igual de impactada que el hombre debajo de ella, al principio solo fue la emoción de la caída, pero en cuanto le miro todo cambio. Toda su vida había estado rodeada de muchos hombres y no era por presumir, pero la mayoría de aspecto y cuerpos más que agradables, sin embargo, esta era la primera vez que uno la habían dejado sin palabras.

El caballero poseía un peculiar y distintivo cabello plateado, singular sin dudas y su rostro, su rostro tenía todo lo que hace a un hombre atractivo, quijada recta, nariz puntiaguda, frente y pómulos anchos, el color de su piel ligeramente morena era el resultado de las largas horas bajo el quemante sol que utilizo para trabajar cada uno de los duros músculos de su cuerpo, Era realmente atractivo, pensó Rin.

-¡Oh por dios! ¿Estás bien Rin?-Ayame que había visto todo, salió de su asombro para recoger a su amiga del suelo-¡Te lo dije! Oh no ¿Realmente estas bien? -Ayame revisaba cada parte del cuerpo de su amiga buscando alguna herida

Inuyasha le extendió el brazo a su hermano para ayudarlo a levantarse, sin embargo ninguno de los dos afectados había quitado la mirada del otro, esto era nuevo para Sesshomaru ninguna mujer antes le había mirado por tanto tiempo sin antes dirigirle una mueca de desagrado o repulsión

Después de un escrupuloso examen Ayame determino que su amiga estaba bien, entonces se dirigió al resto-Lamento los inconvenientes y esta desafortunada primera mala impresión-Las mejillas de Ayame competían con el rojo de su cabello al sentirse ridícula frente a su prometido y amigos

Koga decidió aligerar el ambiente-No te preocupes, aquí nada sucedió-Tomándola de la mano la invito a estar a su lado-Caballeros si me permiten presentarles esta hermosa dama es mi prometida la señorita Ayame Wolker-Ellos inclinaron la cabeza en señal de respeto

-Y ellos querida mía son mis amigos, el conde Sesshomaru regente de las tierras del Oeste y su hermano Inuyasha-

Ahora era el turno de Ayame-Mucho gusto caballeros-Cogiendo a Rin de los hombres la coloco al frente de ella-Si no es muy tarde quiero presentarles a la señorita Rin una querida amiga-

Todos le saludaron, pero era el caballero que la había salvado de una terrible caída el que eclipsaba su atención

Sesshomaru se acercó para besar el dorso de su mano como lo indicaba la etiqueta, pero a instantes de tocar sus dedos Rin se alejo

-¡Oh por dios!-Utilizo sus manos para cubrir su rostro espantado

Sesshomaru lo supo, aquella linda señorita lo había terminado por reconocer, el que lo hubiese rechazado no era nuevo para él, simplemente tardo más que las otras-Con su permiso-No estaba dispuesto a escuchar lo mismo de siempre “Demonio del oeste” “Asesino perfecto” “Mounstro letal” No, definitivamente no escucharía

Se alejó a pasos agigantados marcando una gran distancia entre ellos, exhorto estaba en la furia de sus pensamientos que no fue capaz de detenerse hasta que algo o alguien se colgó de su brazo

-Ahhh, ahhhh, por….favor…..espere-Rin jadeaba sostenida de él, mirando hacia atrás supo que la dama había corrido para poder alcanzarlo, lo extraño era ¿Por qué lo haría algo así?

-Sé que está enojado, pero por favo,r no puedo dejarlo marchar de esa manera-

Y por qué no se iba a molestar, acaso era un animal para aceptar los desprecios de los nobles, él también era un noble y uno de gran poder-Mi señora, no tengo nada que ver con usted, así que le pido me suelte para que pueda continuar mi camino-

Rin a pesar de su rechazo le cogió por el brazo con más fuerza-¡Es que no puedo! No puedo dejarle marchar sabiendo que le hice un daño-

Sesshomaru frunció el ceño, de qué demonios estaba hablando esta mujer

-No puedo dejarlo marchar, sabiendo que por mi culpa las costuras de su manga se han desprendido-Sesshomaru miro su brazo, en efecto la costura de su manga se había desprendido seguramente durante la caída, entonces lo supo,  la dama no le rechazo por temor, su expresión se debía a que se sentía responsable por el agravio a sus ropas. Eso le tranquilizo, aunque no sabía por qué.

-No se mortifique le diré a mi mozo que lo mande a reparar-

Rin no estaba conforme con esa idea-No puedo aceptar eso-Pensando un momento le propuso lo siguiente-Deme su chaqueta por favor, le aseguro que soy buena costurera, en cuanto la tenga lista se la llevare a usted-

Sesshomaru se iba a negar a su ofrecimiento, pero la oferta incluida ver de nuevo a la dama, un tiempo más de trato gentil no estaría mal, o por lo menos hasta que supiera quien era él en realidad.-¿Y cómo piensa encontrarme de nuevo?-

Rin no lo había pensado

-Yo la llevare-El resto de sus compañeros ya les habían alcanzado, Ayame continuo-Mi prometido me ha informado que sus campamentos están juntos, podemos ir a verlos en cuanto tengamos listo su ropa-

Sesshomaru aun dudaba en hacerlo, pero esa linda señorita esperaba sujetado a él suplicante por su respuesta. Vencido se sacó la prenda entregándosela a la pequeña-La necesitare para antes del torneo señorita-

Rin tomo la prenda feliz de haberlo convencido-Le aseguro que la tendre a tiempo-

-Vamos Rin, los sirvientes ya están aquí-Ayame cogió a Rin de la mano para regresar junta a la escolta que su tía había enviado para guiarlas hasta sus habitaciones-Nos veremos de nuevo caballeros-

Los tres hombres se quedaron de pie mirando marchar a las damas, a punto de andar sus pasos se escuchó una voz gritar.

-Lord Sesshomaru, muchas gracias por todo-Rin se volvió para darle las gracias a su salvador, con una hermosa sonrisa se despidió caminando rumbo hacía el castillo

Sesshomaru no le quito la mirada de encima hasta que las damas se perdieron entre la multitud, viendo que ya se había marchado subió a las monturas de su caballo para ir al lado sur del castillo.

Inuyasha aprovecho que Koga se había adelantado unos metros para decirle algo a su hermano-Y que paso con eso de “Si encuentro a una dama así, la hare más que solo mi compañera de cama y quien sabe que más cosas……”-Inuyasha enfatizo lo que momentos antes había dicho su hermano

-Era cierto lo que dije-Aseguro

-En ese caso ¿Qué estás haciendo aquí a mi lado? Deberías haberla seguido-Inuyasha había presenciado todo desde primera fila y seguro estaba que esa chica había causado una fuerte impresión en su hermano, sí ese era el caso, tal vez y solo tal vez aun había esperanza.

-¿Qué diferencia haría?-

-Acaso eres imbécil, ella no te trato como los demás-

-Eso solo es porque no tiene idea de quien soy, una vez que lo sepa no creo que me trate de la misma manera, nada es diferente Inuyasha-Contesto sereno

Tal vez su hermano tenía razón, la chica lucia demasiado inocente, ilusionarse podía ser peligroso-Que fastidio, demasiado bueno para ser real-Dijo desganado

-No te preocupes por mí, en todo caso aun me debe una chaqueta-Sesshomaru no estaba seguro de si esa muchacha era diferente, pero en el peor de los casos simplemente jamás la volvería a ver, aun así igual que Inuyasha pensó en tener esperanzas-¡Vamos ¡ Es tarde-Jalo de las riendas apretando el paso.

Notas finales:

Nos vemos al final en serio pido su apoyo dejando comentarios

Gracias 

Usted debe login (registrarse) para comentar.